Podríamos decir que una buena novela se basa en dos cosas muy importantes: la historia escrita por el autor de la misma, y la imaginación del lector para representar esa historia en su imaginación. Y es que los personajes, las voces de los mismos o los diferentes escenarios son generados por el lector al leer la descripción del autor. Un mundo que solo está en la mente del lector y que puede variar de las de otros, hasta que una productora muestra interés por la historia comprando los derechos de la novela para llevarla a la pequeña o gran pantalla. Hecho que no hace más que reabrir el eterno debate: ¿qué es mejor, la película o el libro? Veamos algunos de estos ejemplos.

El color del dinero

Se trata de una película basada en el libro de Walter Tevis de 1984, bajo el mismo nombre. Logró captar la atención del gran Martin Scorsese que dirigió la cinta dos años después. Protagonizada por los actores Tom Cruise y Paul Newman, que se hizo con un Oscar por su interpretación en el largo. Basada en hechos reales, cuenta la vida de Eddie Relámpago Felson, un famoso jugador de billar, que busca algún contrincante a su altura para jugar y consagrarse como campeón. Además narra la psicología de aquellos que realizan apuestas por los diferentes jugadores. Hay que tener en cuenta que durante estos años las apuestas eran normalmente físicas, emplazadas antes del encuentro, pero hoy en día existen una amplia cantidad de plataformas que nos permiten realizar apuestas en fútbol, baloncesto, dardos o billar. Por lo que la historia sería completamente diferentes si se narrase en la actualidad.

Apocalipsis

Una novela del genio del terror Stephen King escrita en 1978. En este caso, la idea llamó la atención de la televisión estadounidense que decidió crear una miniserie compuesta de 4 capítulos basados en el libro. La historia ocurre en un mundo postapocalíptico, en el que un virus se ha extendido por el mundo. Hasta ahí la historia, lo curioso de ella es la aparición de elementos que suelen llamarnos la atención en los libros de este escritor como supervivientes compartiendo sueños. En ella podemos disfrutar de diversos escenarios, entre los que se encuentran un casino, con todos los elementos que lo identifican, presentes en las actuales páginas de casinos online, como lo último en slots, mesas de póker o juegos de ruleta.

Blade Runner

Protagonizada por el actor estadounidense Harrison Ford y con la dirección de Ridley Scott en 1982, es ya un clásico del cine de ciencia ficción, con ciertos toques de cine neo-noir. Se basa en la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick. Nos muestra un mundo futurista en el que réplicas de humanos se fabrican y se trasladan a colonias fuera de la Tierra. Pero no todo quedará ahí, el cazarecompensas Rick Deckard (interpretador por Ford) les hará frente. Está considerada como una de las películas de culto dada las connotaciones filosóficas que contiene.

Esta es solo una pequeña muestra de la relación que tienen la literatura y el cine, que han creado grandes aventuras juntos. No olvidemos que transmitir una historia escrita en un formato audiovisual no es nada fácil, ya que son muchos los factores que hay que tener en cuenta, pero que pueden ser utilizados en favor de la historia. Y tú, ¿te quedas con el libro o con la película?