Así se describía a sí mismo en dos de sus miles de cartas: "Mido ocho pies y ocho pulgadas (más de 1,80), unos hombros de cargador y la irritabilidad nerviosa de una señoritinga. Soy soltero y solitario (...) Mi personalidad desaparece, agrietada por el contacto con los demás".
 
Hilvanó el collar de su vida con perlas de soledad, de  falta de afectos, de serenidad, de desarraigo, de ironía, de reflexiones, de mentira. Aunque se olvidó del hilo, el hilo de la verdad, al que se aferraba desesperadamente, y donde nadan las heridas incubadas por la ceniza, donde reconstruir la cartografía de su alma...
Hablo del autor de Madame Bovary: Gustav Flaubert.
 
Fue el más riguroso de la triada de novelistas sobre los que se edifica el realismo francés: Stendhal, Balzac, y él mismo.
Tiene algo que va más allá de la personalidad, algo primordial, íntimo, privado.
 
Luchar contra el tiempo, reconstrucciones contra el olvido, la luz y su permanente ceguera, que tiene su propio calendario.
 
Pronto fluyó en él el amor por la literatura. Para cada frase buscaba la palabra concreta y concisa, irreemplazable.
Su perfección para con su escritura era tal que no consideró que "La tentación de San Antonio" estuviera impecable para ser publicada hasta después de haberla reescrito tres veces.
La escritura fue su razón de vivir.
 
Indiscutible es que su obra cumbre es Madame Bovary, por la que fue sometido a un feroz escarnio por parte de los moralistas.
De esta novela hay una interesante adaptación cinematográfica del año 1949, dirigida por  Vicente Minnelli.
 
Estudió derecho. 
Viajero apasionado, era un gran observador de la realidad. Retazos de estos viajes le servirán para construir el armazón de su novela "Salambo".   
Viajar enriquece la vida.
 
Este año se conmemora el bicentenario de su nacimiento, y en mayo se han cumplido 141 años de su fallecimiento. Con este motivo el catedrático Antonio Álvarez de la Rosa ha publicado un libro con más de 350 cartas, algunas de ellas inéditas en español, de Flaubert. El título es: "El hilo del collar": correspondencia (Alianza). 
Algunos fragmentos:
 
* "¡Con qué pasión tallaba las perlas de mi collar! Sólo olvidé una cosa: el hilo".
 
Sobre Madame Bovary:
* "Madame Bovary no tiene nada de real. Es una historia totalmente inventada; en ella nada he puesto ni de mis sentimientos ni de mi existencia".
 
* "Lo que quisiera hacer es un libro sobre la nada (...) casi sin tema". Esto lo dijo en 1852.
 
Flaubert se perdía en el pulso de cada palabra, esclava del corazón de la historia y de su propio perfeccionismo.
Expresa la comunicación entre el texto y el escritor, y el eterno regreso a sí mismo y a la verdad, que siempre fue su tabla de salvación.
 
Del autor de "Tres cuentos" se conservan casi 4.500 misivas en las que pone de manifiesto sus logros y sus frustraciones, personales y literarias.
En ellas deja constancia de su desacuerdo en muchas cuestiones como: la igualdad de voto, el sistema educativo, las religiones, etc.
Y bajo ningún concepto aceptaba la estupidez humana. 
Durante mucho tiempo él fue un marginado. Para muchos fue un hombre indefinible.
 
* "Cuando ya no estaban los Dioses y Cristo aún no estaba, hubo, desde Cicerón a Marco Aurelio, un momento único en el que sólo estuvo el hombre".
Este extracto pertenece a una de las cartas inéditas, que él le escribió a Edna Roger des Genettes, aproximadamente sobre 1861.
 
Sobre Madame Bovary:
* "El artista debe estar en su obra como Dios en la creación, invisible y todopoderoso; que se le sienta por doquier, pero que no se le vea".
 
Sobre su soledad en Ruán:
* Aquí he vuelto a encontrar la serenidad. Hace un tiempo horrible, el río tiene andares de océano y ni un alma pasa bajo mis ventanas".
 
Párrafo de la epístola a George Sand del 8 de septiembre de 1871.
* "La enseñanza gratuita y obligatoria acabará con el pueblo llano. Cuando todo el mundo pueda leer Le Petit Journal y Le Fígaro, no leerán otra cosa. La prensa es una escuela de embrutecimiento, porque exime de pensar".
 
Sobre la verdad:
* "Los afectos que rezuman gota a gota del corazón acaban por formar estalactitas. Eso es mejor que los grandes torrentes que lo arrastran. Esa es la verdad y a ella me aferro".
 
Sobre su obra: La educación sentimental:
* "Habría que reordenar el conjunto, rehacer dos o tres capítulos, y lo más difícil de todo, escribir un capítulo que falta y en el que mostraría...".
 
Fragmento de la escrita el 16 de enero de 1852 enviada a su amante Louise Colet. Sobre Madame Bovary:
* "En cuatro días he hecho cinco páginas, pero hasta ahora me divierto".
 
La condición humana queda patente en sus 672 páginas, distribuidas en nueve etapas. Cada una introducida por Álvarez de la Rosa con explicaciones sobre cada carta.
Aborda temas como la inmigración:
* "Hace ocho días me quedé estupefacto ante unos gitanos acampados en Ruán".
 
Trata el calvario judicial por Madame Bovary:
* "La Bovary que usted ama ha sido arrastrada al banquillo de los estafadores como la última de las mujeres perdidas".
 
* "No se puede tener una más bella (consagración): ¡sentirse renegado por la familia y por tu tierra!". 
 
Encerrado en el tiempo el reloj cambia de agujas y accede a la herida, que habla desde el silencio cuando sube la marea...
 
"Un alma se mide por las dimensiones de sus deseos, como se juzga una catedral por la altura de sus campanarios". (Gustav Flaubert).