Estos son los futuros legionarios; muchos de ellos han escrito con su sangre las páginas de este libro y yo les contemplo con la simpatía de los que van a encaminar sus vidas juntos.

 

I-                    La organización

Octubre 1920

Al embarcar en Algeciras, se apiñan en las barcazas, al costado del barco, un centenar de hombres de distintos aspectos; al lado de los trajes azules de mahón, blanquean los sombreros de paja, trajes claros, rostros morenos curtidos por el sol, hombres rubios de aspecto extranjero y jóvenes mozalbetes de espíritu aventurero. Silenciosos, dirigen su mirada enigmática al barco que les ha de conducir a Ceuta y momentos después desfilan rápidos por las escalinatas, dirigidos por una clase.

En el barco, en franca camaradería, comienzan las bromas y distracciones, forman un corro sobre la cubierta, el juego del paso se generaliza y pronto españoles y extranjeros saltan y ríen dando al olvido su vida anterior. Parece que vuelven a ser niños; pero los fuertes vaivenes del barco imponen la formalidad y mientras unos se tumban, otros en pie dirigen su vista hacia la costa, adonde les lleva su nuevo destino.

Estos son los futuros legionarios; muchos de ellos han escrito con su sangre las páginas de este libro y yo les contemplo con la simpatía de los que van a encaminar sus vidas juntos.

Al llegar a Ceuta, una gasolinera se acerca rápida; en ella se distingue la silueta de nuestro Teniente Coronel Millán Astray, que, con gesto enérgico, agita su gorro en el aire; en el muelle nos abrazamos (Ya estamos juntos! Allí está el Jefe, y en el barco llega el material para la obra.

En minutos, desembarcan y forman los futuros legionarios, la gente se agrupa, se hace silencio y la voz enérgica del primer Jefe da la bienvenida a sus nuevos soldados que desfilan hacia la población. Se alejan en silencio profundo, con las cabezas erguidas y el paso firme, como aquellos que están poseídos de lo que significa ser soldado. Presenciando el desfile, la emoción nubla nuestros ojos, (es nuestro sentimiento legionario que alborea!

Entra en el cuartel la expedición, a su paso se agrupan los llegados en días anteriores, deseosos de saludar a los nuevos camaradas; pero éstos son conducidos a un pequeño patio donde ha de hablarles nuestro Teniente Coronel; con palabra elocuente les dice el compromiso que van a contraer; la Legión les abre sus puertas, les ofrece olvido, honores, Gloria; se enorgullecerán de ser legionarios; recibirán sus cuotas y percibirán los haberes prometidos; podrán ganar galones, alcanzar estrellas; pero a cambio de esto, los sacrificios han de ser constantes, los puestos más duros y de más peligro serán para ellos, combatirán siempre, morirán muchos, quizá todos...

Los futuros soldados le miran fijos, parecen sentir sus palabras, y en algunos de los ojos de aquellos curtidos rostros se ve brillar la emoción; pero aún es tiempo, con una sola palabra pueden volver a sus puntos de origen; les basta con decir al médico que les duele la garganta, cuando les pasen el último y definitivo reconocimiento. No es necesario; en forma solemne y con las gorras y sombreros en alto, juran morir por la Legión.

Salen de filas los extranjeros; entre ellos se adelanta un alemán, antiguo oficial de la Guardia; otro italiano, aviador en su país, dos franceses, cuatro portugueses y un maltés; todos ellos con acento firme y en voz alta responden a las preguntas que les dirige el Jefe; avanzan luego los que han servido en el Ejército con anterioridad; guardias civiles y carabineros licenciados, antiguos soldados y clases del Ejército, el militar de profesión, el que sólo ha nacido para ser soldado.

Horas después, el reconocimiento médico ha apartado de este contingente una veintena, entre enfermos crónicos y hombres agotados o poco resistentes, sin salud para ser legionarios, y había que contemplar a aquellos náufragos de la vida suplicar y aun llorar para ser enganchados.

Entre ellos se distingue, por su interés en quedarse, un joven de aspecto enfermizo cuyos ojos lloran:

(Señor, déjeme ser legionario! -dice suplicante-, que yo le prometo ser muy buen soldado. Mire usted que es una penitencia.

Y refiere cómo abandonó el convento en que iba a hacer sus votos atraído por el mundo, luego arrepentido quiso volver a él, y el Prior le puso, como penitencia para recibirle, que probase su vocación sirviendo como voluntario en la Legión Extranjera; si pasados cuatro años seguía con este pensamiento, podría reingresar en el convento.

