Su verdadero nombre es Lídice Pepper Rincón-Calcaño, y proviene de una familia de artistas oriunda de Maracaibo (Venezuela). Ella nació en Caracas, pero se trasladó muy joven a España y es de nacionalidad española por matrimonio. Lídice Pepper empezó su carrera de comunicadora en el campo de la Poesía, al obtener el Primer Premio (Trofeo HISPANIDAD) otorgado por la Comisión Ciudadana Pro- Expo 92 de Sevilla, en 1987.

Fue elegida Vicepresidenta del Ateneo Popular de Sevilla y desempeñó ese cargo durante ocho años, promoviendo y presentando diversos Actos Culturales. Colaboró activamente con la prensa escrita en el periódico “El Correo de Andalucía” y ha colaborado (y colabora) con diversas publicaciones, entre ellas la revista “ALDEA”. Ha pronunciado numerosas conferencias de diversa temática en varios foros culturales de Andalucía.

En la radio, tuvo durante cinco años como directora y presentadora un programa muy popular llamado “Hablemos de Poesía” en Onda San Pablo Radio; y fue muy exitosa su participación en Radio Libertad con el programa semanal “Mujeres Notables de la Historia” durante un año. Asimismo, y ya en TV, colaboró activamente como crítica de libros en “Popular Televisión”, y mantuvo como directora y presentadora durante un año, semanalmente, el programa “El valor de ser abuelos” en MaríaVisión, una emisora mexicana.

Paralelamente a todas estas actividades, Lídice nunca dejó de escribir novelas, que fueron poco a poco publicadas hasta un total de 15 novelas, y un libro de poesía, que le publicó la oficina del Acervo Cultural de Maracaibo (Venezuela). Sus restantes libros fueron editados en España; la mayoría de ellos pueden encontrarse en Amazon.

Su trayectoria se ha visto jalonada por diversos premios literarios, como el ya mencionado Trofeo Hispanidad en 1987, el Premio Extraordinario de Narrativa Rey San Fernando, otorgado por el Curso de Temas Sevillanos (declarado por la Unesco de utilidad pública) en 2002, Premio de Narrativa Taurina, convocado en Calatayud (Aragón, España) en 1997, Premio de Declaraciones de Amor...Siendo el más importante de todos sus galardones el Premio Internacional de Novela “MARIO VARGAS-LLOSA”, que obtuvo por unanimidad por su novela “El reto”, que le concedió (con publicación de la obra) la Universidad de Murcia (España) en 2004.

Lídice Pepper ha publicado con diversas editoriales, siendo las más importantes SND Editores y CIENCIA Y CULTURA. Tiene todavía muchas novelas inéditas, hallándose la autora en plena actividad literaria.

¿Qué es lo que luego dirán que fue mentira?

El comunismo internacional se había hecho muy fuerte en el mundo, aprovechándose de que había muchas injusticias sociales; se dieron cuenta de la importancia de controlar a la opinión pública, por medio de personas con predicamento, que ahora llamamos “influencers”: artistas, escritores, gente famosa … y del control de los medios de difusión. Stalin se dedicó a mimarles; es el caso de Pablo Neruda y de Pablo Picasso. Estos medios comprados, y estas personas, se ocuparon de “blanquear” al comunismo, negando u ocultando sistemáticamente sus crímenes. La táctica era esa: calumniar al opositor hasta lincharle mediáticamente, a la vez que se afirmaba con machaconería “que era mentira” TODO cuanto de perverso hacían los comunistas, como pudiera ser - en España- la quema de iglesias, bibliotecas y conventos, o - en otros lados- el asesinato de la oficialidad polaca en Katyn, por ejemplo: TODO lo malo perpetrado por el comunismo debía ser negado, y presentado al mundo como MENTIRA. De eso se da cuenta uno de los protagonistas de mi novela…

¿Por qué es bueno recordar lo que fue la 2ª República?

