Antonio Casado reflexiona sobre su libro Cuentos de un camino (SND)

Antonio Casado Mena es natural de Cartagena, España. Doctorando en Derecho. Abogado, economista y empresario. Autor junto a María Zabay del ensayo «Todos contra el Bullying», para el grupo PLANETA, de referencia en la materia, cuyo éxito le llevó hasta Hispanoamérica para dar conferencias. Escribió para SND EDITORES la novela histórica «El último linchamiento». A lo largo de su carrera profesional ha escrito decenas de artículos de opinión en prensa para diferentes medios de comunicación nacionales e internacionales. Casado es un hombre disciplinado, luchador incesante, inconformista y polifacético, hasta el punto que nos sorprende ahora mostrando su mundo emocional (nada habitual para un hombre de su tiempo, ni de su corpulencia), con una nueva faceta suya en la que decide emprender esta hazaña en solitario, ataviado solamente con su mochila y la fuerza implacable de su corazón, para traernos un cuento en inglés y español que removerá al lector despertando su conciencia y haciéndolo reflexionar.

¿Cómo nace la idea del libro?

Caminando. Cuando hago travesías largas trato de llevar un cuaderno de tamaño medio y algo con lo que escribir, más que nada por si se me ocurre cualquier cosa que sea digna de ser recodada. En el primer día de camino sucedieron acontecimientos mágicos, merecedores de ser escritos y precisamente por ello, cuando llegué al lugar donde descansar, me puse de inmediato a escribir las primeras líneas. Pero fue al tercer día de camino cuando dije: «Antonio, tienes que escribir un relato breve, a modo de cuento, explicando toda la magia del camino y trasmitiendo tus reflexiones al lector, ahondando en lo realmente importante de la vida y en la claves para alcanzar la anhelada felicidad».

¿Está en desuso el género de los cuentos?

Por desventura, sí, al menos en España, en cambio en Hispanoamérica siempre estuvieron muy arraigados y además hubo notables cuentistas como Borges, Cortazar, Quiroga, Casares y Gabriel García Marques, entre otros tantos.

Por la portada pareciera, que el Camino es el de Santiago... ¿pero puede ser cualquier camino?

El camino es lo de menos, da igual cuál se recorra, lo relevante es el sentido que se le otorgue al mismo. Muchos toman el camino con un lugar dónde hacer deporte y de hecho es muy respetable, si bien a mí no me gusta desvirtuarlo, prefiero otorgarle sentido a cada pisada y a cada vivencia, hasta el punto que hasta las ampollas que te salen en el píe o el sonido del viento o las personas que te vas cruzando (por citar algunos ejemplos) aportan significados muy claros cuando uno anda despierto.

¿Hasta qué punto sus cuentos tienen un componente autobiográfico?

Es prácticamente imposible escribir sin ese componente autobiográfico y sobre todo un libro como «cuentos de un camino», que son, en esencia, las propias vivencias de un servidor.

¿Por qué hoy en día hace falta motivación?

Porque la sociedad está rota, se ha perdido el sentido a la vida, el sentido de comunidad y el sentido de transcendencia. La gente se suicida más que nunca lo haya hecho a lo largo de la historia de la humanidad y eso es, ni más ni menos, porque no están motivados, los valores se han derrumbado como un castillo de naipes y no existe una misión clara.

Igualmente las grandes reflexiones ¿Cuáles son las grandes reflexiones de la vida?

No se las voy a desvelar todas porque entonces le hago perder parte de la magia al libro (bromea el autor). El libro contiene reflexiones profundas sobre nuestro yo más íntimo, la amistad, la vanidad, el esfuerzo, las metas, la coherencia, la fe y, sobre todo, acerca de esa energía tan poderosa que mueve el mundo: el amor. Pero en añadidura tiene grandes frases que hacen pensar al lector, como por ejemplo: «Qué cima más estratégica la de la calma»; «He llegado a la conclusión de que el adiós entre dos seres que se han amado no existe porque la llama nunca se apaga del todo»; «Aprendí que hay que buscar, siempre buscar. No parar hasta encontrar. Y, sobre todo, hasta encontrarse a uno mismo», etc.

¿Por qué recomienda el libro y qué puede aportar?

Lo recomiendo porque este libro es un pequeño cuento en el que se recogen reflexiones muy profundas sobre el estilo de vida que llevamos, sobre los valores, sobre lo que en realidad marca el éxito, sobre la felicidad y en lo que nos puede hacer llegar a alcanzarla. Habla también sobre lo que nos hace sufrir, sobre cómo superar esas ansiedades y ahonda en temas tan significativos para nosotros como el amor, el trabajo y el reconcomiendo de lo demás. En «cuentos de un camino» se recogen las claves para tener ese control sobre nosotros mismos, que nos llevará a hacernos más felices. Decirle, además, que los seres humanos somos seres que necesitan aceptación social. Tenemos que aprender a soltar amarras de eso, a ser independientes, a tener claro lo que queremos e ir a por ello con todas las consecuencias. Debemos luchar por aquello que amamos porque es la única manera de estar satisfechos y de alcanzar la felicidad, se trata de hacer aquello que nos motiva con independencia de lo que guste o no. La sociedad de nuestro tiempo es demasiado blanda, el miedo al qué dirán nos ha contagiado a casi todos los hombres y mujeres. Es como si todos necesitáramos ser aceptados en vez de ser personas fuertes, con personalidades imbatibles. Hay como una plaga de blandos.

Es un libro ideal para leer en verano, ¿no cree?

Y tanto que es un libro ideal para leer en verano, aunque sea por su tamaño... Es perfecto para llevárselo a la playa, mientras uno está con la familia tomando el sol un rato o solo alejado en una playa de esas en las que no hay un alma. Aunque también he de decirle que el libro se venderá en formato e-book y en audiolibro y ello sí que es ideal para leerlo en verano y en cualquier lugar, hasta podrá escucharlo mientras conduce o está haciendo cualquier cosa. El audiolibro saldrá a lo largo de la próxima semana, tal y como les iré contando en mis redes sociales. Aprovecho para darles el Instagram @cuentosdeuncamino