El Jefe le mira, hubiera querido complacerle, pero su aspecto es tan débil que no podría resistir la vida de la Legión. No es posible, volverán a sus hogares. Los declarados útiles entran de lleno en la vida del cuartel.

EN LA POSICIÓN A, a tres kilómetros de la Plaza, empieza la organización de las primeras unidades de legionarios, cobran las cuotas de enganche, que alegremente gastan en la población, y en unos días de orgía se despiden de los placeres y atractivos de la vida ciudadana.

El 16 de octubre se ordena marchen a Riffien las tres primeras compañías organizadas, que pasan a constituir la primera Bandera de la Legión. Este lugar ha de ser en lo sucesivo cuartel de legionarios.

La instrucción comienza; en las explanadas los pelotones de legionarios se instruyen bajo la dirección de los oficiales, otros al pie del monte efectúan sus primeros ejercicios de tiro, pues muy pronto las necesidades de la campaña les han de llevar a un puesto de vanguardia.

Un grupo de cuarenta de estos soldados reciben orden para salir como acemileros a las operaciones de Xauen; los compañeros les ven marchar con sana envidia; todos ansían la ocasión de demostrar sus entusiasmos; y aquéllos, felices, alcanzan el honor.

La novela de la Legión empieza a tejerse. La vida ha reunido en sus filas hombres tan distintos que, perdidas en el mundo sus vidas, hoy se relacionan y unen; aquí se encuentran hermanos separados desde hace muchos años; cada día que pasa salen a la luz más detalles de su interesante historia. Hoy es un legionario de edad madura y aspecto de hombre cansado el que cruza la calle; lleva la cabeza alta como los legionarios, pero su paso es algo perezoso, la plata de los años blanquea sobre sus sienes y salpica su barba descuidada; al pasar ante un oficial del Ejército, levanta su brazo para saludarle; el oficial se detiene se miran unos segundos y se abrazan llorando... Este oficial era su hijo... (Por qué distintos caminos les empujó la vida!

Otro día es el Teniente Coronel el que nos relata una anécdota de un legionario. En la puerta de su casa, un soldado alto, de barba rubia y rostro curtido, con aspecto de hombre de mar, permanece firme; con su mano derecha suspende un enorme pescado: ∗Mi teniente coronel -dice-, me he pasado la noche pescando este pescado para usía y aquí se lo traigo.'' Lo que había cogido por la noche era una Αmerluza≅ que aún le duraba y había pernoctado fuera del campamento.

En la vida del cuartel se registran sucedidos curiosos; soldados que al ir a cobrar las sobras se olvidan del nombre que han dado al filiarse y tienen que acudir a mirar una nota escrita que llevan en el bolsillo. Otro legionario llega retrasado cuando se pagan las sobras (recibe este nombre el dinero que diariamente recibe en mano el soldado), se presenta al oficial y éste le pregunta: )qué quieres, las sobras? -Lo que deseo es lo lícito, no quiero sobras, contesta el interrogado dolido.

Así se van sucediendo mil episodios de la vida de estos hombres que bajo las Banderas de la Legión se sienten caballeros.

UNA LLAMADA al teléfono pone en conmoción al campamento; el Teniente Coronel da aviso de que un General inglés nos va hacer el honor de visitarnos, las órdenes para la información se suceden y un rato antes, al formar las compañías, se dice a los soldados que va a revistarnos un General extranjero.

Las unidades esperan formadas en orden de parada; un cornetín señala con sus notas agudas la llegada del visitante, suenan la Marcha Real inglesa y española y los legionarios firmes, inmóviles, como estatuas, se presentan en su primera revista. La música interpreta el Tipperary y con la alegre marcha inglesa revista la fuerza, seguido de nuestro Teniente Coronel, el veterano General de los campos de Europa.

Momentos después desfilan los legionarios. Es la primera vez que marchan reunidos; contados fueron sus días de instrucción; pero sus espíritus despiertos lo hacen todo, y poniendo sobre el hombro las armas, marchan con la gallardía y soltura de viejos soldados. La felicitación del general inglés fue el más alto honor para nosotros. Se iba satisfecho de su visita; el tiempo vino a ratificarlo; recientes están aún sus palabras en la prensa inglesa en defensa de la Legión Extranjera española, que conoció en sus albores.

