Manuel Fernández Prieto es licenciado en Derecho. Ha vivido en Benavente, Dos Hermanas y ahora en Villaveza del Agua (Zamora). Actualmente trabaja principalmente como agricultor de cereales, pero también es productor ejecutivo de Dixieland producciones y escritor. Ha publicado en Bubok los libros Contra la despoblación (Europa en la encrucijada) y Tres relatos antipodemitas. También he editado el CD Sin Justicia Social, siendo el autor de las letras. En esta ocasión hablamos brevemente con él sobre el libro contra la despoblación.

¿Por qué un libro contra el problema de la despoblación?

Porque es un problema terrible. Al interior peninsular le quedan 15 años de vida antes de convertirse en un desierto poblacional. A no ser que alguien coja el toro por los cuernos de una vez. Así pues analizo las causas del problema, las consecuencias y las posibles soluciones tras un repaso a como otros países encaran el problema. En la segunda parte y relacionado con esto se habla de las consecuencias del invierno demográfico para Europa y como debe encarar su futuro el continente.

¿Hasta que punto es grave el problema?

Es el problema más maligno que tenemos en España. Es peor que el paro, los independentismos, la desindustrialización, la invasión migratoria o cualquier otro. Para solucionarlo se necesita además de una energía y una determinación que actualmente no se ve por ninguna parte.

¿Cuáles son las consecuencias que va a tener esta despoblación?

Las consecuencias de la despoblación son que el desierto poblacional que se avecina en el interior peninsular producirá una invertebracion de España terrible y unos desequilibrios territoriales que desembocaran en la ruptura del país. Así que vean si son terribles las consecuencias.

Es desolador ver como muere la España profunda, pueblos sin futuro que están en peligro de desaparecer. ¿Qué soluciones ofrece en el libro?

En el libro doy 20 medidas a tomar que se sacan del sentido común, de lo que han hecho otros países como Alemania o Japón y otras propias mías. Pero pueden resumirse en:

- Fomento de la natalidad y prohibición del aborto y fiestas de exaltación de la no procreación.

- Reindustrialización del interior peninsular.

- Bajada de impuestos en los territorios despoblados.

- Establecimiento de precios justos para los agricultores y bajada de costes, en especial el precio de los productos energéticos.

El problema es que los gobiernos mundialistas quieren acabar con las identidades y no les interesa defender nuestros pueblos....

Por eso vamos a luchar contra la despoblación para mantener las esencias españolas como hacen los alemanes en su país. Y no seamos menos que los alemanes ni nos dejemos engañar por el globalismo.