El destino ya lo traía inscrito en la cuna aunque luego lo potenció con un esfuerzo intemporal. Hombre de carácter arduo, personalidad singular, difícil de adscribir a ningún grupo.
En su pluma indeleble y sin riendas se daban cita la irreverencia, el inconformismo, y en ocasiones lo luctuoso.
Es uno de los representantes imprescindibles de la literatura universal, icono del Siglo de Oro español. Vino al mundo el día 14 de septiembre de 1580 y lo abandonó el 8 del mismo mes de 1645, su nombre: Francisco Gómez de Quevedo Villegas y Santibáñez Cevallos.  
 
Forma parte junto con Góngora y Lope del tridente lírico de la literatura española.
En su vehemente pluma la sed se desnuda frente a la hoguera viva eternizando la escalada de la escritura, que cubre la piel de cada verso con las vestiduras de la cicatrices habitables, que saltan sin red desbordando el cielo que toma prestada el alma de Quevedo...
 
"Es hielo abrasador, es fuego helado/ es herida que duele y no se siente,/ es un soñado bien, un mal presente,/ es un breve descanso  muy cansado./ Es un descuido qué nos da cuidado,/ un cobarde con nombre de valiente,/ un andar solitario entre la gente,/ un amar solamente ser amado./ Es una libertad encarcelada,/ que dura hasta el postrero paroxismo;/ enfermedad que crece si es curada./ Éste es el niño Amor, este en su abismo./ Mirad cuál amistad tendrá con nada/ el que en todo es contrario de sí mismo.". (Definición de amor). Autor: Quevedo.
 
Muchos de sus poemas son sinceros y directos, mezcla de encuentros y pasiones, exploran la embozada pérdida y el amor, entretejidos con los conflictos morales. En ocasiones intenta transgredir su perfil más confesional e íntimo y su propia voz. De forma poderosa evoca los desafíos. Su obra adquiere una dimensión inasible.
Sus escritos son reflexiones compartidas, mosaicos de testimonios profundos y espirituales. Potencial emocional.
La relectura de sus textos recobra nueva vida.
El cuerpo y el alma de la palabra son los vehículos elegidos para el trayecto que nos adentrará en este itinerario, recorrido de ida y vuelta que es la literatura. Siempre habitó en lo imprevisible. 
  
Tocó todos los géneros literarios, algunos de sus trabajos:
 
Poesía:
* Sermón estoico de censura moral.
 
Narrativa:
* Historia de la vida del Buscón, llamado don Pablos.
* La cuna y la sepultura.
(En el cuarto capítulo de esta obra filosófica está presente un texto de las sátiras de Aulo Persio Flaco (III 78-86). Quevedo sentía admiración por Persio y sus libros los tenía de cabecera y están presentes en su poesía y prosa.). 
* Las cuatro pestes del mundo: (Envidia, ingratitud, soberbia, avaricia. Datada en 1651.)
* Las cuatro fantasmas de la vida. (1651).
 
Gran habilidad tenía para componer escritos burlescos.
 
Conocida era su erudición, patente queda en su obra mística:
* Vida de San Pablo. (1644)
* Providencia de Dios. (1641).
* Vida de Santo Tomás de Villanueva. (1620).
 
Fue un autor extremadamente prolífico, de ritmo incansable, entre 1633 y 1635 quedan fechadas obras como:
* La traducción al castellano de "La introducción a la vida devota de Francisco de Sales.
* De los recuerdos de cualquier fortuna.
* Epícteto.
* Virtud militante.
Política de Dios. (Segunda parte).
* Visita.
* Anatomía de la cabeza del Cardenal Richelieu.
* Carta a Luis XIII. 
 
Ante nuestros ojos se abre la inmensidad de la herida letal. Bajo el firmamento de cristal el látigo de las letras memoriza, verbaliza y desgrana secretos...
 
"Cerrar podrá mis ojos la postrera/ sombra que me llevare el blanco día,/ y podrá desatar esta alma mía/ hora a su afán ansioso lisonjera;/ más no, de esotra parte, en la ribera,/ dejará la memoria, en donde ardía:/ nadar sabe mi llama la agua fría,/ y perder el respeto a ley severa./ Alma a quien todo un dios prisión ha sido,/ venas que humor a tanto fuego han dado,/ médulas que han gloriosamente ardido:/ su cuerpo dejará no su cuidado;/ serán ceniza, más tendrá sentido;/ polvo serán, más polvo enamorado." (Poema titulado: Amor constante más allá de la muerte.). Autor: Quevedo.