Hay numerosas obras escritas por Joseph Ratzinger, y otras que, escritas por otros autores, resumen la vida y la impresionante obra intelectual y eclesiástica del papa emérito. Ésta que hoy comentamos, publicada por Encuentro en su Colección 100XUNO, resulta especialmente interesante por el trabajo que ha hecho su autor a la hora de recordarnos frases y extractos de las cientos de charlas y conferencias que ha dado Ratzinger a lo largo de su vida.
Nada nos resulta completamente novedoso a quienes hemos seguido muy de cerca los libros de Ratzinger; sus célebres entrevistas con Peter Seewald, las magníficas biografías que han realizado de él varios escritores, etc. Pero ésta de Giulio Meotti, de apenas cien páginas, tiene la ventaja y el acierto de que se centra en lo sustancial de BXVI, en su mayor aportación al mundo y a la Iglesia: su impresionante batalla personal contra el nihilismo y el relativismo moral, las dos lacras de Occidente.
En realidad, la pregunta que sirve de título al libro (¿El último Papa de Occidente?) queda respondida a lo largo del texto. Es necesario decir que esta obra ni siquiera nombra al actual Pontífice, y no evidentemente porque lo quiera ignorar ni mucho menos despreciar. El libro habla de un aspecto muy concreto, pero a la vez sustancial, de Ratzinger/Benedicto, que es su dimensión filosófica y casi profética. Su voz suave pero firme contra los males de Europa y de Occidente, que hoy vemos expresados en toda su crudeza.
Benedicto (Benito, como recuerda Meotti) nunca dejó de pelear en una lucha desigual en la que probablemente siempre supo que no lograría la victoria. No porque su acción no fuese extraordinaria (que lo fue, tanto por sus obras escritas como por su acción universitaria y dentro de la Iglesia), sino porque las fuerzas del mal y un mundo atolondrado que ha perdido el rumbo y la brújula, tienen tanto peso que escapan a las capacidades de un solo hombre. Lo tremendo es constatar, a lo largo de este libro, cómo en efecto Ratzinger estuvo prácticamente solo al frente de esa batalla imposible de ganar.
Ratzinger sufrió los insultos, la persecución y la mofa prácticamente durante toda su vida, a partir del momento en el que decidió que la reivindicación y defensa de la verdad iban a ser sus principales objetivos. Pero ni los alumnos que intentaban reventar sus clases en Tubinga, ni las crónicas malintencionadas y falsarias de la prensa progresista lograron hacerle claudicar en su empeño. El papa alemán se inmoló personalmente en un combate para el que el resto de la Iglesia ni quiso ni supo estar. Y los pocos medios de comunicación que estaban dispuestos a participar en la lucha por la defensa de la verdad no tuvieron (ni tendrán) capacidad suficiente para convencer a sus públicos de que el aviso de Ratzinger iba muy en serio.
"¿El último Papa de Occidente?" es un libro corto y ameno que servirá a los no iniciados para resumir de un modo directo algunos de los hitos de la batalla cultural de Ratzinger a lo largo de su vida, y que nos ayuda a los seguidores y admiradores del papa emérito para darnos cuenta del gran regalo del Cielo que supuso su paso por la silla de Pedro. Cómo San Miguel acompañó cada paso del "Benito de la modernidad" en su lucha sin cuartel contra los hijos del averno. Es evidente que no salió victorioso. Pero también podemos deducir cómo estaríamos hoy si ni siquiera hubiese existido la batalla.