harem

Y allí estuvieron a las 12 en punto, y allí se sentaron con los alemanes en una mesa de la gran rotonda del “Palace”. Tras las presentaciones y los saludos  entraron rápidamente en materia, ya que los alemanes, con su manía de la puntualidad, querían estar a la una en punto en el Ministerio de Industria y Comercio, donde les esperaba el Señor Ministro, Don José Antonio Suanzes Fernández.

 

Naturalmente, el primero que habló fue el Director de Relaciones Externas, el doctor Ghunther, tal vez por que era el único de ellos que dominaba bien el español.

 

  • Doctores –comenzó el doctor Ghunther con una gran sonrisa de amistad-, como ya saben ustedes para qué estamos aquí voy a ser muy breve. La Alta Dirección de “Bayer” nos ha encomendado que concretemos con ustedes el tema de la instalación de la Planta de Fabricación de la Aspirina... y otros productos nuestros. Esto se lo aclaro al doctor Sarramayor porque durante su estancia en Leverkusen no se habló de ello. La “Bayer” ha considerado que ya que se iba a fabricar para España la Aspirina también podrían fabricarse otros de nuestros medicamentos y por ello habrá que ampliar el proyecto inicial, que sólo había previsto la fabricación de la Aspirina. Sabemos que tendremos que remover algunas cosas para que el Gobierno español ponga las menos trabas posibles en nuestro empeño, y por ello tenemos previstas, además de la entrevista con el Señor Ministro de Industria y Comercio, otras con el Ministro de Hacienda y el Ministro de Obras Públicas. Según nuestro embajador el Jefe del Estado ya está bien informado del proyecto de “Bayer” y al parecer lo ha acogido con simpatía. En cuanto al “Shiremufriol” todo lo que haya que hablar lo harán ustedes con el doctor Dietrich , nuestro Director de Investigación, pues necesitamos saber en qué momento están sus investigaciones y experimentos. Sí les quiero adelantar, antes de marcharnos para la entrevista, que “Bayer” quiere negociar con ustedes la forma de hacer público el descubrimiento del “Shiremufriol”. Consideramos que es muy importante adelantarnos a la competidora norteamericana que, al parecer, trabaja ya con el equipo médico canadiense que, según hemos podido saber, persigue los mismos objetivos que ustedes: una píldora que remedie los males del tabaquismo.
  • Señores –y pidió la palabra la doctora Linares levantando su mano- , yo no estuve en Leverkusen, pero sí he hablado profundamente sobre este tema con mi compañero, el doctor Sarramayor, y ambos pensamos que hacer público un descubrimiento cuando se está a mitad del camino no es prudente ni inteligente. Entre otras cosas porque para continuar nuestros experimentos necesitamos unos medios y unos estudios que nosotros no tenemos...
  • Y ahí entra la “Bayer”-y tomó la palabra el doctor Sarramayor- . Por ello le hemos preparado una nota con nuestras necesidades y algunas peticiones. También estamos de acuerdo en que debemos buscar una fórmula para hacer pública la aparición del “Shiremufriol”. Por tanto, creo que debemos seguir hablando.
  • Perfecto -dijo el doctor Ghunther-. Entonces, y si les parece, mañana a las diez nos podemos volver a reunir. Tenemos concertada la entrevista con el Ministro de Hacienda a las doce horas. Hay tiempo.

 

***

 

Al salir del “Palace” Don Juan y María Fernanda se dirigieron por la carrera de San Jerónimo hacia la Puerta del Sol. Iban solos porque “die spaniche” Don Pablo se había quedado para acompañar a la Delegación Alemana, no sólo como Director de Organización de la “Bayer” sino también por ser español y poder actuar como intérprete.

 

 

 

Mientras iban andando María Fernanda le preguntó al farmacéutico:

 

  • Oye, Juan, estoy pensando que antes de la reunión de mañana deberíamos hablar con el profesor Lora y con el profesor Hernando. ¿Desde cuándo no hablas con Lora Tamayo? ¿Has hablado con él después de tu viaje a Alemania?
  • Sí, hablé con él y algo le conté. Pero, sí, creo que deberíamos hablar con él. Las cosas se están precipitando y su consejo nos puede venir bien.
  • ¿Por qué no vamos a verle esta tarde?
  • ¿Tú crees que estará en Madrid?
  • Sí, creo que sí, creo que no se iba de vacaciones hasta el 1 de agosto. Pero, podemos llamarlo.
  • Pues sí, en cuanto lleguemos al Laboratorio le llamamos, y tú llamas a Hernando. Me gustaría hablar con los dos juntos.

