El tiempo incendia el alma con el dolor y la razón dentro. La libertad suprema abrió una zanja para devolver la cordura amputada precozmente y el color a su vida.
Gotean la luna congelada y la nieve descodificada bajo la piel de los latidos.
La identidad de la máscara y las palabras amordazadas cinceladas en el agua.
La flauta de Narciso emitió sus últimos acordes el día 5 de marzo de 2014.
El 16 de junio se han cumplido 73 años de su nacimiento. Hablo de Leopoldo María Panero Blac.
 
"Hay restos de mi figura y ladra un perro./ Me estremece el espejo: la persona, la máscara/ es ya máscara de nada./ Como un yelmo en la noche antigua/ una armadura sin nadie/ así es mi yo un andrajo al que viste un nombre./ (...)." < Fragmento del poema titulado: Hay restos de mi figura y ladra un perro.> Leopoldo María Panero.
 
Perteneció a una familia de intelectuales, su padre y sus dos hermanos, Juan Luis y Michi (José Moisés Santiago), fueron escritores, y su tio, el poeta Juan Panero. Temprano en el arte de la literatura, sus primeros versos los escribió con 8 años.
Tenía una visión muy particular del mundo, nada convencional en la vida y en su obra. Excesivo en todo. Siempre vivió elevado por encima de la realidad, rompió con los moldes de la ortodoxia.
constantemente transitó y se colocó en la orilla del abismo. Absolutamente extravagante, rozaba, casi, el disparate. Inclasificable, excéntrico, inconformista, rebelde.
 
Perteneció al grupo literario conocido como : Los Novísimos: Vicente Molina Foix, Ana María Moix, Pere gimferrer (al que admiraba), Félix de Azúa, Gillermo Carnero, Leopoldo María Panero, José María Álvarez, Manuel Vázquez Montalban, Antonio Martínez Sarrión.
A principios de los años 70 Leopoldo María era un intelectual de primer orden. Poseía un amplio bagaje de lecturas. Tenía un profundo conocimiento de la poesía inglesa y francesa.
También fue narrador, ensayista, traductor...
Viajero infatigable.
 
Con su madre, Felicidad Blac siempre tuvo un fuerte doble vínculo de amor-odio, presente en sus escritos.
"A mi desoladora madre, con esa extraña mezcla de compasión y náusea, que puede sólo experimentar quien conoce la causa banal y sórdida, quizá de tanto, tanto desastre." (Dedicatoria del poema: "Ma mère"). Perteneciente al libro: Narciso en el acorde último de las flautas. 
 
Otro tema destacado de su escritura es la muerte, de ella, Panero conocía cada esquina, cada resquicio... No en vano intentó suicidarse en múltiples ocasiones, la primera, al no ser correspondido sentimentalmente por su imposible y eterno amor: Ana María Moix, ese fue el principio de su viacrucis particular...
Ironías del destino, él falleció seis días después que ella, ya no tenía razón para vivir...
 
"Escucha en las noches cómo se rasga la seda/ y cae sin ruido la taza de té al suelo/ como una magia/ tú que sólo palabras dulces tienes para los muertos/ y un manojo de flores llevas en la mano/ para esperar a la muerte/ que cae de su corcel, herida/ por un caballero que la apresa con sus labios brillantes/ y llora por las noches pensando que le amabas, (...) y ahora que el poema expira/ te digo como un niño, ven/ he construido una diadema/ (sal al jardín y verás cómo la noche nos envuelve)". .
 
Desde siempre su vida fue muy triste, dura, negra. A lo largo de ella pasó por una docena de instituciones mentales, al final falleció en la de las Palmas de Gran Canaria.
 
Obnubilado por la izquierda radical, con dieciséis años ingresó en el por aquellos tiempos, prohibido Partido Comunista, y como consecuencia su primer ingreso en prisión.
Desde joven tuvo problemas con el alcohol y las drogas. También le aplicaron la Ley de Vagos y maleantes.
 
Estudió Filosofía y Letras, aunque no terminó.
Algunos de sus cuentos son muy buenos, y sus ensayos muy interesantes.
J. Benito Fernández y Túa Blesa son grandes estudiosos de su obra.
 
Algunos de sus libros:
* "Por el camino de Swan". (1968).
* "Así se fundó Carnaby Street". (1970).
* "En Teoría". (1973).
* "Narciso en el acorde último de las flautas". (1979).
* "Dioscuros". (1982).
* "Poemas del manicomio de Mondragón". (1987).
* "Heroína y otros poemas". (1992).
 
"Herida en la pared/ y un rasguño en la frente/ que induce suavemente a la muerte:/ tú ayudas a los débiles/ mejor que a los cristianos/ (...) donde moribundos descalzos/ se dan la mano día tras día/ (...) uniéndonos en un abrazo/ silencioso y cruel en que/ como el suicidio, sueño/ (...) y debajo del crucifijo/ aullaremos.". .
 
Algunos reconocimientos:
- Premio Estaño de Literatura. (2003).
(Por la antología poética de Túa Blesa, publicada en 2001).
- Premio Quijote de poesía (2006).
(Por el libro: "Poemas de la locura". (2005).
 
Sobre el trapecio se balancea el infierno que se pierde en su mirada, se sumerge en sus recuerdos intentando encontrar sentido a la vida, simbólicamente...
 
La familia Panero es digna de estudio. Siempre ha despertado el interés de muchos, por su desestructuración, desintegración, etc.
También fue objeto de dos películas:
- "El desencanto". (1976), dirigida por Jaime Chávarri.
- "Después de tantos años". (1994), su director es Ricardo Franco.
(Aquí ya había fallecido Felicidad).
 
"Un loco tocado de la maldición del cielo/ canta humillado en una esquina/ sus canciones hablan de ángeles/ y cosas que cuestan la vida al ojo humano/ la vida se pudre a sus pies como una rosa/ y ya cerca de la tumba, pasa junto a él/ una princesa." (Poema: Un loco tocado de la maldición del cielo). Leopoldo María Panero.