Unos días después y en el llano del Tarajal se celebra la Jura de la Bandera de los legionarios alistados. A la hora señalada concurren en el llano las tres primeras Banderas en organización, y formados en tres extensas líneas, presentan las armas al paso de la sagrada Bandera; el Teniente Coronel les dirige breves palabras y les toma el juramento de fidelidad; a sus frases responden los legionarios con el gorro en alto jurando morir por la Legión, y besando la sagrada enseña desfilan marciales oficiales y soldados.

A los acordes de la Marcha Real se aleja por la carretera la Bandera en que prestaron su juramento los soldados, la vemos alejarse con emoción pero sin pena, (no es nuestra propia Bandera, que aún tenemos que ganar...!

 

 

II-                  De Riffien a Uad-Lau

 

El camino que seguimos serpentea a lo largo de la costa y después de remontar uno de los espolones de la montaña, coronado con una torreta, damos vista a un reducido y pintoresco vallecito...

 

El día 2 de noviembre llega al campamento la orden de salida para Uad-Lau; el campamento hervía, la noticia era comentada, todos se disponían a preparar su marcha. Se entregan los equipos y los nuevos correajes ∗Mills+ de lona inglesa; los oficiales les explican la manera de ajustarlos y atienden a los mil preparativos de una tropa que, al moverse por vez primera, verifican con aturdimiento.

En la extensa explanada, al ruido del trajineo, se mezclan las órdenes y voces de mando. La llegada del nuevo ganado viene a aumentar el trabajo, se nombran los nuevos acemileros, se recoge el material y ultiman las disposiciones para la próxima partida.

El toque de silencio no pone fin al trabajo en esta noche; la luz de los faroles se ve ir y venir, y mientras la tropa, rendida, se entrega al descanso, siguen los oficiales y clases su tarea. Es ya muy tarde cuando el campamento duerme.

El amanecer del nuevo día coge a los legionarios levantadosla Babel del campamento se pone en movimiento, nadie está ocioso, todos trabajan para preparar la salida; una caravana de moros sube la calle principal del campamento; les conduce un oficial de policía; son los indígenas que han de ayudar a llevar la impedimenta.

Al toque de corneta forman las unidades, llega la hora de partida y a los compases de las cornetas desfilan los legionarios por la calle del poblado; detrás, perezosamente, marchan los mulos de la impedimenta.

La marcha se hace sin incidentes, la tropa camina a buen paso, las canciones se elevan de entre las filas y con los cantos regionales al ternan algunas de las canciones legionarias, las canciones de los soldados, las que ellos mismos han compuesto.

El sol se pone cuando damos vista al poblado del Rincón, término de la marcha. A la derecha de la carretera, las lagunas del Sir relucen como un lado de plata bajo los negros crestones de la sierra de Antera, y en la rinconada formada por el cabo Negro, inmediatas a la playa, blanquean las casas del poblado muerto, al reducir su guarnición se acabó el tráfico que a su calor VIVIR y las cantinas, con sus grandes letreros, permanecen cerradas. Este es el fin de muchos de los lugares donde se estabilizan las columnas; a su abrigo se van formando pueblos que luego languidecen y casi mueren al alejarse los soldados.

Los cantos siguen y el estribillo de la canción legionaria persiste en la columna:

Legionario, legionario soy,

Y mi niña, dice, cuando a verla voy,

(Niño mío!, yo quiero ser la primera

Que se abrace a la Bandera Ganada por la Legión...

Sólo detrás, en la retaguardia, se escuchan los juramentos de los acemileros en lucha con los mulos. Varias cargas tiradas por tierra retienen a su inmediación a los soldados de la retaguardia con su oficial, servicio éste de lo más penoso en campaña; no ha de dejar nada tras de sí, debe entrar el último en el vivac. Así llega, ya entrada la noche, al campamento, en busca del merecido descanso, la sufrida sección de este servicio.

AL DÍA SIGUIENTE se reanuda la marcha a Tetuán. Raya el alba cuando se alinea, sobre la carretera polvorienta, la Bandera con su impedimenta, y pronto se rompe la marcha en dirección a Tetuán; a la salida del desfiladero el calor se hace sentir, no obstante ser esta época la del clima más agradable en esta zona, y los soldados recorren la recta carretera esperando dar vista a la ciudad de las mezquitas. Las conversaciones se animan; un cabo, antiguo oficial del Ejército, cuenta a otros sus operaciones en aquellos campos; vivió en Tetuán donde tiene amigos y amigas y su escuadra lo pasará bien; otro explica a los camaradas inmediatos la situación, a la derecha, de la finca Ruiz Albert, donde se produjo la agresión, comienzo de la campaña; un cabo habla de Alarcón y de la descripción que hace de la ciudad, y todos esperan contemplar la paloma dormida.

