La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha una nueva edición de la Feria Mercado de Artesanía, un punto de encuentro del trabajo artesano de la región y del resto de España que se ha convertido en referente del sector y en cita ineludible de la Navidad madrileña. El consejero de Economía, Empleo y Competitividad, Manuel Giménez, visitó ayer la 33ª edición de esta muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo 5 de enero en el Paseo de Recoletos de la capital, desde la Plaza de Colon hasta la Calle Prim, con todas las medidas de seguridad e higiene ante el COVID-19.

Giménez ha agradecido a los comerciantes y artesanos madrileños el esfuerzo que están realizando “por adaptarse a los continuos cambios y necesidades que requiere la pandemia”. En este sentido, el consejero ha invitado a todos los ciudadanos a conocer esta nueva edición de la Feria que este año es “más segura y más necesaria que nunca”.

“Los comerciantes y artesanos madrileños han demostrado su capacidad y su responsabilidad implementando todas las medidas necesarias para garantizar una compra segura, y lo que toca ahora es que los consumidores respondamos a ese esfuerzo, apoyemos nuestro comercio y seamos también responsables”, ha afirmado Giménez.

La Feria Mercado de Artesanía, organizada por la Comunidad de Madrid en colaboración con Asociación Madrileña de Oficios Artesanos, se celebra ininterrumpidamente desde 1988 y reúne este año a 67 talleres artesanos de 7 comunidades autónomas, 60 de ellos procedentes de la Comunidad, una cifra que demuestra la enorme vitalidad del sector en la región y que convierte a la región en referente de la artesanía a nivel nacional.

Piezas únicas de cerámica, madera, textil, metal, piel, joyería son solo parte de la oferta de la Feria, que por tercer año consecutivo repite ubicación en el Paseo de Recoletos, aunque –en esta ocasión vez- con la mitad de superficie ocupada que en años anteriores, en cumplimiento de la normativa sanitaria por el COVID-19.

Para ello, se ha reducido el número de stands, todo el recorrido expositivo se realiza al aire libre, habrá control de aforos, accesos y salidas, y los visitantes disponen de dispositivos higienizantes para poder disfrutar con la máxima seguridad de las mejores creaciones artesanales.

La Feria permanecerá abierta todos los días de la semana en horario continuado de 11.00 a 21.00 horas, excepto el 24 y 31 de diciembre que lo hará de 11.00 a 15.00 horas, y cerrará sus puertas los días de Navidad y Año Nuevo.