 

Y así lo hicieron, y afortunadamente los dos catedráticos estaban y los dos aceptaron verlos esa misma tarde. Así  que quedaron en acudir a las ocho de la tarde a la casa del profesor Lora, que vivía en la calle Goya, esquina Serrano.

 

  • ¿Qué os pasa ahora? -le preguntó amistosamente el profesor Lora en cuanto se sentaron en el salón de su casa.
  • Profesor, como le dije hace unos días la “Bayer” se interesó mucho cuando estuve en Leverkusen por el ”Shiremufriol” y hoy mismo se ha presentado en Madrid una Delegación que viene para resolver los trámites oficiales y necesarios para poder instalarse en España, pero también para formalizar un acuerdo con nosotros, con María Fernanda y conmigo el futuro “descubrimiento”.
  • Eso está bien, eso es interesante, que la “Bayer” esté interesada en vuestro estudio es cosa importante. La “Bayer” tiene mucho prestigio a nivel mundial y os puede ayudar mucho que su nombre aparezca unido al vuestro.
  • Sí, pero, Profesor, nos piden algo que estamos dudando si lo podemos conceder –dijo María Fernanda.
  • ¿Qué os piden?
  • Quieren hacer ya público la existencia del “Shiremufriol” y yo me opongo. Según nos han dicho esta misma mañana sus prisas vienen dadas, porque al parecer, hay un equipo médico canadiense, respaldado por la “Pfizer” norteamericana, que está trabajando en algo muy parecido a lo nuestro, un remedio contra el tabaquismo, y eso les ha puesto nerviosos.
  • Un momento -y pidió la palabra el profesor Hernando– antes de seguir me gustaría saber dónde estáis vosotros ahora mismo. Según me dijiste en nuestra última entrevista –dijo dirigiéndose a María Fernanda– ya teníais bastante seguro los efectos favorables del “Shiremufriol” para evitar la entrada de la nicotina en el cerebro, y por tanto evitar la adicción al tabaco. Pero también me dijiste que vuestra duda está en saber los efectos negativos para el cerebro si no recibe nicotina, ¿tenéis ya claro este tema?
  • No, profesor, ese es el problema.
  • Pues sí, es un problema. Porque tú sabes muy bien que la acetilcolina es un neurotransmisor responsable del aprendizaje y la memoria, y un calmante relajante que frena la inflamación en el cuerpo y la inflamación está relacionada con todas las enfermedades conocidas. Pero también la acetilcolina, tan relacionada con la nicotina, regula o evita la inflamación del cerebro, que está a su vez relacionada con todos los trastornos conocidos del estado de ánimo, del comportamiento y en general de todas las enfermedades neuro-degenerativas. Eso en cuanto al cerebro, pero también se sabe que la nicotina se utiliza para prevenir la insuficiencia renal y mejorar la función renal, y para tratar la colitis ulcerosa. Y más todavía, la nicotina facilita la creación de nuevas células cerebrales.
  • Sí, Profesor, todo eso es así, pero por lo mismo en mi criterio no se deben alzar las campanas al vuelo por el Shiremufriol”, que es lo que ellos pretenden.
  • Pues, yo me opondría –dijo tajante el profesor Hernando.
  • Bien, pero tú Juan, hablabas de que habíais encontrado una fórmula para contentar a los alemanes sin precipitaciones que puedan dañar vuestro descubrimiento –dijo por su parte el profesor Lora Tamayo- ¿cuál es esa fórmula?
