Si nos solicitaran definir con una sola palabra a Roy Campbell en su faceta de poeta, la palabra que se nos viene es “desigual”. Su obra siempre ha sido incomprendida por unos y veneradas por otros debido a los diferentes géneros literarios que cultivó. A los feroces ataques que recibía por parte de sus detractores, tuvo la brillantez de responder con su mejor arma: una sátira muy sutil y efectiva que plasmaba a través de sus versos mordaces, cargados de dardos poéticos.

Todo en su vida estuvo marcado por la vitalidad, el dinamismo, la energía que transmiten sus versos y que de alguna forma reflejan su propia personalidad apasionada e impetuosa. El autor ha realizado una obra hercúlea, ya que sus conocimientos de la vida y obra de Roy Campbell, van más allá del trabajo de una tesis doctoral, se trata de un estudio exhaustivo y pormenorizado tanto de la persona como de su obra con citas que solo un investigador nato tiene capacidad y recursos para documentarlo y  de la información de su entorno familiar y su círculo más íntimo.

Estamos ante una obra montada y estructurada para disfrute del lector, con una lectura comprensiva y que nos permite viajar en el tiempo a las distintas etapas y países donde vivió. Estas diferentes etapas marcaron la obra de Campbell, retornando mentalmente a la agreste tierra que le vio nacer y que le servía de fuente de inspiración en los momentos de sequía poética. Un hecho relevante en su vida fue su conversión al catolicismo, hecho que marcaría su vida y obra.

Roy-Cambell-marginacion-exilio-conversion

Roy Campbell, nació en Sudáfrica en la ciudad de Durban en el año 1901 y además de poeta, también pescador, cazador, rejoneador tratante, periodista, soldado, bedel, legionario y nómada en el siglo xx, superado por una hostilidad que intentó encauzar con la calidad de sus versos y la convicción de sentirse español de corazón, lo mínimo que se requiere para devolver  la comanda. Nómadas del Siglo XX, Campbell emigró de su ciudad natal Durban a Escocia de donde viajaron sus antepasados al continente africano.

Lo relevante fue su llegada a Toledo, ciudad que le sorprendió tanto que la bautizó como “Ciudad sagrada del pensamiento”, rogando a su esposa que se quedaran a vivir “durante el resto de nuestras vidas”. Fue imposible por la desgraciada Guerra Civil que nos dividió a todos en dos bandos, su siguiente destino fue Portugal donde desgraciadamente un accidente acabó con su vida en 1957.

COMPRA EL LIBRO DE EMILIO DOMINGUEZ

PUBLICADO EN: https://meneatulapiz.es/roy-campbell-marginacion-exilio-y-conversion-emilio-dominguez-diaz/