Porque, por lo explicado anteriormente, hay muchísima gente que conoce la historia al revés: una ingente cantidad de asociaciones de todo tipo, libros y películas, han presentado a la 2ª República española como una época idílica, de perfecta democracia, y es necesario que las nuevas generaciones conozcan la verdadera historia de esa parte del siglo XX español, para que procuren que NO se vuelva a repetir: deben saber que la 2ª República fue una época nefasta, donde se intentó laminar, aplastar, y hasta hacer desaparecer físicamente a monárquicos y a personas de derechas, fuesen estos propietarios, políticos, periodistas, o clérigos, sin el menor respeto por la auténtica democracia ni por la vida humana: lo que se quería era (y a toda prisa) instaurar la DICTADURA DEL PROLETARIADO. Antes de que gobernase el Frente Popular (que cometió terribles genocidios, como el de Paracuellos del Jarama) la República trataba de ser, hasta cierto punto, democrática, pero las leyes que emanaron de ella (como la de Educación, que PROHIBÍA a a las instituciones religiosas impartir Enseñanza) eran profundamente sectarias. Además, los líderes de la izquierda - como Largo Caballero- ya advertían que NO acatarían el dictamen de las urnas si este les era adverso: por eso dieron contra la República un formidable GOLPE DE ESTADO que hoy conocemos como “la Revolución de Asturias”, en 1934: puede decirse que la Guerra Civil empezó ahí, porque ya no se volvió a vivir en paz en España, y aquel foco nunca se apagó del todo. Después, el asesinato del líder de la oposición, el diputado José Calvo Sotelo, a manos de socialistas que fueron a sacarle de su casa en una camioneta oficial,fue la gota que colmó el vaso.

Pareciera que, para algunos, el terror rojo no existió…

Porque han conseguido ocultar la Historia y blanquear una imagen que, en realidad,fue siniestra. Nadie habla, por ejemplo, de las Brigadas del Amanecer, que dirigía el “Jefe de las Milicias Populares de Investigación”, el chekista Agapito García Atadell, hombre de una extrema crueldad: dichas Patrullas sembraban el terror en Madrid, pues entraban en las casas para saquear y matar, en la mayor impunidad. Pero antes de ese horror, ya las chekas inspiradas en las Comisarías Soviéticas causaban pavor en la población, que veía esos tétricos lugares de interrogatorios, como sitios de “donde se entraba y no se salía”...Los “paseos”, como el que le dieron a Calvo Sotelo y pretendieron darle a Gil Robles, que terminaban con un tiro en la nuca y un cadáver en una cuneta o junto a las tapias de un cementerio, se habían convertido en cosas cotidianas... Estos métodos soviéticos de investigación e interrogatorio a base de torturas, lo introdujeron en España los agentes enviados por Stalin, como Alexander Orlov. En nuestro país, quien realmente mandaba era Dimitrov, el encargado por Stalin para diseñar la política europea, por eso fue tan fácil que, al empezar a temerse que los nacionales pudiesen ganar la guerra, el oro del Banco de España - respaldo de la moneda- fuese enviado a Moscú.

Y nace así el relato de que el alzamiento fue contra una pacífica democracia.

Esa idea es el producto de una mentira mil veces repetida...todo el que estudie aquella época se dará cuenta de que batieron un triste récord: en cinco años, hubo siete intentos de Golpe de Estado, con sus consiguientes represiones, y una revolución muy sangrienta (Asturias en el 34). De esas siete intentonas, sólo una (Sanjurjo) la protagonizó la derecha; las otras seis fueron obra de anarquistas, separatistas, socialistas y comunistas. El orden público era muy quebradizo, pues imperaba la más absoluta inseguridad ciudadana, hecho que se refleja en las cifras que figuran en el diario de sesiones de Las Cortes Españolas: como botón de muestra, de los meses de Febrero a Junio, anteriores al estallido de la Guerra Civil, se registraron los siguientes datos: Iglesias totalmente destruidas: 160. Iglesias asaltadas y saqueadas: 251. Asesinatos: 260. Heridos de distinta gravedad: 1.287. Agresiones en la vía pública: 215. Atracos consumados: 130. Tentativas de atraco: 23. Centros particulares o políticos destruidos: 69. Asaltados, pero NO destruidos: 312. Huelgas generales: 113. Huelgas parciales: 228. Periódicos totalmente destruidos: 10. Periódicos asaltados y saqueados: 33. Bombas o petardos estallados en lugares públicos: 146. Artefactos recogidos sin estallar: 78. Y esto sin nombrar las arbitrarias expropiaciones agrarias, con absoluto desprecio de la propiedad privada. Que se estrenaran obras de teatro, se dieran corridas de toros o partidos de fútbol, no significa paz ciudadana.

