Juan Ernesto Pflüger acaba de publicar con la editorial SND Editores el libro “Arderéis como en el 36”.

Juan E. Pflüger es Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad Autónoma de Madrid. Desde 2008 trabajó en el Grupo Intereconomía. En el año 2013 se incorporó a la redacción del digital gaceta.es en el que fue coordinación de la redacción y posteriormente redactor jefe hasta el año 2018. Durante este periodo ha sido colaborador habitual de El Gato al Agua y del programa de historia Tiempos Modernos, así como contertulio en diversos programas de radio. Tras diez años en el Grupo Intereconomía, desde enero de 2018 fue director de El Correo de Madrid, colaborando a su puesta en marcha y desde enero de 2019 es el responsable nacional de prensa de VOX.

Como dice el titular, un libro tremendamente oportuno, que no oportunista ya que en el año 2019, Franco ocupaba las portadas y abría informativos en televisión. El gobierno de Pedro Sánchez desenterraba a Franco. En todos los sentidos. En el literal, profanaba la Basílica del valle de los Caídos y la tumba, en contra de la voluntad de su familia, y se llevaba el cadáver al cementerio de El Pardo lejos del Valle de los Caídos. Una auténtica profanación de la historia.

En la batalla cultural es donde entran los guerreros contra la resignación, la falta de referencias, la confusión, el engaño y la mentira. Son los hombres y mujeres que surgen en la minoría y desventaja, en la dificultad y en el acoso. Que no se dejan arredrar por ello. Y que encuentran inspiración precisamente en hacer eso tan necesario para lo que no hay apenas voluntarios. Uno de ellos sin duda es Juan Pflüger, el autor de este libro “Arderéis como en el 36”. En estas páginas están escritos muchos hechos reales que han pasado a ser secretos por clandestinos porque la difusión de su conocimiento ha sido perseguida y condenada. En este libro están descritos cientos de acontecimientos terribles sucedidos en la patria de todos nosotros hace menos de uno siglo. Cuando ya vivían muchas de las personas que han conocido hasta los más jóvenes que leen este libro. Y sin embargo la inmensa mayoría de los españoles no saben nada del Túnel de la Muerte en Usera, de los Angeles Custodios y el Carmelo de Bilbao, ni siquiera de Paracuellos, la mayor matanza de civiles desarmados en la guerra. No saben nada de la larga relación de monstruosos crímenes relatados aquí por Pflüger porque la España democrática les ha negado esa información absolutamente imprescindible para entender la historia, para entender España y saber por qué gobernó Franco 40 años España. Y por qué le odian aun hoy tanto cuando lleva muerto 45.

Pflüger propone una nueva causa general por la verdad en la que desmantela una a una las mentiras sobre la inocencia del bando republicano. Y explica que fueron precisamente las culpas criminales de socialistas, comunistas y anarquistas las que enterraron una república no malograda al final sino condenada desde el principio. Sus capítulos sobre la persecución religiosa son sin duda una novedad para todo lector español que no se haya dedicado a la materia.

Desde hace ya casi veinte años solo hay buenos muy buenos en la izquierda que eran héroes hasta cuando torturaban a inocentes civiles en las checas. Y en el otro lado solo había malos muy malos que eran una alianza de curas, nazis y marqueses latifundistas que ellos solitos aplastaron a todo el pueblo español antifascista hasta el tuétano. Y con esta brutal simpleza han educado a todos los desafortunados que caen en manos de la educación ideologizada y han machacado a toda la sociedad con series, películas, documentales, informativos y hasta pasatiempos todos saturados de mensajes marxistas revanchistas y comunistas. Y encima se han permitido la inmensa cínica guasa de llamar “Memoria histórica” a esa inmensa construcción de mentiras ideológicas sobre el pasado que nos han traído a la distopía que ya se ha impuesto en España cuando escribo estas líneas en la primavera del 2020.

Cuando se llega a semejante postración de la verdad y de la dignidad nacional suena la hora de los valientes. De esos valientes que fueron muy pocos en los momentos en que, tras nacer la insegura democracia, se ponían los primeros carriles hacia el engaño. Cuarenta años después España vuelve a estar en peligro existencial, quizás mayor que el de aquellos terribles momentos en los que la vesania revolucionaria hacía peligrar a diario la vida de todos. España necesita una movilización general de las almas de los españoles en contra de la amenaza de que sus hijos y nietos se queden sin patria y sin libertad. Para eso es necesario que los españoles salgan de la oscuridad en la que de forma muy intencionada fueron sumidos por la educación y la comunicación durante los pasados cuarenta años. Los españoles tienen que descubrir en sí mismos la fuerza y la causa. Y ambas están, se sea o no creyentes, en la verdad. Y por eso es tan importante “Arderéis como en el 36” porque es el intento de hacer llegar a los españoles engañados unos trozos de verdad que se unen para un paisaje general que les explica por qué sucedió lo que sucedió.

El mejor aliado para montar una farsa es el miedo, con el que se consiguen fácilmente adeptos para las mentiras colectivas. Así el miedo a ser llamado fascista, facha o franquista creo la inmensa trama de complicidad en España que convirtió la mentira en aceptable y aceptada. Todos sabían que todos callaban o mentían sobre su pasado. Y aquellos que insistieron en decir la verdad sobre lo que pasaba pero ante todo sobre lo que había pasado eran marginados, desacreditados y ridiculizados hasta el escarnio y la muerte civil. Les sucedió a gentes leales al régimen anterior, a otros reformistas y a adversarios del régimen, les pasó a contrarios como partidarios de la reforma. Hoy la mentira se impone con los brutales mecanismos de coerción que son los medios de comunicación.

Por eso cada esfuerzo como el de Juan Pflüger con este “Arderéis como en el 36” es una batalla por conseguir abrir ventanas en las almas de los españoles para que reaccionen mientras aún se pueda y se unan a defender esta España maltratada. España es una de las pocas naciones, se cuentan con una mano, sin la cual no es explicable la existencia actual de la Humanidad. La grandeza de la historia de España es, como la relación de crímenes que tienen en este libro, otro de los secretos mejor guardados por sus enemigos, que combaten a todos los que la recuerdan y honran. Porque saben que ahí, como en estas verdades ocultas, están las razones para la fuerza y la causa que España necesita para defenderse. Juan Pflüger invita con este libro a recordar con la mirada limpia lo que sucedió en las sufridas tierras de España cuando unos ideólogos y políticos criminales lograron movilizar el odio para sus fines políticos. España se salvó.

PUBLICADO EN LA REVISTA RAZÓN ESPAÑOLA