La campaña electoral del Príncipe, como la de los demás candidatos, comenzó, sin su presencia, el día 30. Don Felipe seguía en el Hospital de Montreux (Suiza) al lado de sus padres. Como Jefe de la Casa Real, que ya lo era, estaba pendiente de que al Rey no le faltara ninguna atención médica y pendiente de su madre, la Reina Doña Sofía. Estaba demostrando que era un buen hijo, y que, al margen de las muchas discrepancias que tenía con ellos, les quería como cualquier hijo de vecino.

Y la campaña comenzó con la edición de un "Spot" que causó impacto a todos los niveles. Lo había realizado con todo el cariño del mundo y con toda su experiencia televisiva Pedro Erquicia. Una obra de arte. Porque en cinco minutos se mostraba a la perfección, aunque en síntesis, el programa del Príncipe. Una mezcla de imágenes muertas y vivas, unas ráfagas biográficas (preparadas por Juan Luis Galiacho) y unas frases cortas que decían, alternativamente, Don Felipe y Doña Letizia (la Princesa aparecía enmarcada en una pantalla, como si fuera una presentadora de televisión), más la música de fondo, que no era otra que la canción famosa de Raphael "Yo soy aquel", causaron, como decimos, un gran impacto entre los televidentes. Si a eso se suma que fue José María Carrascal el encargado de presentar el vídeo, con la maestría y el buen hacer del veterano periodista, ya está el triunfo asegurado. Se supo inmediatamente que la tercera emisión (las que había autorizado la Junta Central Electoral, mañana, tarde y noche) había tenido un seguimiento increíble: ¡Siete millones y medio de audiencia!

Las imágenes no las podemos reproducir, pero sí las palabras de introducción de Carrascal y las de los Príncipes.

Carrascal dijo, de pie, aunque apoyado en una mesa y con una corbata de armas tomar, lo siguiente:

-Buenos días, buenas tardes y buenas noches, ESPAÑA. No, no se asusten, yo no soy el Príncipe Felipe, yo sólo soy José María Carrascal, un viejo periodista español curtido en mil batallas. El equipo de campaña de Don Felipe, que dirige Doña Letizia, me ha escogido para presentar el "SPOT" que ha realizado el genial Pedro Erquicia y yo lo hago con sumo placer.

Porque de entrada les voy a decir algo inaudito. Yo creía conocer a Don Felipe de Borbón y Grecia y les juro que en estos días que llevo colaborando con él he descubierto que el Príncipe es un gran desconocido de los españoles. Me he encontrado un hombre culto, les puedo decir que hablo con él en los idiomas que conozco, el inglés, el francés, el italiano y el alemán, y por supuesto el español, y les aseguro que los habla a la perfección. Me he encontrado un hombre que conoce la política internacional como pocos. Me he encontrado un hombre que conoce el sistema político de Estados Unidos casi mejor que yo (y yo llevo ya 40 años viviendo en ese país). Me he encontrado un hombre simpático, abierto, defensor a ultranza de las libertades y de la Democracia, y sobre todo humano. Me he encontrado con un hombre que cuando habla de España se emociona. En resumen, me he encontrado un hombre a quien merece la pena ayudar a conseguir su objetivo, que no es otro, ahora mismo, que ganar las elecciones presidenciales y ser el Primer Presidente de la Tercera República española.

Dicho esto, pasen y vean. Les presento al Candidato Don Felipe de Borbón y a su fiel compañera Doña Letizia."

Y estas son las palabras del Candidato y de Doña Letizia que se incluyen en el "Spot" de campaña:

MI OBJETIVO NÚMERO 1 SERÁ CONSTRUIR LOS ESTADOS

UNIDOS DE ESPAÑA.

Yo apoyaré a mi marido para conseguir que la mujer tenga todos los

Derechos del hombre.

YO DEFENDERÉ QUE LOS PUEBLOS DE ESPAÑA TENGAN DERECHO A UN REFERÉNDUM DE AUTODETERMINACIÓN.

Yo apoyaré a mi marido para que los padres tengan el derecho de elegir la educación de sus hijos.

YO LUCHARÉ PORQUE LOS ESPAÑOLES NO VUELVAN A PADECER NINGUNA CRISIS ECONÓMICA

Yo apoyaré a mi marido para que la juventud tenga un trabajo digno.

YO LUCHARÉ PORQUE TODAS LAS LENGUAS TENGAN LOS MISMOS DERECHOS.

Yo apoyaré a mi marido en la lucha contra la violencia de género.

YO DEFENDERÉ UNA REPÚBLICA FEDERAL VOLUNTARIA.

Yo apoyaré a mi marido en la defensa de la infancia.

YO JURO LUCHAR POR ERRADICAR LA CORRUPCIÓN A TODOS LOS NIVELES.

Yo apoyaré a mi marido en su deseo de acabar de una vez por todas con el problema de la vivienda.

