En el 600 aniversario del nacimiento de fray Tomás de Torquemada no hubo fasto conmemorativo alguno al respecto, pues la figura del dominico hace tiempo que concentra toda la carga negativa adscrita a la Inquisición española, verdadero tema estrella negrolegendario. Primer inquisidor general de los reinos dominados por los Reyes Católicos, su apellido, Torquemada, se ha convertido en un oscuro adjetivo equiparable a fanático, a intolerante.

Con su libro Torquemada. El gran inquisidor: Una historia del santo oficio el escritor Iván Vélez no se propone contribuir a un proceso de blanqueamiento de Torquemada, sino a tratar de reconstruir el contexto histórico en el cual fue posible el crecimiento de la figura de aquel fraile dominico y el alcance y sentido que tuvo la institución a la que consagró gran parte de su vida. Una obra absolutamente imprescindible que perfila un nuevo y fundamentado retrato histórico del personaje, muy diferente al que ha llegado hasta nuestros días.

Nos hemos puesto en contacto con él para hablar brevemente sobre el mencionado libro.

Lamentablemente no se celebró el aniversario del nacimiento de Torquemada, pues es un personaje demonizado por la leyenda negra antiespañola.

Era previsible que no se hiciera nada al respecto. Torquemada es una de las figuras más oscuras o, por mejor decir, oscurecidas, de nuestra Historia. Si apenas se hizo nada con los aniversarios de la conquista de México o de la vuelta al mundo de Elcano, el silencio en torno a Torquemada era absolutamente previsible.

Incluso su apellido se ha convertido en un sinónimo de intransigencia.

En efecto, su apellido es, desde hace dos siglos, un adjetivo de connotaciones absolutamente negativas.

Por tanto era necesario un libro, no tanto para blanquear su figura, sino para acercarse a la figura del fraile dominico con rigor histórico, dentro de su contexto....

En efecto, mi propósito ha sido ajustar a Torquemada a sus quicios históricos. En sus días, Torquemada fue respetado por unos cristianos muy distintos a los actuales.

Además hay que tener en cuenta que era el confesor de la reina Isabel la católica...una figura que tampoco escapa a la Leyenda Negra.

Claro, porque la leyenda negra tiene una dimensión anticatólica inequívoca, razón por la cual Isabel y don Tomás son figuras sobre las que orbitan elementos negrolegendarios. En particular, el fanatismo religioso que se les atribuye.

Dentro de la Leyenda Negra se han dicho muchas mentiras sobre el Santo Oficio...

Se han distorsionado las cifras de víctimas e incluso se han inventado instrumentos de tortura, hoy expuestos en museos, que no existieron en la época inquisitorial.

Sin embargo no se habla de las garantías que tenían los juicios de la Inquisición.

No, claro, porque lo que se quiere es ofrecer la imagen de un tribunal oscuro, que tortura arbitraria y sádicamente a los reos en lóbregas mazmorras.

Incluso se oculta que era una institución muy querida por la gente....

Se oculta, en efecto, la popularidad e incluso el prestigio del que gozó en gran parte de la sociedad de su tiempo. Los autos de fe eran eventos multitudinarios, algo que solo pudo ocurrir si la mayoría de los cristianos consideraban positiva la labor del Santo Oficio.

¿Qué aporta su obra en el combate intelectual contra la Leyenda Negra?

La búsqueda de las razones que llevaron a aquellas gentes a impulsar instituciones de este tipo. Unas razones que no responden a pulsiones meramente psicológicas.