La doctora Sonia Andrés Espallardo (Cartagena, Murcia) es médico, especialista en psiquiatría y analista de los estados de conciencia. Se dedica profesionalmente a la atención psiquiátrica infanto-juvenil en el Centro de Salud Mental de Cartagena, y en su tiempo libre investiga y estudia sobre la vida después de esta vida. Es miembro de la Sociedad Científica de Investigación Psíquica. En esta entrevista nos habla de su libro Lo que el alma cuenta (SND).

¿Por qué tuvo la necesidad de escribir éste libro?

Era un deseo que tenía desde siempre y a raíz del confinamiento encontré el tiempo para poder hacerlo. Algo en mi interior me impulsaba a escribir sobre el tema de las regresiones, que me apasiona y quería que dejara de ser algo oscuro o desconocido. Necesitaba aportar luz y conocimiento sobre ésta técnica. 

¿Por qué merece la pena leerlo?

Además de dar a entender los beneficios que aporta el contacto con tu alma en el estado expandido de conciencia, sirve para resolver algunas dudas que todos presentamos sobre nuestra verdadera esencia y qué ocurre tras la muerte física.

¿Cómo le ha ayudado a usted escribir esta obra?

Me resulta muy interesante el estudio de las ondas cerebrales con el electroencefalograma durante la regresión, y todas las experimentaciones que hemos realizado en la Sociedad Científica de Investigación Psíquica, donde he tenido la oportunidad de conocer a personas maravillosas, que me han aportado grandes conocimientos y con las que he compartido momentos inolvidables. He disfrutado mucho al realizar las regresiones a mis pacientes y me he emocionado aprendiendo sobre mí misma al someterme a ésta técnica. Las experiencias del alma dejan una impronta en nuestro ser, lo que hace que cambie la perspectiva de la vida, permitiendo un enfoque hacia lo importante.

¿Cómo cree que puede ayudar a otras personas?

A menudo encuentro personas que creen que cuándo morimos acaba todo, y el duelo en estos casos resulta inaguantable. También es frecuente que la gente presente miedo a morir. Creo que esta lectura les puede aportar esperanza, al comprender que los seres queridos fallecidos continúan vivos en un plano espiritual, pues cuando su energía abandona el cuerpo físico, vuelve al universo. También ayuda a perder el miedo a la muerte, cuándo entiendes que no es el final de nada.

¿Cuál es el caso más impactante que ha tenido?

Conozco casos de xenoglosía (hablar en un idioma que no conoces durante la regresión), y he registrado casos donde el paciente comienza a cantar una canción que previamente desconocía, y posteriormente a la regresión comprobar que esa canción no era pura invención, sino que ya existía. También es muy sorprendente cuándo en la sesión se detectan juramentos, votos religiosos o mandatos que, habiéndose pronunciado en experiencias anteriores, condicionan la vida presente. Las vivencias en el vientre materno suelen ser enternecedoras. Pero sin duda mi momento favorito es la entrada en la luz cuándo concluye la experiencia de vida y tú energía retorna a su verdadero hogar, a la casa del cielo, recargándose de paz y obteniendo un estado de bienestar absoluto. Es un lujo tener éstas sensaciones, hace que pierdas el miedo a la muerte. Invito al lector incrédulo a que realice la prueba.

¿Qué aporta su libro a lo que ya hay escrito sobre el tema?

Me considero seguidora y admiradora de Raymond Moody, Brian Weiss, Elisabeth Kübler-Ross, José Luís Cabouli, Juan José López Martínez, Nacho Blasco, así como de otros muchos doctores e investigadores del inquietante campo de las regresiones y de la vida después de la muerte. Considero necesaria toda la bibliografía que transmita conocimientos y experiencias apoyados en la ciencia, que nos haga entender qué es el alma, y a escuchar lo que nos cuenta. Cada persona precisa contactar con su propia verdad, por eso he incluido algunas de mis experiencias personales que he tenido como paciente en esta técnica, exponiéndome sin censura y compartiendo una parte de mi alma con el lector.

¿Qué les diría a los escépticos o aquellos que consideren que esto no es ciencia?

La investigación que he realizado está basada en el método empírico, el cual consiste en la observación reiterada y el examen directo de la realidad del fenómeno de la regresión, y de la experiencia tal y cómo se presenta. Afortunadamente sé lo que es intentar hacer ver a un escéptico, pues convivo con uno de ellos.  Yo respeto su manera de pensar (tanto como él la mía), aunque en el fondo desearía que tanto él cómo otras personas que no creen en esto, se atrevieran a probar la técnica para poder valorarla, y así poder tener su propio criterio con conocimiento.

En su estudio afirma que tras someterse a esta técnica al paciente le puede cambiar la vida, ¿en qué sentido?

El contacto con tu alma te revela información que permite encontrar un sentido a la existencia, comprender tus emociones, despejar miedos, liberar culpas, aliviar penas y rencores, perdonar... en resumen quedar en paz contigo mismo. Esto hace que vivas de forma diferente, cambiando la relación con tu entorno y que disfrutes cada momento de este regalo que es nuestro presente. Nos permite centrar nuestra energía en las cosas importantes de la vida, en aprender y disfrutar, en amar y compartir. Pero todo es mejor que lo experimentes y descubras por tí mismo, por lo que te invito a sumergirte en ésta lectura para poder obtener tus conclusiones.