El menaje de cocina metálico podrá ser depositado por primera vez en cualquiera de las 350 posiciones en las que cada semana, durante una hora y media, se sitúan los puntos limpios móviles de la ciudad. Sartenes, cacerolas, ollas o espumaderas de ámbito doméstico ya se admiten y se retiran con esos vehículos de recogida que estacionan cada semana a horas establecidas en los 21 distritos para dar servicio a pie de calle. Se pueden depositar hasta dos unidades de 40 centímetros de longitud como máximo, sin contabilizar el mango de las sartenes.

La mejora se incluye en el contrato de explotación de puntos limpios del Área de Medio Ambiente y Movilidad, dentro del objetivo de incidir en la concienciación ciudadana sobre el reciclaje. El Ayuntamiento de Madrid está comprometido con el impulso de iniciativas para facilitar la separación en origen y fomentar la transición europea hacia una economía circular.

Los residuos que se pueden depositar actualmente en los puntos limpios móviles son:

  • Aceite vegetal y mineral (cinco litros)
  • Ropa y calzado usado de procedencia doméstica (se recomienda depositarlos dentro de una bolsa cerrada)
  • Aerosoles (cinco unidades)
  • Envases metálicos y de plástico contaminados (tres unidades)
  • Pilas alcalinas, salinas y de botón
  • Baterías de teléfono móvil (producción doméstica)
  • Baterías de motor (una unidad)
  • Tóner y cartuchos de tinta para impresoras (cuatro unidades)
  • Fluorescentes y bombillas de bajo consumo (tres unidades)
  • Radiografías (50 unidades)
  • Pinturas, disolventes y envases con restos de estos residuos (cinco kilos)
  • Pequeños aparatos eléctricos
  • Elementos electrónicos (una unidad)
  • CD, DVD y cintas de vídeo (20 unidades)
  • Cápsulas de máquinas domésticas expendedoras de café, jeringuillas y agujas hipodérmicas de origen doméstico (30 unidades)
  • Neumáticos de bicicleta (una unidad)
  • Tapones de plástico de recipientes domésticos
  • Y, a partir de ahora, también, el menaje metálico.