  • Vamos a ver, en nuestro criterio podía publicarse algo parecido a esto: “DOS ESPAÑOLES HAN DESCUBIERTO LA PÍLDORA ANTI-TABACO. Los Licenciados Don Juan Sarramayor  y García de Cortázar, Licenciado en Farmacia, y Doña María Fernanda Linares y de Maura, Licenciada en Medicina, han descubierto una píldora que podría acabar con los efectos nocivos de la nicotina que contiene el tabaco en el cerebro y ya trabajan en los efectos colaterales que podría tener su fármaco no sólo en el cerebro sino también en otros órganos del cuerpo humano. Según los españoles, el “shiremufriol”, que así han bautizado a su píldora, no podrá ser utilizado por los fumadores hasta que se llegue al final del camino, aunque están seguros que su fármaco podría acabar con la plaga del tabaquismo en el mundo y mejorar la salud de muchos millones de personas”. ¿Qué les parece?
  • Hombre, yo creo que así se podría publicar, aunque observo que no mencionáis para nada , la firma “Bayer” y eso no les agradará y os pedirán que su nombre figure de algún modo – dijo el profesor Lora.
  • Bueno, yo sigo teniendo mis reservas, porque soy enemigo total de poner en el mercado un fármaco sin antes haber estudiado a fondo todos los efectos colaterales. Aunque también sé, y eso me parece hasta un crimen, que los grandes laboratorios lanzan al mercado productos no estudiados a fondo, pues demostrado está que muchos medicamentos que solucionan un problema crean otros, y a veces hasta de peores consecuencias.
  • Estoy de acuerdo con el profesor Hernando –respondió Don Juan- , y por ello les vamos a hacer unas peticiones para retrasar en todo lo que se pueda el anuncio público. El primero y principal que no se debe publicar nada antes de que nosotros leamos nuestras Tesis Doctorales y las apruebe la Universidad.
  • Les hemos pedido que nos hagan varios estudios estadísticos comparativos que nosotros no tenemos medios para realizarlos. Por ejemplo, necesitaríamos saber en qué proporción se produce el Alzheimer entre fumadores y no fumadores, con personas que hayan superado los 70 años de edad. También nos gustaría saber ese mismo dato en fumadores que hayan dejado de fumar.
  • Pero, también les pedimos un estudio sobre la inteligencia de algunos animales e incluso aves, porque el más inteligente podemos utilizar como cobaya... y por esto les pedimos que nos proporcionen unas cobayas procedentes de los Andes peruanos que, al parecer, son los más adecuados. Y les pedimos que nos proporcionen alquitrán de madera, de pino o abedul del Norte de Alemania, que según dicen es la mejor. Y hasta solicitamos que nos proporcionen musgo de los bosques de la Selva Negra... en resumen, lo que pretendemos es retrasar lo más que podamos la publicación de todo lo referido del “Shiremufriol”.
  • Está bien, creo que con todo esto podéis ganar un tiempo precioso -dijo el profesor Hernando.
  • En cuanto a lo de la Tesis de vosotros depende, aunque por lo que veo vuestros estudios están bastante avanzados, creo que ya sólo os falta la redacción... Así que si os dais prisa podríais presentar vuestras Tesis a comienzos del próximo curso -dijo el profesor Lora-. Pero, por favor, tenednos al corriente. Lo que estáis consiguiendo puede, ciertamente, revolucionar la medicina.
  • Como sucedió con la penicilina, je, je, je -y el profesor Hernando dejó escapar una media sonrisa.