Un grito de alegría parte de la vanguardia, (Ya se ve Tetuán!, las siluetas de sus torres se dibujan en el horizonte y el griterío recorre las filas; al final de las huertas, majestuosa Y blanca, se alza la ciudad; la alcazaba destaca sus murallones ocres sobre las albas casas y a su píe, como ropa tendida, blanquean las sepulturas y azulejos de los cementerios.

Las huertas de la vega han recobrado su antigua paz; la guerra se ha alejado de aquellos lugares y sus torres blancas y cerradas sirven de recreo a los ricos de la ciudad, a cuyos muros nos aproximamos.

En la Puerta de la Reina se detiene la columna; ante nuestros ojos se presenta la parte más bella de la huerta tetuaní, las casitas blancas duermen entre el verde arbolado y en el fondo del valle de Kitzan, sobre una pequeña colina de espesos olivos, se levanta la torre del Morabo.

Por esta puerta, entran en la ciudad gentes del campo: moras sucias y desgreñadas, cargadas con haces de leña; burros enanos que se tambalean con su pesada carga y moritos chicos de caras sucias, que miran con curiosidad a los nuevos soldados, -(Paisa, trai pirra! -es su saludo favorito, y algunos espléndidos les arrojan alguna moneda que se disputan, mientras otros, más prácticos, les contestan con dichos y bromas.

Después de un pequeño alto, desfilan por la plaza de España, ante nuestro general en jefe, los legionarios; la gente se apiña a su paso. Y es ante el desfile de estos recios soldados cuando se sienten las grandezas de la raza.

A la caída de la tarde Y después de un largo descanso, llega a las lomas de Beni-Madan la Bandera en marcha. Una hora antes había salido la impedimenta con una sección de protección y guías indígenas.

El sol se pone cuando se trata de establecer el vivac, pero los acemileros y moros no aparecen, se han perdido de vista; sin duda, han tomado otro camino Y les habrá sorprendido la caída de la tarde; se sube a las alturas, se mira el horizonte, pero la noche va tendiendo su velo, las sombras se confunden, el vivac se establece y el convoy no llega. Aunque la región está pacificada, se hace necesario buscar la impedimenta, saber donde acampan, y varios policías salen en busca de la unidad perdida.

El alférez Montero manda el convoy; son sus primeros pasos en África. La noche cierra y todos pensamos en la Αpapeleta≅ del joven alférez perdido durante su primera noche en los montes africanos.

La ausencia del convoy nos priva de los víveres e impedimenta, pero unos mulos que, rezagados en la marcha, siguieron nuestro camino, nos permiten condimentar una sopa, y en el poblado cercano se compra un toro para preparar un asado; esta es la comida improvisada del soldado. Nuestro menú no tiene variación del anterior y con la sopa tomamos unos trozos de solomillo asado que saben a lamparilla de iglesia y que en aquellos momentos nos parecen sabrosísimos.

Al acostarnos aquella noche, sin mantas, sobre la dura lona de las camillas, nos hacemos todos la misma pregunta: )qué será del convoy? )qué hará Monterito?

El galopar de unos caballos nos despiertan; son los policías que salieron en busca del convoy; no han encontrado nada, han recorrido los caminos, han gritado inútilmente. Hay que esperar la mañana.

EL TOQUE DE DIANA anima el campamento, pero mucho tiempo antes se siente el pasear de los legionarios. El frío les ha levantado del suelo. La ausencia de los equipajes nos iguala en confort, y amanecemos sentados al lado de las cocinas, esperando una sopa que la falta de café nos impone; y con esto y una lata de mermelada encontrada en el morral de un asistente, organizamos nuestro desayuno.

Antes de emprender la marcha hacia Misa, mandamos por nuestra derecha en busca del convoy, que se nos une al poco tiempo. Llegan rotos y negros, como si hubiesen pasado la noche entre carbón. Unos y otros se miran y ríen entre bromas y chascarrillos.

Hacemos un descanso en la marcha y sentados en una choza de la playa Sla (cafetín de pescadores), el alférez Montero nos refiere ante unos vasos de rico té su primer episodio de la campaña.

