José Eugenio Fernández Barallobre tras militar en Falange Española y de las J.O.N.S. abandonó la actividad política para ingresar, en 1978, en el entonces Cuerpo General de Policía, recibiendo el despacho de Inspector del Cuerpo Superior de Policía en 1979, prestando servicios en la Policía Española hasta su pase a la situación de retirado. Es Alférez R.H. del Cuerpo de Infantería de Marina y Diplomado en Criminología por la Universidad de Santiago de Compostela. Está en posesión de varias condecoraciones policiales, militares y civiles y de la "F" roja al mérito en el servicio de la Organización Juvenil Española. Fundador de la Comisión Promotora de las Hogueras de San Juan de La Coruña, del Museo Policial de la J.S. de Policía de Galicia y de la Orden de la Placa y el Mérito de Estudios Históricos de la Policía Española.

Considerado uno de los mayores expertos en la historia de la Polícía Española (ver su blog) y autor de prestigiosos libros en esta ocasión comenta para el ECDE algunos de los aspectos más relevantes de su novela "Tiempos de amor y muerte. El Infierno de Igueriben".

¿Por qué una novela inspirada en la batalla de Igueriben?

Un día, hace muchos años, visitando el Cuartel General del Ejército en Cibeles, vi en sus jardines un monumento al valor. En cada una de las caras de su pedestal aparecen hechos de armas gloriosos de nuestra Historia Militar, defensas enconadas donde dejamos muy claro que somos un pueblo irreductible: Numancia, Zaragoza, Gerona, Baler, El Alcazar... Hay muchas plazas que fueron defendidas a sangre y fuego. Allí, uno de los nombres que aparece es "Posición de Igueriben 1921". Así que, me puse a buscar información y la encontré, y aún cuando muchos españoles ignoren este hecho de armas, creo que es uno de los más gloriosos de nuestra Historia reciente.

¿Es una novela un tanto especial al contener partes totalmente fieles a la historia real, como los propios diarios de guerra?

La novela está dividida en dos partes, claramente diferenciadas, de un lado la historia ficticia de un Teniente de Infantería coruñés que, por una serie de avatares de carácter personal, pide vacante en la plaza de Melilla en julio de 1921. Es destinado al Regimiento de Infantería Ceriñola nº 42 y más concretamente a una de las Compañías destacadas en la posición de Igueriben. La segunda parte, histórica, a modo de diario de guerra, refiere los días que median entre el 13 y el 21 de julio de 1921, con las vicisitudes que sufren aquellos poco más de 300 españolitos que regaron con su sangre aquella tierra africana.

¿Considera usted que en el desastre de Annual se salvó el honor, a pesar
de la tragedia, gracias a actos heroicos como el de Igueriben?

Actos heroicos como la defensa de Igueriben o las cargas del Regimiento de Alcántara contribuyeron a salvar el honor de aquel Ejército de Operaciones. 

¿Cree usted que su novela es una excelente forma de reivindicar a los héroes de
Igueriben?

Modestamente, era como una especie de deuda personal con aquel puñado de valientes y mi intención ha sido reivindicar su memoria. Es muy triste que en España se dé de lado a nuestros héroes. Nadie, jamás ha tratado de reivindicar aquella heroica gesta; de hecho, una vez que se hizo una serie televisiva sobre las enfermeras participantes en las operaciones que siguieron al Desastre de Annual, fue auténticamente vergonzoso y canallesco como pintan al Comandante Bénitez, sin mencionarlo aún cuando los que conocemos aquella página de la historia, sabemos que solo se pueden referir a él, que murió allí, defendiendo a España. Fue triste ver el comienzo de aquella serie, aunque supongo que el canalla que la dirigió o su guionista o bien, obraron con maldad, o bien, ni siquiera se molestaron en saber lo que sucedió en aquella posición. 

¿Cree usted que el general Silvestre es una figura trágica? ¿Que fue un héroe o un hombre temerario e irresponsable?

Las opiniones sobre el Gral. Silvestre son diversas, hay para todos los gustos. Era un militar con éxito y así lo demostró en la campaña de la Yebala. En Melilla, tal vez por exceso de euforia o por desprecio al enemigo, el caso es que se equivocó y lo pagó con su vida.

¿Porque cree que ha quedado algo olvidada la resistencia de Igueriben, frente a
la carga del Regimiento de Alcántara, por ejemplo?

Tras los sucesos de Igueriben, tanto el Comandante Benítez, como el Capitán de Artillería De la Paz Orduña, recibieron sendas Laureadas de San Fernando; es verdad que al Teniente Coronel Primo de Rivera también le reconocieron su valor concediéndole, a título póstumo, la Laureada por sus brillantes cargas con el Alcántara. Sin duda, los Soldados del Rgto. de Alcántara se hicieron merecedores a la recompensa que le llegó muchos años después. ¿Por qué no al Ceriñola? Imagino que el hecho de que este Regimiento esté disuelto, contribuyó a que no se reconociesen los méritos contraídos por las Compañías que defendieron Igueriben. Es posible, también, que nadie defendiese esta propuesta.

¿Es el comandante Benítez otro de los grandes héroes olvidados?

Podría decirle que en su Málaga natal hay un monumento en su honor. Sin embargo, la pregunta sería ¿cuántos españoles saben de su gesta?, ¿cuántos jóvenes de nuestra Patria, saben quien fue el Cte. Benitez? Creo que en la respuesta a ambas preguntas, va implícita la mía, claro que es un héroe olvidado.