El 13 de junio de 1527, el emperador Carlos nombró gobernadora de la isla Margarita a una niña de tan sólo 7 años de edad, reconociendo así su derecho legítimo sobre dicho territorio insular en las Indias.

Aquella pequeña, nacida en Santo Domingo, se convirtió en la primera gobernadora criolla del Nuevo Mundo y lo fue de manera perpetua, hasta su muerte en 1575.

Casi nadie recuerda ni ha prestado la debida atención a esta mujer, sin duda: "De mucho más honor merecedora"”

Doña Aldonza Manrique

COMPRA EL LIBRO