--------

 

Coelum et sanguis

Bandera roja como la sangre de Cristo.

Azul como el Mar Mediterráneo.

Es digna de ensalzar.

Para así su espíritu glorificar.

Enséñanos Don Blas.

El camino a trazar.

Para así tú espíritu glorificar.

Las banderas en la cima.

Requetés y Falangistas.

Unidos en la santa tradición.

Y la pendiente revolución.

Luchando por Cristo.

Y por la santa patria.

A Dios nos encomendamos.

Y a España clamamos.

La sangre vertida.

Es la mejor garantía.

Las ideas no perecen.

Los sentimientos permanecen.

Frente a su mística del odio.

Nuestro amor exacerbado.

Superlativo ya que por amor.

Se libran las mayores batallas.

Y estas se demuestran en combate.

Con agallas. Puños y armas están justificados. Ya que nos arrebatan España.

Sangre roja, cielo azul.

Las carnes se abren.

Para después cerrar heridas.

No hay paz, sin antes guerra.

Españoles sin miedo a nada ni a nadie.

 

Providencia Divina.  Oda a Franco

Como una bocanada de aire fresco.

Franco salvó al clero.

Alzándose un 18 de julio de 1.936.

Un valiente y aguerrido militar se sublevó.

Luchando por amor y no por odio.

La salvación de las almas.

No entiende de democracia.

Sino de purgatorios en la tierra.

La patria estaba desolada.

La sangre y el odio vertían las calles.

Las iglesias calcinadas.

La muerte acechaba.

Un caudillo salvador.

Encomendado por la providencia divina.

Nos salvó y España volvió a renacer.

La tormenta trajo la calma.

Dios envió a Franco.

Quien acertadamente se alzó.

Ya que "David venció a Goliat"

Ellos tienen todo menos la razón.

Nosotros la razón y les traemos el perdón junto con la conversión.

Sin clasismos liberales.

Ni marxismos doctrinales.

Iniciamos la gloriosa cruzada.

De liberación nacional.

Unidos por amor.

Derrotando al odio.

Se impuso la verdad divina.

Extirpando la maldad maléfica.

De cadete a General.

En un tiempo espectacular.

El más joven y valiente.

Yendo hacia el combate.

La nobleza era evidente.

La bravura indomable.

Desde Alhucemas a España.

Del norte de África (Marruecos)

Hasta las Islas Canarias (España)

Viniste como un salvador benigno.

Para librarnos de la hoz y el martillo, que era un martirio.

Los tres ejércitos te avalan.

Por tierra como un zorro astuto.

Por Mar por debajo del radar.

Por aire llegaste a bombardear con pan.

Ya que el (populus) prefería a Franco que daba al famélico pan blanco.

Detestaba a Negrín que producía estiércol y pan de serrín.

Caudillo, Generalísimo.

Tú no eras político, tampoco intelectual.

Pero si un buen estadista y aventajado militar.

Digno de admirar al que los enemigos internos temían y aliados tácticos respetaban.

Mi General Invicto.

Usted era irrepetible.

Nos aflora la nostalgia.

Y avanza la emoción del recuerdo.

Mi general. Que Dios le ponga a buen recaudo.

Y la patria engrandezca. Sin más preámbulos.

VIVA FRANCO.

ARRIBA ESPAÑA.

QUE DIOS NOS PROTEJA.

 

Ni izquierdas, ni derechas.

El yugo y las flechas. (Oda a José Antonio Primo de Rivera y Saénz de Heredia)

Flechas del poderío.

Yugo del pueblo trabajador.

Es hora de levantar España.

Abajo el liberalismo intransigente.

Abajo el marxismo miserable.

Arriba España.

Que no viva.

Vivir se puede vivir bien o mal en esta bendita tierra.

El pueblo y sus poetas, la queremos Arriba. Sin fisuras, visceralmente unida.

Hermanadas en patria, pan y justicia Social.

Corporativista en su estado del bienestar. En toda su totalidad.

Sin borbones y tricolores.

Una minoría disciplinada y ordenada.

Juventud rebelde, pero sana nunca borrega ni individualista cual cipayo.

Que sigue al rebaño.

Falange es unidad, hermandad y felicidad.

Que desencadena en una patria juglar.

Rojo y negro, fruto de la sangre y del trabajo. El mejor distintivo es portarlo con orgullo.

Obreros, campesinos, intelectuales artistas. Uniros. La Falange os llama.

 

Joven soldado.

Alístate en el ejército Nacional.

Popular y social.

La vida es milicia.

Hay que vivirla con espíritu acendrado

De servicio.

Campesinos recios, señoritos finos.

No importa vuestra condición social.

Pero sí vuestro compromiso Nacional.

A las armas, camaradas. Resguardados en las trincheras.

Dios está con nosotros.

Alzar el brazo cara al sol.

Que el mañana, es futuro y nos pertenece.

No lloréis si me matan ya que la causa es noble, es por mi madre España.

Campesinado Recio.

¡ARRIBA EL CAMPO!

El campesinado se alza el alba.

Alza el yugo del pueblo trabajador.

Junto con las flechas del poderío.

Trabajando la tierra con sus manos.

Plantando tomates, lechugas, arroz y maíz. Es el campo el proveedor de la polis. El que abastece en tiempos de carestía al pueblo famélico.

Esos agricultores laboriosos, cuyas manos están sucias pero su alma limpia.

Manos sucias, dinero honrado.

Manos limpias, dinero sucio.

El trabajo no es estéril y otorga un jornal.

La tierra es de quien la trabaja.

Los medios colectivizados.

Imperando el corporativismo.

Como meta económica.

¡ARRIBA EL TRABAJADOR!

¡ABAJO EL VAGO!

No hay mayor mérito que trabajar y gritar.

¡ARRIBA ESPAÑA!

Nicolás Muñoz en esta ocasión desde el cálido Levante Español. Alicante os adjunta unas poesías en forma de oda, alzando los valores de la patria con ímpetu y vocación de servicio haciendo gala de la soberanía, el campesinado y los centinelas de la patria que no podían ser otros que arquetipos fundamentales que hicieron de España una patria, grande y libre por la que lucharon nuestros mejores.

Pero una patria no es la clase social más fuerte ni el partido mejor orquestado. Ni una constitución masónica sino que la providencia es quien se encarga de enviar un líder que dote a estas de humildad, decencia y dignidad valores que el mundo moderno convierte en obsoletos pero que perduran y es lo que verdaderamente alza y eleva a la persona.

Dios, soberanía y justicia social forman unos ingredientes necesarios para librarnos de la levadura de los fariseos.