Salvador Ruso Pacheco (Torrevieja, 1952), doctor en Medicina cum laude, especialista en neumología y alergia. Ejerció como profesor en las facultades de Medicina de Valencia, Murcia y Miguel Hernández de Elche. Además, fue jefe de Neumología en el Hospital Vega Baja y director de los hospitales universitarios de Elche y San Juan de Alicante. A su actividad docente y profesional se suma el recorrido político como diputado de CDS en la segunda legislatura en las Cortes Valencianas y su pasión por la escritura. Con ello, ha publicado numerosos artículos médicos, dos libros y una columna semanal en el diario Las Provincias sobre temas de opinión y política.

¿Por qué decidió escribir esta novela?

Estuve interesado en el pensamiento liberal desde que en el año 1987 entré a formar parte de Centro Democrático y Social y poder conocer y tratar a Adolfo Suárez. Años más tarde traté de difundir esa forma de entender la política a través de una columna semanal que escribí durante dos años en el diario Las Provincias, pero pude comprobar que los ensayos filosóficos y el análisis de las ideologías apenas interesaban a los lectores jóvenes. Por eso decidí usar el formato de una novela en la que en el desarrollo de su trama se van produciendo conversaciones con contenido ideológico en las que se analizan y enfrentan socialismo y liberalismo, para que fuese mejor percibida por los lectores más jóvenes.

Una novela, obviamente con personajes ficticios, pero guarda un paralelismo con el mundo real y con las dos ideologías dominantes en España...

Como toda novela, salvo las biográficas, los personajes son ficticios, pero en este caso las situaciones planteadas son equiparables a la situación actual de la política en España y bien podrían haber sido un relato periodístico en lugar de una novela.

Y una trama muy interesante que no deja un momento para el aburrimiento.

La trama entrelaza personajes muy variados, un profesor de universidad, una alumna, el presidente del PLE (Partido liberal español) , un asesor político, una campaña electoral llena de trampas de todo tipo, una forma original de hacer campaña política, una espía... etc... no quiero entrar en más detalles para no destripar la novela...

Se abordan varios temas, entre ellos el del fraude electoral y da las pautas para evitarlo.

Efectivamente se abordan dos temas fundamentales para una campaña electoral que tienen que ver en primer lugar con los medios de comunicación, sobre todo la TV, la forma en que se aconseja al candidato que pueda sortear las trampas que le van tendiendo, incluso con la manipulación de las palabras que dice el candidato que a través de un programa informático se pueden cambiar sin que apenas se note y un posible pucherazo donde se plantea la posibilidad de usar un programa informático, que fue diseñado por un grupo de informáticos pagados por Hugo Chávez y que en Venezuela se utilizó, que podía modificar los resultados electorales.

¿Le sorprendió que Santiago Abascal se interesase por él?

No me sorprendió , lo complicado de conseguir, por lo ocupado que está es que lo leyera , pero una vez lo hizo, no es de extrañar que el libro le guste ya que tanto Santiago Abascal como su partido político son liberales y en este libro se hace una defensa apasionada del liberalismo

¿Qué supone que él esté en la presentación?

Voy a intentar presentarlo en este mes de septiembre o a principio de octubre en Madrid y para mí sería una enorme satisfacción que Santiago Abascal pueda estar presente en ese acto. Me han confirmado su interés por asistir, lo complicado es coordinar su agenda con el día que sea la presentación del mismo.

Muchos pensamos que al socialismo y al comunismo no se le debe combatir desde el liberalismo, pues hay una tercera vía inserta en la tradición católica.

Yo creo que los postulados fundamentales del liberalismo y la Iglesia Católica no difieren mucho, así El Papa León XIII decía en la encíclica Rerum Novarum que los socialistas asaltan el derecho de propiedad sancionado por la ley natural, que la propiedad es un derecho dado al hombre por naturaleza, que el dominio debe ser no sólo de los frutos terrenales sino también de la tierra misma, que el Estado no es quien debe proveer, pues el hombre es anterior al Estado y tiene derecho a velar por su vida y por su cuerpo, y que el poder civil no puede entrar en la intimidad de los hogares y estos pensamientos de León XIII pueden ser perfectamente asumidos por cualquier liberal, esa tercera vía no parece muy lejana del liberalismo.

¿Qué es lo que aporta el libro y por qué merece la pena leerlo?

Tal como me dijo un ejecutivo de la editorial que publica el libro, es la primera novela que han leído que más bien parece un ensayo o el ensayo que parece una novela. Estoy de acuerdo con que es una combinación novedosa, el ensayo novelado.