Aníbal Calero fue un truhán que fue dando bandazos por el mundo y que en su juventud flirteó con el anarquismo catalán y valenciano, y que ha llegado a nuestra memoria histórica no por lo que hizo, sino por lo que fue; es decir, el primer caballero legionario llegado a Ceuta que se había filiado en la península, concretamente en el banderín de enganche de Albacete.
Solo tuvo una familia y esa fue la Legión. Fuera del Tercio no fue nadie.
Cuando dejó a su “familia”, la deshonró, al igual que deshonró a quienes habían confiado en él: el General Sanjurjo, su padre; su novia, Pilar Azañón y la Falange.
Su final fue trágico, como trágica y novelesca fue su vida, que aquí se recoge, con un estudio detectivesco no exento de precisión histórica y en donde se aclaran todas las dudas que existían sobre este personaje fascinante.

Recuerda que si pides el libro AQUÍ EN LA EDITORIAL te regalarán un libro de la misma temática.