Emulando al gran maestro del suspense Hitchcock antes de comprar y leer el libro Perfiles psiquiátricos de hombres asesinos les dejo esta entrevista como introducción. Ahora me tengo que ir porque un peligroso asesino ha entrado por la parte trasera de la casa...Si no me vuelven a ver les dejo este consejo, si quieren estar a salvo de ellos...no dejen de comprar el libro... ¡ Socorrooooo....!

¿Por qué un libro sobre los perfiles de los asesinos?

La verdad es que nos encontramos ante un proyecto que lleva mucho tiempo fraguándose. Muchas veces habíamos hablado, Abigail y yo sobre este tema, con la curiosidad de un neófito como yo y una experta como ella, sobre personajes curiosos, por decirlo de alguna manera. Hemos tenido la suerte de que “Mi expediente favorito” y la editorial Sekotia han confiado en nosotros para plasmar esas conversaciones en un libro.

Sin duda, un nuevo reto en su labor como escritor…

Debo decir que sí. Porque es muy diferente a lo realizado hasta ahora. Como los lectores saben, recientemente he publicado una biografía dedicada a Manuel Hedilla. Cuando te planteas un libro como este intentas reflejar la vida del personaje. En este libro la estructuración de la biografía es diferente. Buscas aquellos aspectos claves para que luego la profesional, en este caso Abigail, los tome prestados y estructure su perfil psiquiátrico. Si, en Hedilla nos importan todos los aspectos y, con toda seguridad los más humanos, en estos personajes se busca, por así decirlo, el morbo. Debemos explicar lo que hizo para comprender el porqué. Es un reto, pero muy agradable.

 Y como ha dicho al lado de una gran profesional Abigail Mora Sanz, psicóloga especializada en psicopatología forense, legal y criminológica, ¿Qué le ha aportado trabajar con ella?

Ha sido un placer. La verdad es que es la primera vez que he escrito un libro a cuatro manos. Musicalmente este tipo de piezas son complicadas, porque ambos interpretes tienen que ser uno solo. No puede haber egos. La verdad es que trabajar con Abigail ha sido muy fácil. Empezamos una melodía y la terminamos sin darnos cuenta de que el libro estaba terminado. Esto es complicado. La experiencia ha sido tan positiva que estamos escribiendo la segunda parte. Y no creo que nos detengamos en este libro.

Y es curioso que la psicopatía no está considerada una enfermedad mental y es tema de debate si debe serlo o no. Que existe una atracción por los asesinos en serie lo demuestra las películas y documentales que se pueden ver en todas las plataformas que funcionan hoy en día en nuestro país en Streaming. Hay una atracción por ellos.

Considero que sí debería ser una enfermedad, a pesar de no ser un experto. La verdad es que, lo sea o no, todo este mundo es fascinante, terrorífico, perturbador, siniestro… y todos los calificativos que usted le quiera poner. Ahora bien, ciertos documentales que están en las diferentes plataformas de televisión consiguen récords de visitas. Incluso las series de televisión. Algo tienen estos personajes, sean calificados o no como enfermedad, que atraen a todos los públicos. Y debo comentar que el lector se quedará atrapado, desde la primera página, cuando lea perfiles psiquiátricos de hombres asesinos.

Tiene series como Mentes criminales que llevan muchas temporadas siendo récords de audiencia. Y esto no es malo. Por ejemplo la serie Versace de Netflix ha batido audiencias. Y, en el fondo está explicando la historia de un personaje perturbado que decidió acabar con la vida del modisto. Ahora bien, la atracción forma parte de aquella intriga que se desprende porque uno se hace la pregunta, ¿podría ser yo víctima de un personaje como este? Ahí esta la atracción. También le podemos llamar morbo. Y es que todas estas parafilias son las que atraen a la gente. Recuerde películas míticas como Psycosis, American Pshico, La matanza de Texas, El baile de los vampiros, entre otras. Todas ellas forman parte de esta atracción de la que hablábamos.

¿Por eso solo es atractivo el libro?

El libro es atractivo por muchas cosas, no sólo por el morbo. Estoy convencido que los lectores, cuando empiecen a leerlo, no podrán dejarlo. Engancha. Hemos incluido once personajes muy variados y particulares. Cada uno es único e irrepetible. De ahí su atractivo, porque el lector querrá saber más y, estoy convencido, el libro se le quedará corto y pedirá más. Pero no se preocupe, estamos trabajando en la segunda parte. Ya tiene título y será Perfiles psiquiátricos de mujeres asesinas.

No son héroes ni se les puede mitificar. Todo lo contrario. Necesitan ayuda psiquiátrica.

Tiene toda la razón. Ni son míticos ni héroes. A personajes como Chikatilo, Fisch o Kürten no se les puede mitificar. Ahora bien, sobre ellos se ha rodado películas. Quizás una mítica, por eso lo elegimos para el libro, es M, el vampiro de Dusseldorf, dirigida por Fritz Lanz e interpretada por Peter Lore. Los cinéfilos la recordarán. En aquel tiempo se estrenaron Drácula de Bela Lugosi, Frankenstein de Boris Karloff y M de Peter Lore. Estamos hablando de la mejor época del cine de terror. Evidentemente M forma parte de ese misticismo cinéfilo. Pero esto es una excepción. Nunca los podemos mitificar o imitar. El problema es que el cine alivia el dramatismo que hay detrás de todas estas historias.

Perfiles Psiquiátricos de Hombres Asesinos aborda dicha cuestión en profundidad para dibujar un perfil veraz y fundado del asesino en serie como un sujeto carente de empatía, lo que le predispone a asesinar si de ese modo satisface sus pulsiones básicas. Pero, ¿qué diferencia realmente a un psicópata del que no lo es, cuando ambos sujetos cometen horrendos crímenes?

Dentro de los asesinos en serie hay tres tipos. Tenemos los organizados, los desorganizados y los mistos. Los primeros son conscientes de lo que están haciendo y no son personas enfermas. ¿Por qué? Saben lo que están haciendo, quieren hacerlo y disfrutan haciéndolo. Muchos de ellos -por no decir la mayoría- cuando acaban de asesinar, piensan en lo que acaban de hacer y se dan cuenta de los errores. Por eso vuelven a asesinar, para corregir los errores cometidos. Ahora bien, desde la primera hasta la última víctima, todos cometen horrendos crímenes y ninguno de ellos excusable.

¿Qué es lo que aporta de novedoso este trabajo?

La novedad es la intervención de una psicóloga, como Abigail, que, volviendo al tema anteriormente hablado de la mitificación de estos personajes, los desgrana, los abre en canal y rompe cualquier intento de acercamiento cariñoso hacia ellos o mitificación. Si uno ha podido ser en algún momento de la obra un poco romántico, en el momento de explicar ciertas historias, luego bien ella y rompe el romanticismo. Bromas aparte, es importante la labor llevada a cabo tanto por Abigail como por mí, en el sentido de dar a conocer unos personajes desde las dos vertientes. Primero biográficamente y luego psicológicamente. Con lo cual el lector tiene un análisis completo de estos personajes y, como he dicho, se quedará atrapado y pedirá más.

https://criteriaclub.es/tiendaonline/es/novedades/3703-perfiles-psiquiatricos-de-hombres-asesinos-9788418414299.html