Les sorprendió la noche, los guías les habían llevado por otro camino y al notar que el sol se ponía sin ver venir a la columna, quiso Montero buscar un sitio a propósito para el vivac, y en una calva del monte se estableció sin notar que ocupaba una parcela quemada que fue lo que les tiznó cual carboneros. La noche la pasaron en silencio profundo, temiendo ser sorprendidos; desconocían la fidelidad de los moros de estos aduares y por esto callaron cuando se oían llamar por los indígenas que pasaron a muy pocos pasos de ellos. (La montiru!, acemileros, creían entender. Por esto no durmieron aquella noche.

El camino que seguimos serpentea a lo largo de la costa y después de remontar uno de los espolones de la montaña, coronado con una torreta, damos vista a un reducido y pintoresco vallecito rematado por extensa y tendida playa; en el centro del valle se alza, en una pequeña colina, la casa oficina del puesto de policía, y en la orilla del mar, cual delgadas piraguas, se mecen las barcas de los pescadores al efectuar el tendido de las redes, que más tarde retiran, en larga fila, una veintena de indígenas con paso rítmico.

En este valle y a la orilla del mar establecemos nuestro campamento; el martilleo de los pequeños mazos sobre los piquetes se hace sentir y, simétricas, se van alzando las lonas kaki de las tiendas individuales; delante, en las tiendas de los oficiales, ondean, con vivos colores, los banderines de las compañías.

El cielo está nublado, la tormenta se avecina y en pocos minutos una lluvia torrencial hace correr a los soldados a guarecerse bajo las lonas, otros, más prácticos, se instalan en los cafetines morunos, que ganan en unas horas lo que no han ganado en muchos meses. Allí sirven la pequeña sardina a la usanza del país, que salan y asan sobre las brasas; sardinas que, con el consabido té moruno, nos compensan de la vigilia de la noche anterior.

La lluvia pasa pronto y los legionarios empiezan los juegos. En la plaza corre el balón y, entre bromas y canciones, pasa la tarde. El sol se pone, las cornetas rasgan el espacio, suena la oración, los soldados, firmes, saludan en silencio y en estos instantes de mudez y recogimiento parece que como un torbellino recorre el pensamiento la ola del recuerdo. Al morir el día, el campamento torna al descanso y en la noche fría y nublada sólo se siente el chisporrotear de las hogueras y los pasos tranquilos de los centinelas.

LA ULTIMA JORNADA se hace penosísima; la lluvia sigue persistente, y el barro dificulta la marcha de la Bandera por el pendiente y resbaladizo camino que, después de cruzar grandes barrancadas, remonta los más altos espolones de la montaña. En las inmediaciones de un bosquecillo encontramos dos moros armados; saludan al paso; son una pareja de policías del aduar cercano; en otra revuelta del camino, unos moritos chicos corren asustados hacia el aduar, y recorriendo este apartado y pintoresco camino respiramos la paz de esta comarca pacificada sin posiciones militares; y en la que se desconoce la agresión.

Remontando los últimos montes damos vista al alegre valle del Lau, donde se asienta nuestro futuro campamento; la presencia del mar alegra el paisaje, y libres de la lluvia, descendemos por el pendiente y pedregoso camino de los aduares. Hay trozos en que los peñascos, formando grandes escalones, hacen el paso peligroso, pero nuestros caballos, entre equilibrios y resbalones, llegan al fondo de la barrancada por donde hemos de seguir la marcha, A derecha e izquierda, las laderas cubiertas del espeso bosque impiden todo flanqueo y ofrecen el lugar más apropiado para la emboscada; a la salida de esta larga cañada, el camino se ensancha siguiendo fácil hasta el campamento.

Unas descargas de los Regulares anuncian la llegada, las cornetas baten marcha y, en correcta formación, hacemos nuestra entrada; en la plazoleta nos esperan los oficiales, que nos abrazan con el cariño de hermanos, hermandad que habíamos de confirmar un día en el combate.

Muchos de nuestros oficiales reciben la visita y demostraciones de afecto de moros de Regulares y policías que sirvieron a sus órdenes en época pasada, y tras los interminables saludos, les van recordando los hechos de aquellos que gloriosamente dieron su vida por España.

Y entre el recuerdo de nuestra campaña anterior y la solicitud y afecto de nuestros compañeros, comienza alegre nuestra vida en Uad-Lau; mientras, en el pequeño zoco del campamento, moros y legionarios fraternizan también bajo las pardas lonas de los lóbregos cafetines morunos.

 

Continuará

Por la transcripción: Julio MERINO