Apenas lleva diez días en las librerías el segundo volumen de Antonio Scurati sobre Mussolini, “M. El hombre de la providencia”, el fenómeno editorial que sacudió Italia cuando se publicó el primero, “M. El hijo del siglo”. Si éste se ocupaba desde marzo de 1919, cuando se fundaron los Fascios, hasta enero de 1925, en plena ostentación de su poder en el Parlamento, ahora asistimos a luchas internas, deseos expansionistas, algún intento de asesinato y la relación con un Hitler cada vez más popular. En relación con éste, hay dos libros bien diferentes que comparten interés, “Los que no juraron a Hitler”, de Isidro Catela, y “Los héroes de Hitler”, de Jesús Hernández. El primero versa sobre cristianos que rechazaron empuñar las armas, criticaron el nazismo o se negaron a jurar fidelidad al Führer. Gracias a la soberbia película de Terrence Malick, “Una vida oculta”, el más conocido de ellos es Franz Jägerstätter, cuya historia ocupa la mayor parte del libro. Del otro lado se encuentran los alemanes que arriesgaron su vida de un modo temerario durante la II Guerra Mundial; experto en esta materia y con numerosos libros en su haber, Jesús Hernández desgrana sus hazañas bélicas. Especialmente interesante es el epílogo, dedicado a un matrimonio ejecutado por esparcir en su ciudad postales antinazis.

Tres volúmenes vienen a cuestionar a líderes comunistas, Lenin, Josip Broz, “Tito” y Mao. El subtítulo del primero no deja margen a duda alguna, “Lenin, el inventor del totalitarismo”, y su prologuista, Federico Jiménez Losantos, aún menos. Además de este libro, Stéphane Courtois ha escrito una treintena sobre la materia, incluido el “Libro negro del comunismo” y es director de una revista monográfica sobre éste, lo que confirma un vasto conocimiento y una amplitud de fuentes. Antiguo militante maoísta, probablemente habrá leído con avidez la premiada obra de Julia Lovell, “Maoísmo”, un estudio bastante completo de lo que supuso esta ideología no sólo en China, en Camboya, a través del sanguinario régimen de Pol Pot o la conexión peruana de “Sendero Luminoso”, sino también en África, Europa y Estados Unidos con los Panteras Negras y algunos fascinados con China como Shirley MacLaine. De Eslovenia llega el muy interesante “Enterrados vivos”, desconocido episodio de la antigua Yugoslavia en las postrimerías de la II Guerra Mundial. Su autor, Román Leljak, ofrece un retrato criminal de Tito, que incluye matanzas de los partisanos, “limpieza” étnica de la minoría italiana y el enterramiento en la mina de Huda Jama de muchos de ellos cuando aún estaban vivos.

Al margen de ideologías, si el lector desea adentrarse en la historia contemporánea de España, “Un pueblo traicionado”, del prestigioso historiador Paul Preston, se erige como una obra rigurosa, apasionante e imprescindible, refrendado además por el éxito de ventas. Otra opción es la excelente colección de la editorial Taurus, “La España del siglo XX en siete días” en la que fechas tan señaladas como el 23F, el 11M o el 21 de diciembre de 1973 (atentado a Carrero Blanco) son objeto de estudio por parte de reconocidos especialistas en la materia como Juan Francisco Fuentes o José Carlos Mainer. Como complemento a esta colección merece la pena reseñar “Abecedario cultural”, de Juan Ignacio Cortés, en el que se cuestiona la verdad oficial de relevantes hechos históricos como el citado 23F o la II República; la Guerra Civil,

también presente tangencialmente, es el telón de fondo en el que se sitúa la interesante “Paloma en Madrid”, las memorias de una mujer en Madrid en el primer año de la contienda que ha recuperado Alfonso de Ascanio. Por último, hay que subrayar el valor de “La satírica transición”, escrito por Gerardo Vilches en el que nos sumerge en un periodo trascendental de nuestra reciente historia a través del papel que desempeñaron dibujantes y escritores en el rico panorama de las revistas de humor político de 1975 a 1982.

FUENTE: https://www.larazon.es/andalucia/20210514/saq56ai3ibeg5irokk2zmg2b2a.html