Estigma es para ellos y desgracia

haber nacido en nuestra amada España.

Ser de esta tierra les quebranta y daña,

pues saben que es de Dios tierra de gracia.

 

De su Historia y su Fe con contumacia

reniegan y maldicen y con saña

inoculan semillas de cizaña,

ahítos de un rencor que nada sacia.

 

Tan turbia está su alma y tan reacia

al bien y a la verdad que sólo maña

se dan para la insidia y la falacia. 

El odio que les brota de la entraña

propagan con letal y fría audacia.

¡Tenemos que extirpar a la Antiespaña!