Era costumbre entre los periódicos españoles más serios de los siglos pasados publicar en sus páginas, por capítulos diarios, las obras más significativas y conocidas de los Grandes escritores, dado que los libros eran caros y´sólo  estaban al alcance de algunos privilegiados. Era el "Folletón". Como ejemplos más curiosos podemos señalar que "La Rebelión de las masas", la obra cumbre de Ortega, se publicó como "folletón" en "El Sol"; que "Pepita Jiménez", la gran novela de Don Juan Valera, se publicó también como "folletón" en la "Revista de España" y novelas de Unamuno, de Baroja, de Galdós, de "Azorín" y de tantos más vieron la luz, antes de aparecer como libro, en las páginas de los periódicos.
             Desgraciadamente para la cultura esa costumbre desapareció con la llegada de las nuevas técnicas (y en especial de la televisión) porque se pensó que  era mucho más efectivo llevar al cine o a la televisión esas grandes obras, pero como hacer una película cuesta mucho dinero cada vez se han ido haciendo menos y hoy, salvo excepciones, las novelas de más éxito se quedan en las librerías ... con lo que cada día se lee menos, pues también los libros resultan caros.
             Por todo ello "El Correo de España" se ha propuesto resucitar el "folletón" clásico y dar a sus lectores, por capítulos diarios aquellas obras que puedan ser interesantes y oportunas. Se trata, como pueden imaginarse de un ensayo, ya que serán los lectores los que aplaudan o rechacen el experimento.
            Y comenzamos con la "nivola" ficción  "El Príncipe republicano", sin duda, la obra más polémica de Julio Merino, pero también la más oportuna, puesto que se trata de una hipótesis sobre el futuro político de España, en la que se maneja la abdicación del Rey Juan Carlos y su exilio voluntario, la posibilidad de un referéndum sobre la forma de Estado... y hasta la gran sorpresa de que Don Felipe se presente a unas elecciones y salga elegido como Presidente de la República.
            ¡¡¡  Ojo !!!... pero la "nivola ficción" está escrita el año 2011 y publicada en 2012, es decir tres años antes de que Don Carlos abdicara de verdad y nueve antes de que se ausentara de España (en la ficción Don Juan Carlos se marcha a un destierro voluntario a Suiza)
               Y dicho esto el Lunes pasen y lean las primeras páginas "EL REY ABDICA Y SE AUSENTA DE ESPAÑA" y seguro que se hacen adictos y repiten.