Esta es la entrevista realizada por los compañeros de EL ESPAÑOL DIGITAL

En tiempo récord. Así es. Ya está a la venta la 2ª edición del best seller El virus socialista de Ábalos de nuestro colaborador don Ramiro Grau Morancho, que además de levantar ampollas al protagonista, corre como la pólvora por la izquierda impenitente. Al final de esta reseña publicamos una jugosa entrevista con el autor. No se la pierdan.

Nuestro colaborador don Ramiro Grau Morancho acaba de publicar una segunda edición de su libro “El virus socialista de Ábalos”, actualizada y ampliada.

El libro explica detalladamente el “negocio” de Ábalos con la compra de trece millones de mascarillas a fabricantes chinos, ¡a más de tres euros por unidad!, con la intermediación de la empresa zaragozana “Soluciones de Gestión y Apoyo a Empresas”, S. L., a la que se adelantó el dinero para poder hacer la “operación”.

Se incorpora al texto el sorprendente Auto del Tribunal Supremo de marzo de 2021, inadmitiendo la denuncia contra Ábalos por comisión de “delito de prevaricación, cohecho, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, negociaciones y actividades prohibidas a los funcionarios y abusos en ejercicio de su función, corrupción en transacciones comerciales internacionales, etc., en definitiva delitos de corrupción”, con una sorprendente imposición de costas al denunciante.

¡Así se “combate” la corrupción en España, persiguiendo al denunciante, no a los denunciados!

Se libra a Ábalos de las posibles responsabilidades penales, pero no así al resto de los denunciados, respecto de los cuáles se entiende que la investigación del asunto debe ir al juzgado de instrucción competente, al no estar aforados.

Asimismo, se añade al libro el artículo de don Javier Marzal titulado: ·El Tribunal Supremo encubre sus comisiones por la compras de mascarillas con sobreprecio”, dónde hace una brillante disección del fondo del asunto, y de la forma de actual de la Sala Segunda de lo Penal, que es francamente preocupante…

En los anexos se da publicidad a:

  • La Resolución del Portal de Transparencia sobre la compra de 5.000.000 de mascarillas por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, ADIF. –
  • Resolución de la Fiscalía Provincial de Zaragoza, negándose a investigar los hechos denunciados…
  • Resolución del Portal de Transparencia sobre la compra de 8.000.000 de mascarillas por Puertos del Estado. –
  • Denuncia formulada en octubre de 2020 ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo. –

El libro mantiene su precio inicial, de nueve euros, pues como nos indica el autor, no se ha editado para ganar dinero, sino para que la sociedad española conozca los desmanes que algunos políticos están perpetrando, abusando de sus cargos, y con la impunidad que da el poder.

ENTREVISTA EN EXCLUSIVA

¿Qué significa para usted que este libro haya alcanzado tan rápidamente la segunda edición?

E mi opinión supone el triunfo de la verdad, y una demostración del gran interés de la población, en general, por conocer las latrocinios del dinero público que estamos sufriendo a manos del gobierno social comunista que padecemos.

Defínanos a Ábalos.

Es un listo, que no es lo mismo que inteligente.

Un trepa, una persona con grandes aspiraciones, que no se corresponden ni con su formación y preparación, ni nada de nada, pero ya se sabe que en política triunfan los “seguidores” del “amado líder”, más que las personas con carácter, personalidad y principios.

Maestro de profesión, he leído que sólo trabajo durante tres meses como tal, dando educación física en una escuela, y el resto de su vida, hasta los 60 años, se ha dedicado a ser culoparlante, concejal y preboste del Ayuntamiento de Valencia, donde su tercera o cuarta esposa “aprobó” unas oposiciones para policía local, “casualmente”, etc.

El simple hecho de haber estado casado tres o cuatro veces, ya demuestra la clase de persona que es, insatisfecha con lo que tiene, aunque es posible que sean las señoras las que hayan decidido pasar de él…

En una nación normal, Ábalos estaría en…

Como mínimo, investigado, posiblemente procesado, y con un horizonte penal incierto, y no sólo por su “negocio” de las mascarillas, sino por el turbio asunto de las maletas de Delcy Rodríguez, la vicepresidenta venezolana, y otros muchos…

Aquí, en cambio, todo se “solucionó” despidiendo al vigilante del aeropuerto que pretendió cumplir con su deber.

O que sus testaferros (el nunca da la cara, como todo cobarde) me hayan puesto varias demandas en los juzgados de Zaragoza y Madrid, pretendiendo acallarme y, si es posible, arruinarme.

Y no descarto algún posible atentado o “aviso” similar, pues sé cómo las gasta esta gentuza.

Desde luego, si fallezco de forma extraña, tengan todos ustedes claro que no habrá sido por un suicidio, pues soy católico creyente, y mis principios religiosos me impiden disponer de una vida que no es mía, sino de Dios.

¿Hay más Ábalos?

A montones, sobre todo en los partidos de izquierdas.

Yo mismo tengo de convecino en la misma avenida a Luís Roldán, ex director general de la Guardia Civil, al que nada digo, pues ya ha cumplido con las penas que en su día le fueron impuestas.

Ese individuo “robaba” para él, pero también para el partido o partida al que pertenecía, la PSOE.

Normalmente estos “recaudadores” se quedan con un porcentaje del botín, por el riesgo que corren, pero estoy convencido de que la mayor parte va a parar a la financiación del partido… ¡Es más, estoy convencido de que hasta tienen reglamentado –por supuesto en secreto-, el porcentaje que puede quedarse el “recaudador”, y la cuantía que debe ir a las arcas del partido.

