Hace algo más de tres décadas conocimos al escritor sobre temas históricos que tienen que ver con Balears, Juan Negreira. Nos llamó –o le llamamos– porque había escrito un libro sobre la División Azul. Hoy nos volvemos a citar debido a que ha escrito otro, también sobre la misma temática, al que ha dedicado más de 800 páginas. «En primer lugar y sobre todo porque actualmente existe una gran demanda e interés por esta unidad de voluntarios anticomunistas –dice–. Pero, sobre todo en mi caso, es porque mi primer libro sobre el tema se publicó en 1991, es decir hace ya 31 años, y en este periodo de tiempo, en el que nunca he dejado de investigar, se han abierto múltiples posibilidades documentales y bibliográficas.

¿Cuál es la aportación balear a esa guerra?

–Tengo localizados y estudiados un total de 600 hombres, quienes hay que dividir en tres grupos: los nacidos en el Archipiélago y que salieron de él, los también nacidos en el Archipiélago que salieron del resto de España (incluido el Protectorado de Marruecos); y los no nacidos en Baleares pero que salieron de estas islas. Desglosado vendrían a ser 472 voluntarios alistados en Baleares y 128 en la Península y Protectorado. Esto queda mucho más claro viendo sus respectivas fichas, pues incluyo un extenso apéndice que he titulado Diccionario biográfico con todas y cada una de estas biografías.

‘Prietas la filas. División Azul 1941-1975’

¿Acaba de definirlos como voluntarios, cuando hay quienes afirman que no fueron tal, sino más bien obligados?

–En este libro de más de ochocientas páginas, y con un total de noventa tablas, desmenuzo prácticamente mes a mes la evolución de dicho voluntariado, demostrando documentalmente que dicha obligatoriedad nunca existió, más bien al contrario, los hubo que ni en 1941 ni en 1942 pudieron obtener plaza, pues existían numerus clausus para cada capitanía. Por poner un ejemplo: en 1942, cuando más efectivos salieron de Baleares, se presentaron voluntarios 581, pues bien, de estos solo obtuvieron plaza 439, es decir un 39,6% no vieron cumplidos sus deseos. ¿Para qué obligados si sobraban voluntarios?

Solo 600 soldados de tropa baleares de un total de 50.000 hombres, ¿A qué se debió?

–Como ya he comentado, única y exclusivamente a los cupos marcados por el Ministro del Ejército para las distintas capitanías. Muchos de ellos procedentes de pueblos se trasladaron a Palma porque el cupo era mayor. En la Península los había que se trasladaban en tren donde los cupos eran mayores, aquí al ser islas lo dificultó. Pero quiero hacer una salvedad, no fueron 600 hombres de tropa, entre ellos hubo 5 comandantes, 18 capitanes, 37 tenientes y 7 alféreces, además de 141 suboficiales.

‘Prietas la filas. División Azul 1941-1975’

¿Por qué el título de ‘Prietas las filas, División Azul 1941-1975’?

–Los soldados que comparten unidad en combate, generan un sentimiento de camaradería que en su inmensa mayoría los acompañará ya para siempre. Eso ha pasado siempre y seguirá ocurriendo. Los divisionarios a su regreso se reincorporaron a su acontecer cotidiano, cada uno según su trayectoria laboral o militar, pero siguieron estando juntos prietas las filas a través de sus respectivas Hermandades de la DA de toda España. A través de ellas canalizaron información sobre sus reclamaciones, gestiones administrativas como reclamación de haberes, pensiones, mutilaciones etc., ayudas de todo tipo a los más desfavorecidos, pues hay que romper el mito de que por haber sido divisionario se les daba casa y trabajo a todos, celebraciones como su anual misa de recuerdo a sus caídos etc. Por eso el título abarca hasta 1975, aunque en realidad debí poner hasta 1979, año en que se eliminó su calle del callejero.

Y en la edición impresa