 

***

Sin embargo, la reunión con los alemanes fue muy cordial, quizás porque la Delegación de la “Bayer” quedó encantada con la entrevista que habían tenido con el Ministro de Industria y Comercio español, el señor Suances, y las grandes facilidades que el Gobierno estaba dispuesto a darles para su instalación en España. La única sugerencia que les había hecho el Ministro era que la obra debía hacerla una empresa española  y que los futuros empleados que se necesitasen fuesen también españoles. No habría otro tipo de inconvenientes y les ofreció su ayuda incondicional. También el Ministro les trasladó la buena acogida de Franco, el Generalísimo, al proyecto. Ahora les quedaban pendientes las entrevistas con el Ministro de Obras Públicas y el Ministro de Hacienda. Eso a los primeros niveles de Gobierno, después habría que bajar a los segundos niveles para firmar acuerdos y directrices.

 

En cuanto al tema central, el “Shiremufriol”, la reunión también fue muy satisfactoria, ya que los alemanes estaban dispuestos a aceptar la agenda que propusieran los doctores españoles.

 

Sólo el Director de Investigación, el doctor Dietrich, quiso saber algo más sobre el estado en que se hallaban sus investigaciones y experimentos.

 

  • Doctor Dietrich –dijo la doctora Linares– es normal que usted esté interesado en saber por dónde vamos, nosotros también. Mire, como ya le hemos adelantado el tema principal de nuestro trabajo era buscar una solución a la adicción a la nicotina que padecen los fumadores y eso lo habíamos resuelto con el “Shiremufriol” del doctor Sarramayor, pero en el transcurso de nuestros estudios y nuestros experimentos descubrimos que la acetilcolina, base de la nicotina, es fundamental en el mantenimiento de la memoria y que, por tanto, frena la degeneración que lleva al Alzheimer. Y no sólo eso, sino también que ejerce una labor benefactora en el funcionamiento del riñón, y además que ayuda mucho al cerebro a crear nuevas células cerebrales… con lo cual, y todo unido, nos ha obligado a ampliar nuestros experimentos. Porque si por ayudar al fumador y evitar la adicción de la nicotina le causamos al organismo otros problemas el mundo entero se nos echaría encima, y eso, doctor Dietrich, es lo que tenemos que evitar.
  • Doctor Dietrich –e intervino el doctor Sarramayor- lo que quiere decir que estamos también ante la posibilidad de encontrar una solución al Alzheimer, y creo que eso merece la pena averiguarlo.
  • Pues sí, me convencen ustedes. Creo –y dirigiéndose al resto del equipo alemán– que los doctores tienen razón y que se merecen el tiempo que necesiten para tratar de encontrar esa solución que buscan. Sólo me queda, por tanto, decirles que cuenten con toda la ayuda de “Bayer” para proseguir en los experimentos que están realizando. Si conseguimos – otra vez dirigiéndose a los alemanes presentes– que la “Bayer” ampare dos revoluciones de la medicina actual habrá sido el mayor éxito de su historia.
  • Pues, entonces, dígannos ustedes qué necesitan y en qué podemos ayudarles desde Leverkusen –dijo el Director General de Relaciones Externas.
  • Aquí tienen una lista de las cosas que con más urgencia necesitamos –y Don Juan entregó la lista al doctor Dietrich.

 

Este la repasó enseguida y le dio su visto bueno a todo, aunque sí quiso saber por qué querían el Estudio Estadístico Comparativo sobre el Alzheimer.

 

  • Bien, todo me parece muy bien y todo se lo podemos proporcionar, pero ¿para qué necesitan ese estudio estadístico y comparativo?
  • Doctor Dietrich –intervino María Fernanda– queremos saber cuántos enfermos de Alzheimer hay entre 100 personas fumadoras mayores de 70 años, otras 100 no fumadoras y otras 100 que hayan dejado el tabaco, porque para nosotros es fundamental saber qué ocurre en el cerebro, y especialmente con la memoria, si le falta la nicotina, ya que de eso dependerá que busquemos o no una fórmula alternativa que reduciendo la percepción de nicotina no deje sin ella al cerebro. En nuestros experimentos hemos comprobado que el “Shiremufriol” no sólo puede “embarazar” las moléculas de la nicotina sino también que puede hacerlas desaparecer ¿qué debemos hacer?, ¿cómo resolver un problema sin crear otros nuevos? Esa es nuestra duda, ese es el problema que nos hemos propuesto resolver antes de hacer pública la “píldora anti-tabaco”.
  • Estamos de acuerdo, sólo les pedimos que dediquen el mayor tiempo que puedan a este asunto, y para ello le pedimos, y estamos dispuestos a proporcionarles los medios económicos necesarios, que lo abandonen todo y se encierren en el Laboratorio.
  • Sí, pero necesitamos con urgencia lo que les hemos pedido.
  • Lo tendrán todo ustedes en el menor tiempo posible. Y nos vamos porque tenemos que estar a las 12 con el Señor Ministro de Obras Públicas.

 

***

 

Bueno, pues a las 5 de la tarde ya estaban en la carretera de Andalucía en dirección a Aranjuez, Don Pablo, “die spaniche”, Don Juan y María Fernanda. Querían visitar la finca del Doctor, en una primera visión, para saber si era el lugar idóneo para establecer la Planta de Fabricación de la Aspirina y los Laboratorios, porque entre otras cosas los alemanes estaban dispuestos a montarles a los dos, el mejor Laboratorio de España.

 

  • Muchachos –dijo “die spaniche” mientras conducía su Mercedes Benz- habéis caído como Dios y los de la “Bayer” están dispuestos a daros incluso más de lo que pedís. Sólo quieren, y os advierto de ello, que firméis con ellos un contrato de por vida para que todo lo que podáis investigar y descubrir en el futuro sea a través de ellos. Lo cual quiere decir que han visto en vosotros posibilidades inmensas.
  • Bueno, bueno, eso está bien, pero ya veremos.

 

A la media hora ya estaban cruzando el Puente Largo sobre el Tajo que conduce a Aranjuez. Aunque no había necesidad de llegar hasta el pueblo, puesto que nada más pasar el puente, girando a la izquierda se entraba en un camino de tierra que llevaba a la finca “Doña Leonor”.

