El bilbaíno David Pasarin-Gegunde acaba de publicar con el sello Ultima Libris su primer libro titulado Abajo la modernidad que, como acertadamente se señala en su subtítulo, constituye “un alegato demoledor contra el mundo actual”.

David Pasarin-Gegunde fue concejal de Galdácano (Vizcaya), primero como portavoz del Partido Popular hasta el estallido del Caso Bárcenas y posteriormente en el grupo mixto. Tras su paso por Ciudadanos, formación con la que fue candidato a la alcaldía de Bilbao (2015), fundó su propio partido, Bilbaínos-Iniciativa por Bilbao, con el que volvió a ser candidato en 2019. En la actualidad es presidente del partido Liga Foralista-Foruzaleak con el que fue candidato a lehendakari en los comicios autonómicos de 2020.

¿Quién es David Pasarin-Gegunde y por qué ha escrito un libro que es una acusación directa contra la modernidad?

Un miembro de la clase media occidental que ve como su mundo, sus creencias y valores son destrozados por esa ideología informe llamada globalismo. He militado en varias organizaciones políticas y he llegado a fundar un partido de ámbito vasco basado en el antiglobalismo y el rechazo a la muticulturalidad. Ahora, con la publicación de este libro quiero moverme en el mundo de las ideas, de la transmisión de conceptos más que de la búsqueda inmediata del voto que es el trabajo de los políticos.

¿Qué es realmente la modernidad? ¿En qué nos afecta en nuestro día a día?

Es la destrucción de nuestra civilización, de nuestra forma de vida, nuestra manera de relacionarnos y nuestro futuro económico e identitario. La tecnología, que parecía ser una herramienta al servicio del hombre y la libertad, creo que ha terminado esclavizándonos y separándonos de nuestros semejantes, esa soledad postmoderna, esa angustia vital, es parte de este tiempo que nos ha tocado vivir. Las modernidad afecta a nuestro tipo de familia, a nuestra relación con los animales, a nuestro concepto de intimidad (desde que existen las redes sociales) todo nuestro devenir vital está condicionado (de manera sutil) por esta autentica religión civil.

¿De qué forma la Agenda 2030, el cambio climático, la pandemia del coronavirus, globalización, etc. son hijos de la modernidad?

Todo son herramientas para esa detonación controlada de nuestra cultura que ha programado la élite mundial. La publicidad, la televisión y las plataformas digitales nos bombardean continuamente con los principales pilares de esta ideología. Es imposible encontrar un anuncio o serie en el que no aparezca gente de color, gays, mujeres andróginas o velos islámicos, todos los genotipos de la Agenda 2030. En el plano medioambiental, que sea una niña la que lidere un asunto tan aparentemente importante para nuestro futuro, nos da una medida del proceso de infantilización que está sufriendo la población occidental. 

¿Es el Nuevo Orden Mundial la consecuencia de esa modernidad o es la modernidad la consecuencia de ese nuevo sistema que se nos quiere imponer?

La modernidad es el proceso de destrucción de nuestros valores, cristianismo, identidades occidentales, estados democráticos... Para la consecución de ese nuevo sistema autoritario de concentración de poder que es el Nuevo Orden Mundial. Un sistema pseudocomunista que iguala por abajo a la población y que permite a las grandes elites campar a sus anchas por un mundo que se autocontrola y autocensura gracias al pensamiento único y la corrección política.

¿Qué papel juega en todo este engranaje la educación?

Hoy mismo he leído una noticia que recoge la propuesta del Gobierno a favor de permitir a los alumnos pasar de curso sin aprobar todas las asignaturas. Hay que desconfiar de los políticos que quieren acabar con los exámenes en la educación. Su verdadero objetivo es que los jóvenes pasen de puntillas por el sistema escolar sin interiorizar ningún conocimiento y sin fomentar su sentido crítico. 

¿Existe alguna manera de escapar de la modernidad? ¿Todavía se puede derrotar al globalismo?

Sinceramente creo que no. Mi libro destila una mezcla de estoicismo y resignación, alejada de cualquier atisbo de victoria. Occidente ha sucumbido a su propia estupidez, no creo que nadie inteligente pueda mirar al futuro con optimismo. Creo que se avecinan tiempos muy difíciles, vamos a ver procesos (el coronavirus es un claro ejemplo) que hace pocos años eran impensables: recortes de libertades, penuria económica y desigualdades sociales propias de otras épocas.

David Pasarin-Gegunde: Abajo la modernidad: Un alegato demoledor contra el mundo actual. Ultima Libris (Noviembre de 2021)

CLICKA AQUÍ PARA COMPRAR EL LIBRO