“La belleza en una ciudad como Madrid está en lo que sucede en un abrir y cerrarde ojos, en la inflexión de una mirada o un gesto, en una armonía compositiva que sólo ha llegado a existir porque la capta un fotógrafo, pero que de otro modo desaparecería sin huella. En Madrid casi no hay más paisaje que el paisaje humano, que es el territorio privilegiado de la fotografía”, el escritor Antonio Muñoz Molina define con estas palabras a la capital en el prólogo del libro Madrid.

Esta obra, presentada ayer por la delegada de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy, es un relato fotográfico de la ciudad que recoge en 160 imágenes la esencia de los madrileños a lo largo de dos siglos de historia y muestra una urbe que siempre ha sido muy exigente consigo misma y ha sabido vencer a las adversidades. Editado por La Fábrica, en colaboración con el área que dirige Levy, la presentación de hoy ha contado con la presencia del presidente de la editorial, Alberto Anaut, así como de los fotógrafos César Lucas y Ouka Leele, que han participado en el libro.

“Una de las señas de identidad de Madrid es la multitud de sus caras y sus voces infinitas”, ha destacado Levy, “por eso, la esencia de la ciudad no la puede captar el objetivo de una sola cámara. Este libro es una sinfonía de miradas, porque hacen falta muchas perspectivas para contar una ciudad como Madrid” 

Este volumen reúne miradas de autores muy diversos: desde las geniales fotografías de Alfonso Sánchez, quizá el mayor cronista gráfico del Madrid de inicios del siglo XX; a las imágenes prebélicas y de guerra de Henri Cartier-Bresson, Robert Capa y Gerda Taro; el retrato de la posguerra de William Klein, Francesc Català-Roca, Ramón Masats, Inge Morath o Cas Oorthyus; la incipiente sociedad del desarrollo que inmortalizaron fotógrafos de aquí y de fuera como Gianni Ferrari, Ferdinando Scianna o Joana Biarnés; las míticas imágenes de la movida madrileña de Alberto García-Alix, Miguel Trillo, Ouka Leele o Pablo Pérez Mínguez; y el ambiente cultural, social y económico del siglo XXI desde la mirada de Cristina García Rodero, Alex Webb o Thomas Struth.

Seis periodos temporales

Las 160 imágenes de este libro se estructuran en seis periodos temporales que discurren entre 1900 y 2020.

En el primero de ellos, 1900-1930, Madrid se adentra en un nuevo siglo con el objetivo de convertirse en una gran metrópoli al estilo de las grandes capitales europeas. Con la inauguración del metro en 1919 y la Gran Vía, Madrid va desarrollando una nueva personalidad captada por autores como Alfonso Sánchez, Francisco Goñi, Luis Ramón Marín o Antonio Passaporte. 

El florecimiento cultural e intelectual de la Segunda República y la dura réplica de la destrucción que trajo consigo la Guerra Civil se reúnen en el capítulo dedicado al periodo comprendido entre 1931 y 1939, con imágenes de autores como Henri Cartier-Bresson, Robert Capa y Gerda Taro.

Entre 1940 y 1960, grandes fotógrafos españoles como Ramón Masats, Francesc Catalá-Roca, Paco Gómez, César Lucas, o Campúa fueron testigos de la reconstrucción de una ciudad que luchaba por salir adelante, llena de desigualdades y con una población en aumento por la migración del campo a la ciudad. Una evolución que también llamó la atención de fotógrafos extranjeros como William Klein o Cas Oorthuys.

Entre 1961 y 1976, España lucha por abrirse al mundo con una imagen ligera y atractiva que ponga en segundo plano las rígidas costuras de la dictadura. Fotógrafos como Gianni Ferrari, Joana Biarnés, Henry Clarke, Raymind Depardon o Gonzalo Juanes retrataron a figuras de Hollywood y fenómenos de masas como los Beatles, viviendo la noche y poblando las calles de una ciudad que destila glamour y ganas de abrirse al mundo.

La muerte de Franco trajo consigo uno de los movimientos más efervescentes de la cultura madrileña, la movida. Un periodo de apertura y experimentación que supieron captar como nadie autores como Alberto García-Alix, Pablo Pérez Mínguez, Ouka Leele o Miguel Trillo y cuyas imágenes se recogen en el periodo comprendido entre 1977 y 1991 del libro.

El último periodo, comprendido entre 1992 y 2020, reúne imágenes de una ciudad transformada definitivamente en metrópoli. Una capital multicultural y cosmopolita con una oferta cultural incontestable y una personalidad propia que sitúa a Madrid en el foco internacional.