El poeta toledano Rafael María Ortega escribió un precioso libro de poesía llamado Sonetos del Amor enamorado, que obtuvo premios y reconocimientos en prensa. Tengo en mis manos el editado en 1978, que va con una preciosa dedicación a mi persona.

Algunos de sus mejores sonetos, Dios mediante, los iré compartiendo y comentando en esta página.

En esta ocasión recrea su pluma el beso de enamorado a su esposa. En estos tiempos de corrección política sería un poema polémico, aunque nada más lejos de la realidad, pues emana las muestras de afecto más nobles que pueden darse en el matrimonio. Rafael, con esa elegancia y sutileza que le caracteriza, eleva a poesía una acción muy común entre esposos. Sublima el momento y lo inmortaliza de la forma más bella y evocadora posible. Lo cotidiano se hace grande en su pluma. Fiel a la tradicción de nuestra mejor literatura, rezuma en sus versos el alma castellana, tierra de místicos y guerreros. Rafael es poesía en estado puro.

------

Robé a tu boca un beso que reía,

asolado indolente a tu ventana,

ganas de ser robado esa mañana,

seguro que tu beso las tenía.

 

Tu boca simuló que se oponía

permitiendo tu beso con desgana,

tu leve resistencia fuera vana,

pues tu beso me dijo que quería.

 

Beso furtivo, al pronto rechazado,

después con apetencia permitido,

voló de boca a boca presuroso.

 

Quedéme de mi culpa liberado,

pues vi como entregado y decidido,

tu beso hacia mi beso vino ansioso