Han llegado a llamar “pacifistas” a los del bando republicano…

Sí, también se ha llamado “Alemania Democrática” a la Alemania del Este sometida a Moscú, donde nunca hubo elecciones libres ni libertad de expresión, y de donde no se podía salir más que jugandose la vida saltando el muro...Y consideraron un líder lleno de Humanidad al Ché Guevara, que mandaba a los homosexuales a trabajos forzados, y se pavoneaba de haber sumergido a Cuba en un baño de sangre, fusilando a gente simplemente por ser un maestro de las Escuelas Cristianas, por ejemplo, tras unos juicios sumarísimos hechos por gente que apenas sabía leer, y que duraban cinco minutos...El comunismo sigue siempre la misma táctica: se instala en la mentira, presentando su poder dictatorial como “democracia del pueblo y para el pueblo”, y acusando a cualquier oposición de falsaria y mentirosa.

¿Por qué “una historia de amor”, y ambientada en Madrid, para contarlo?

Yo soy, ante todo, novelista: gané el Premio Internacional de Novela Mario Vargas-Llosa en el 2004 con una novela donde se narran dos amores, aunque no era una novela romántica, sino un “thiller”. No se puede obviar que el amor es muy importante en la vida de los seres humanos. En esta novela, quise despojar a José Antonio Primo de Rivera de su aureola de político de primera fila, para presentarlo como el ser humano que fue: un hombre muy atractivo, con el atractivo de lo químicamente puro; capaz de despertar profundos sentimientos amorosos en las mujeres que le trataron. Y la ambiento en Madrid, porque era donde “se cortaba el bacalao”, como capital de España.

El hecho de que salga José Antonio en la portada es toda una declaración de principios, y un homenaje…

Desde niña (llegué a España en 1954 y aquí me quedé) me ha impresionado la figura de José Antonio: su rectitud y altura de miras, su fidelidad a su Patria y a su fe; las palabras ejemplares - sin atisbo de odio- que escribió antes de morir asesinado, porque aquello fue un asesinato…! Si este hombre hubiera sido gringo (de USA o inglés) o francés, sería venerado en su país por unos y por otros, como un Lincoln o un Tomás Moro!...Pero España es diferente.

¿Qué es lo que aporta de nuevo su novela, en relación a todo lo que se ha escrito sobre la época?

Ver las cosas que ocurrieron con una óptica, por encima de todo, humana. NO es una tesis ni un tratado de Historia, es una novela donde se mezclan personajes de ficción con personajes históricos, tratados estos con escrupuloso y riguroso respeto a la verdad: tuve que investigar mucho para escribirla. Y ofrezco a los jóvenes un material casi inédito para ellos, ya que la realidad de los hechos ha sido hábilmente sustituida por la mentira: aquí pueden meditar en lo cerca que estuvo España de pasar a ser un país satélite de Rusia: por ejemplo, narro como Stalin se desprendió el mismo día (20 de Noviembre) de dos “estorbos”: Durruti, el anarquista que hasta aquel momento les había sido de inmensa utilidad, pero a quien no querían en el Gobierno del Frente Popular, porque no se sometería dócilmente a las directrices de Dimitrov.

Y José Antonio, que arrastraba a los jóvenes hacia un ideal pro-español con su fabuloso (y “peligroso”) don de la elocuencia...con el primero fingieron un accidente, con el segundo fingieron un juicio. También les hago meditar en el Gran Golpe que se estaba preparando contra la República, conjuntamente con Moscú, para julio de 1936, con unas Olimpiadas paralelas en Barcelona (las oficiales eran en Berlín) y con motivo de la cual ya habían llegado a la ciudad varios miles de “atletas” (hombres jóvenes de todas partes del mundo; todos de clubs sindicales y partidos políticos de izquierdas). Las llamaban “Olimpiadas Populares” y se habían inscrito cinco mil “atletas”; asimismo, iba a celebrarse conjuntamente una “Olimpiada Cultural”, para la cual también se habían inscrito varios miles de “artistas” jóvenes, de parecida filiación...El alzamiento del 18 de Julio truncó estos planes.

La Unión Soviética, desde su caída, ha sido muy “blanqueada” por políticos, “intelectuales” y medios de difusión: muchos jóvenes ni siquiera saben qué era el Telón de Acero, ni qué significó el muro de Berlín: tampoco saben que los gerifaltes enviados por Moscú mandaban en España más que el Presidente del Gobierno… pero la Historia está ahí; aquello fue nefasto para la libertad de los pueblos, y me he sentido en la obligación de rescatar la Historia de una forma amena, y exponerla a la luz en toda su perfidia. Mi novela es una lucha contra la mentira que nos han estado imponiendo y quieren seguir imponiéndonos.