Reconozco que he disfrutado de una historia real, cautivadora, grata, sencillamente abrumadora. Es un magnífico libro. Emocionante.

Es de la clase de lectura que te engancha de principio a fin y que volverías a leer. Hablamos de un personaje mediocre, envidioso: Aníbal Calero, un hombre culto, educado,  periodista, que también  ejerce de secretario del General Sanjurjo.

Calero es un hombre codicioso, poco trabajador, putero, tan escaso de fuerza física como de vigor moral. Traicionó a la Legión y a la Falange.

A cuchillazos se libró de Pilar, una joven  novia que se cansó de  mantenerlo, de mentiras, de esperas. Aníbal  deambuló de ciudad en ciudad, de  cárcel en cárcel, hasta llegar al penal de Cartagena. 

Felicidades, Moisés. Paciente y  productiva labor de investigación la tuya, este libro deja al descubierto la vida de un buen número de personas anónimas para mí, hasta ahora. Enhorabuena.

Captura_de_pantalla_2020-06-01_a_las_17.49.12