YO DEFENDERÉ SIEMPRE LAS LIBERTADES Y LA DEMOCRACIA.

Yo apoyaré a mi marido en su deseo de que la educación alcance los niveles de competitividad que requiere el mundo de hoy.

YO LUCHARÉ PORQUE SE CONTRUYAN LOS ESTADOS UNIDOS DE EUROPA.

Aquello, el "Spot", fue otro terremoto político. Que el Príncipe hablara de construir LOS ESTADOS UNIDOS DE ESPAÑA y aceptara el Derecho de Autodeterminación de los pueblos rompió todos los moldes de los tertulianos de todas las cadenas. ¡Era la sorpresa del siglo! Los catalanes y los vascos hasta salieron a las calles aplaudiendo al Príncipe. ¡Un bombazo en toda regla! El domingo 31 echaban fuego las radios y las televisiones. Unos a favor y otros en contra, pero todos sorprendidos. Así se podía ver en las portadas de los periódicos:

ABC: EL PRÍNCIPE SE HA VUELTO LOCO.

¿Y de la unidad de España qué?

"La Razón": REPÚBLICA Y AUTODETERMINACIÓN

DE LOS PUEBLOS.

¡¡No va más!!

"El Mundo": EL PRÍNCIPE SE LA JUEGA

¡Hay que aplaudir su valor!

"El País": ¡ÓRDAGO A LA GRANDE!

O César o nada.

Ese mismo día y en páginas preferentes venía una página de publicidad anunciando que el Candidato Don Felipe y su Partido celebrarían un acto público en el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid el miércoles día 3, a las 7 de la tarde. Allí presentaría su Programa y la lista del "PJ R" (Partido Juancarlista Republicano), que acababa de ser legalizado por el Ministerio del Interior. Los periodistas ya no sabían ni a qué frente atender.

Pero, peor fue la reacción de los otros candidatos a la Presidencia, al menos de dos de ellos: Felipe González y José María Aznar.

El candidato socialista decía, en unas declaraciones que "El País" publicaba en primera página cosas tremendas. Como ésta, por ejemplo:

"Y ahora viene el niñato ese y así de entrada ofrece el derecho de autodeterminación a todos los pueblos de España. ¡Eso es una traición en toda regla! Pero, no me extraña, no debe extrañarnos, porque los Borbones llevan en la sangre el veneno de la traición. Traidores a España fueron Carlos IV y Fernando VII, que vendieron España a Napoleón por un plato de lentejas, y traidor fue su padre, el Rey de Franco, el que nos engañó a todos el día 23 de Febrero de 1981 haciéndonos creer que él no tenía nada que ver con los Tejero y compañía, cuando él había sido el motor del golpe. A este niñato, por lo que se ve, le importa España un pepino y sólo aspira a conseguir el sillón del Poder. Pero ¿cómo?, ¿cómo puede presentarse a la Presidencia de una República el Príncipe que iba a ser el Rey? Esto no es un cambio de chaqueta, esto es una traición a España. ¿O es que se cree el frívolo Felipe de Borbón que si se les regala a Cataluña y Euskadi un Referéndum de autodeterminación van a seguir con España? ¡¡Inaudito!! Por menos los revolucionarios franceses llevaron a la guillotina a otro Borbón".

Por su parte el candidato del PP, José María Aznar, aunque más comedido, no estuvo menos duro. Dijo Aznar, ese mismo día, domingo 31 de enero, en un mitin celebrado en Villaviciosa de Odón:

"A mí me parece muy bien que el candidato Felipe de Borbón hable de los Estados Unidos de España, pero me parece un error garrafal que ofrezca sin más el Derecho de Autodeterminación. Porque eso es volver a las andadas de los años 30. La República que yo defiendo, la República que nosotros queremos, tiene que ser una República Unitaria. O sea, la República de todos los españoles, la República de España. Y España sin Cataluña y el País Vasco, o incluso también sin Galicia, Baleares y Canarias, ya no sería España. Lo que el Príncipe ha hecho es certificar que a él España le interesa bien poco".

El candidato Anguita fue mucho más comedido. En unas declaraciones al "Diario Córdoba" dijo:

"Pues a mí no me han sorprendido los postulados del ciudadano Felipe de Borbón. Como todos los candidatos, como cualquier español, está en su derecho de decir o programar lo que a él le parezca más conveniente. Y estoy de acuerdo con su deseo de ofrecer el Derecho de Autodeterminación a todos los pueblos de España, porque ese es un punto esencial de mi programa. Creo que ya va siendo hora de que acabemos con "el problema catalán" o "el problema vasco". España no puede vivir con la cantinela independentista de catalanes y vascos, ni con ninguna otra. El que no quiera ser España que no lo sea. Pero, los que quedemos dentro tenemos que unirnos como una piña para sacar adelante el país y acabar con los desajustes económicos y las desigualdades sociales".