Esther Ginés, como un servidor, es una periodista con vocación de escritora. Y también como uno, se ha criado en tierras manchegas. Por eso, porque es una gran persona y porque coincidimos en Radio Inter durante algún tiempo, hemos querido acercar a nuestros lectores la nueva obra de esta mujer que está teniendo un éxito muy considerable entre los amantes de la novela.
 
 
Pregunta: Ésta es tu tercera novela. Quisiera saber cómo resumirías, hasta el día de hoy, tu experiencia como novelista y qué ha supuesto para ti cada uno de tus tres libros.
 
Respuesta: Aunque me gustaría dedicarme a la literatura al cien por cien, es muy complicado lograrlo en España; por lo tanto, mis tres novelas han nacido en periodos en los que he compaginado la escritura con la vida laboral. Es lo que nos pasa a la mayoría de autores en estos días. Recuerdo cada una de ellas, tanto el proceso de escritura como la publicación, como capítulos importantísimos de mi vida. De algún modo, las tres han marcado épocas muy distintas en mi vida y eso no se olvida. En cuanto al progreso narrativo, con Mares sin dueño creo que llegar a publicar en un sello como Tres hermanas ha supuesto un gran salto para mí.
 
 
P. En tus tres obras están muy presentes los elementos "humanos": el conflicto interior, las relaciones interpersonales, el pasado que compromete el presente...¿Puede decirse que es el terreno literario que más te interesa explorar?
 
R. Así es. Las contradicciones humanas, la profundidad de nuestros sentimientos y las acciones que nos marcan me parecen temas muy narrativos y casi inagotables. Puede parecer que todo está contado (en cierto modo, digamos que lo está), pero el enfoque con el que miramos y analizamos el alma humana puede ser distinto según cada autor. Y ahí me siento muy cómoda escribiendo.
 
P. El periodismo y la literatura son distintos. ¿De qué manera te ha influido tu formación y tu experiencia como periodista en tu estilo literario?
 
R. Son distintos pero van de la mano, caminan juntos aunque manteniendo esa distancia tan necesaria. Recuerdo siempre cómo influyó el periodismo en la escritura de grandes como García Márquez o Truman Capote, con esa novela tan brutal como es A sangre fría, que trasciende la narración de un asesinato... Considero que el periodismo te da unas tablas y una forma de aproximarte a los hechos que son muy útiles en literatura. Además, aunque manido, recordemos aquello tan cierto de "a escribir se aprende escribiendo"...
 
P. Esta pandemia, que es una triste realidad, tiene algunos elementos que parecen un poco novelescos, casi apocalípticos, como de "fin de los tiempos". ¿Crees que la realidad a veces puede superar la ficción?
 
R. Totalmente, por desgracia. No creo que nadie hubiera podido prever hace tan sólo un año a lo que nos íbamos a enfrentar como humanidad. Y no creo que aún sepamos exactamente las secuelas que esta pandemia nos ha dejado. Todos hemos cambiado (no entro en eso de juzgar si para mejor o para peor) durante estos meses y necesitamos un tiempo para asumirlo y seguir adelante. Creo que habrá mucha escritura que se ocupe de analizar cómo la pandemia nos ha despojado de tantas cosas y nos ha puesto de relieve que quizás lo más importante es conocer los límites de nuestra vulnerabilidad como humanos. 
36ce4fdd-9da5-488c-928e-eefe7d4e8cab
 
P. En estos tiempos tan duros, con la pandemia y la crisis económica, ¿la literatura es una vía de escape, tanto para autores como para lectores? El confinamiento parecía concebido específicamente para lectores empedernidos...
 
R. Creo que es una de las pocas cosas bonitas que nos ha dejado el coronavirus. Mucha gente que antes no leía nada ha encontrado un refugio en los libros, que son grandes compañeros de viaje. Todos necesitábamos evadirnos, olvidar por momentos lo que estaba sucediendo, y eso es algo que los libros nos ofrecen sin necesidad de salir de casa. No me imagino una vida sin libros, pero menos en un momento tan desolador como el que hemos tenido, donde se nos ha negado hasta el contacto físico. En ese sentido, me parece esperanzador y ojalá no sea sólo fruto de ese momento específico. En cuanto a los que ya leíamos, como bien dices el confinamiento parecía casi pensado para nosotros...
 
P. ¿Qué es para ti el éxito como novelista?
 
R. Es difícil definir el éxito porque en esta sociedad que tenemos parece nuestra única aspiración y al final se asocia a dinero, a ventas..., lo cual, como sabemos, muchas veces se aleja de la calidad. Me gusta pensar que la excelencia se consigue siendo fiel a un estilo propio y a un compromiso con la palabra. Eso implica no caer en modas literarias o asumir, por ejemplo, que nunca seremos súper ventas si elegimos cierto tipo de literatura. Por lo demás, creo que lo más bonito como novelista es llegar a la gente, de un modo u otro. Aunque se escriba en soledad y muchas veces pensando que esa obra tal vez no salga nunca de un cajón, el autor siempre escribe para alguien. 
 
 
P. Hoy el mundo está interconectado por las RR.SS. ¿Ha cambiado también la relación entre el autor con sus lectores?, ¿cómo lo vives tú?
 
R. Ha cambiado muchísimo y por desgracia muchas editoriales se fijan en los perfiles de redes sociales de los autores para tomar una decisión. Son tiempos de mucha competencia y las redes a veces crean esa falsa ilusión de notoriedad, éxito y ventas de la que antes hemos hablado... Creo en el poder de las redes sociales con moderación, pues también hay en ellas mucho odio y, sobre todo, mucha falsedad. Muchos autores ni siquiera tienen por el tiempo que te quitan, aunque si sabes poner límites, también es bonito "encontrarte" al otro lado con los lectores.
 
P. Siempre me ha interesado el tema de la inspiración. Cuéntanos cómo empieza el proceso creativo en tu caso.
 
R. Primero decido de qué quiero hablar en mi libro. Por ejemplo, en "Mares sin dueño" sabía que el tema central era el peso del pasado y cómo este condiciona nuestro presente. A partir de ahí, me gusta trabajar mucho los personajes, casi antes que el resto de la historia, y tomar muchas notas en cuadernos hasta que estoy preparada para sentarme frente al ordenador. Todo esto suena bonito y romántico, pero lleva mucho tiempo, aunque es un proceso que se disfruta mucho. Esa incertidumbre de no saber hacia dónde irá un libro cuando te pones con él es un gran aliciente, es casi como los comienzos de una relación.
def945d6-8940-48aa-a4ef-60aee9f668fd
 
P. ¿Hay ya ideas o bocetos para tu cuarta novela?
 
R. Sí, hace tiempo que decidí sobre qué hablaría en el nuevo libro, aunque he de decir que el efecto de la pandemia me ha desconcentrado bastante. Eso y la promoción de la novela reciente, que por las circunstancias actuales está siendo más difícil, me quita más tiempo. Pero el proceso creativo sigue en marcha, ojalá pueda ir avanzando a buen ritmo.