 

  • Aquí empieza la finca –dijo Don Juan– y como veremos enseguida en gran parte sigue por la orilla derecha del río. Luego, se aparta del Tajo y sube hasta el montículo que ya tenemos enfrente, es la colina de “Vallehondo”, la más alta de los alrededores.

 

Y en unos minutos detuvieron el coche ante una vieja casa solariega que había sido construida por el bisabuelo de Don Juan a finales del siglo XIX, y allí en la puerta estaban esperándoles el capataz-encargado de la finca, un hombre de unos 50 años que era el mejor conocedor del terreno, de nombre Salvador Flotas, que había heredado el puesto de su padre, y los guardeses, un matrimonio también de mediana edad y sus tres hijos pequeños. No había más personal fijo, aunque en tiempos de cosechas se contrataban a numerosos trabajadores de los pueblos más cercanos, Villaconejos, Colmenar de Oreja, Villamanrique de Tajo y naturalmente de Aranjuez.

 

Era una finca enorme, 100 hectáreas, 1.554 fanegas en el lenguaje de la zona, una parte de regadío y otra de secano. En la zona de regadío se cultivan hortalizas, tomates, alcachofas y espárragos, aunque en la parte del término de Villaconejos se producen –según los propios conejeros- los mejores melones del mundo, y de la exportación del melón casi vive hoy el municipio. Pero también hay grandes espacios de olivares y viñedos. La calidad del aceite de la zona y de los vinos es excelente. Por esa parte las orillas del Tajo están llenas de chopos, sauces y olmos.

 

En la parte de secano crece el trigo, la cebada y el centeno. La finca es  también proclive[1] a la ganadería y la caza.

 

En cuanto a los suelos los hay de distinto origen, hay suelos aluviales con abundancia de materia orgánica, suelos pardos sobre depósitos pedregosos, que se mezclan con tierras arenosas, y hay también suelos pardos calizos con gran presencia de carbonato cálcico, que son los más pobres y adoptan un color rojizo.

 

Pero no era todo esto lo que más le interesaba a Don Pablo, lo que al español-alemán de la “Bayer” le interesaba más era elegir el lugar más idóneo para la instalación de la Planta de Fabricación de la Aspirina, el fácil acceso al agua y las comunicaciones. Por eso, y contemplando el paisaje desde los soportales de la casa, dijo:

 

  • Juan, ya no tengo dudas. Este lugar es perfecto, es lo más parecido al complejo “Bayer” de Leverkusen, allí tenemos al lado el Rhin, y aquí tendremos al lado el Tajo. Eso sí, habrá que allanar estas pequeñas hondonadas hasta dejarlas lisas y habrá que hacer nueva prácticamente la carretera de acceso, aunque será un tramo corto, porque bien cerca tenemos la carretera de Andalucía y Madrid a unos 50 kilómetros. Y en Aranjuez, el ferrocarril, y a menos de una hora de coche Barajas. Esto les encantará a los alemanes.
  • Bueno, pues si así lo crees ya estás en tu casa. Y ya conoces a mi capataz, así que en cuanto tú lo digas Salvador estará a tu disposición y te enseñará palmo a palmo la finca. Seguro que mejor que yo, porque yo no he estado aquí nunca de mayor, creo que mis padres me trajeron un día cuando apenas tenía uso de razón. Ten en cuenta que nosotros vivíamos en La Adrada y que allí nací yo. Aquella finca sí que me la conozco al dedillo, pero estoy de acuerdo contigo, este clima es mucho mejor que el de Gredos.
  • ¿Son los inviernos muy crudos? -preguntó Don Pablo dirigiéndose al capataz.
  • No señor, por estas tierras las temperaturas suelen oscilar entre los 15 y los 25 grados, tal vez por la presencia de los ríos, tenga en cuenta que a dos pasos están el Tajuña y el Jarama y que el Tajo las recorre en gran parte.
  • Por cierto, Salvador, Don Pablo tiene intención de buscarse vivienda en Aranjuez y quiero que usted le ayude. Para su desgracia, ja, ja, ja –y Don Juan se echó a reír abiertamente- va a tener que soportar a este caballero algún tiempo, porque aquí se va a levantar algo que le dará más vida a la zona y a Aranjuez que toda su agricultura y ganadería juntas.

 

Luego, ya al atardecer y cuando el sol se escapaba por el oeste, todavía tuvieron ganas de acercarse hasta las mismas orillas del Tajo y dar un paseo contemplando y estudiando el paisaje.

 

 

[1] proclive 1.(adj.)Que tiene tendencia o inclinación hacia una cosa, generalmente negativa