Por eso cuándo son descubiertos, detenidos, procesados, y en su caso condenados, reciben múltiples beneficios penitenciarios, la fiscalía es muy blanda con ellos, disfrutan de los mejores abogados defensores, etc.

Es decir, se trata de ayudarles y apoyarlas, para que no acaben “cantando”.

Y, en última instancia, siempre se pueden acabar “suicidando” en prisión.

¿Recuerdan ustedes al ex Director General de Trabajo de la Junta de Andalucía, condenado en el caso de los Eres, y con múltiples causas pendientes de ser juzgadas…?

Pues, casualmente, se suicidó,

Y la muerte extingue la responsabilidad penal.

Y cierra la boca de uno, para siempre.

Remedios contra los Ábalos.

Que funcione el Estado de Derecho.

Que se proteja a los denunciantes de corrupción, que en España no solamente no se les protege, sino que se persigue a ellos más que a los corruptos…, con lo cual nadie se atreve a denunciar nada.

Hoy en día, hace falta ser un héroe, o estar loco, o las dos cosas, para atreverse a denunciar algo en España, en lo que estén implicados políticos o gente con mando en la plaza…

Y todos tenemos detrás una familia, una esposa o marido, unos hijos, padres, etc., y muchas veces para evitar la persecución y difamaciones a las que vas a ser sometido, pues optas por callarte, y pasar de todo.

¿Por qué creen que hay tanta afición al fútbol, a los bares (hay mucho “valiente” de barra de bar), etc., como vía de escape ante este país de mierda en el que estamos viviendo, o más bien malviviendo…?

Si se topara con Ábalos por la calle, ¿pasaría de él o le pararía y le diría…?

Este tipo de gente tiene miedo a andar por la calle tranquilamente, como un ciudadano normal y corriente.

Recuerden al marqués de Galapagar, con su treintena de escoltas, entre fijos y dinámicos, es decir acompañantes.

He leído que cuándo Ábalos viaja a Valencia, tiene la costumbre de parar a comer en un determinado restaurante, en una localidad intermedia entre Madrid y Valencia, y que entran en el comedor una docena de personas, entre él, su esposa número cuatro, creo recordar, algún hijo o hija, y todos los demás, escoltas, chóferes, etc., por lo que supongo llevará uno o dos coches oficiales más, por “seguridad”.

Si le viera sólo, para no ser aporreado por sus mamporreros, cuyo sueldo pagamos todos nosotros, por cierto, le diría que es un sinvergüenza y un cobarde, pero imagino que le daría lo mismo, pues este tipo de gente suelen tener la cara de cemento armado.

¿Ábalos es de todo este Gobierno su peor pesadilla?

Teniendo en cuenta que hay 23 ministros, 18 de la PSOE y 4 de UNIDAS PODEMOS, pues que quiere que le diga…

Unos son malos, y otros peores.

De cualquier forma, hay varios de la PSOE que en realidad son comunistas, y lo fueron en su juventud, hasta que vieron más posibilidades de medrar en el partido de los “socialistos” que en el comunismo puro y duro.

Y Ábalos es uno de ellos, pero no el único, pues hay varios más…

La Justicia en España es o está…

En España no hay Justicia. Ni está ni se la espera.

Y me refiero a Justicia con mayúsculas, no a la Administración de Justicia, que resuelve los problemas normales y corrientes, en ocasiones con una cierta eficacia, pero, generalmente, con excesiva lentitud.

¿Escribir en España sigue siendo llorar?

Por supuesto que sí.

Si le explicara los ingresos que obtengo de CEDRO, Centro Español de Derechos Reprográficos, del que soy socio, y que “protegen” mi patrimonio que podríamos llamar inmaterial, intelectual, de libros, artículos, etc., se echaría a llorar.

Y las liquidaciones mensuales que recibo de AMAZON, son también penosas.

Pero creo que nadie –o casi nadie- escribe para ganar dinero, sino porque tienes la necesidad imperiosa de decir lo que piensas.

A veces creo que puede ser también un exceso de vanidad, pero la mayoría de los escritores no nos quedaríamos tranquilos si no pudiéramos hacer llegar nuestro mensaje a la sociedad…, aunque fuera pagando.

¿Para cuándo la 3ª. edición?

Está en manos de todos ustedes, y de Dios.

También de los avatares judiciales del caso, pues he denunciado a todos los implicados en el asunto, a excepción de Ábalos, a quién el Tribunal Supremo se ha negado a investigar, diciendo que como había una legislación especial y excepcional, para tiempos de pandemia (que ellos mismos promulgaron, en forma de Reales Decretos Leyes), pues que podía hacer lo que le diera la gana…

¡Sin comentarios!

¿Algún nuevo proyecto en marcha?

Estos quince meses desde que se declaró en primer estado de alarma, en realidad de excepción, en marzo de 2020, han supuesto para mí (y creo que para la mayoría de nosotros), un envejecimiento de tres años, y eso por lo menos.

Hoy por hoy, creo que necesito descansar un poco, y recargar las baterías, pues me encuentro cansado y agotado.

En fin, Dios dirá, y a Él me encomiendo, en la seguridad de que aunque soy un indigno hijo suyo, nunca dejará de apoyarme y socorrerme.

Los que somos católicos, siempre confiamos en la Divina Providencia.

Y, por último, gracias a El Español Digital, por esta excelente entrevista, que confío y espero sea del interés y agrado de sus lectores y colaboradores.