La Comunidad de Madrid critica que el Real Decreto-ley de ahorro energético aprobado por el Gobierno central convierta a Madrid en la única gran capital europea cuyos escaparates queden a oscuras a las diez de la noche, con las consecuencias que ello supone en materia de seguridad o de impacto para el turismo.

Así lo ha señaló ayer el consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Javier Fernández-Lasquetty, en su visita a San Lorenzo de El Escorial, donde recorrió varios comercios y negocios locales con motivo de las fiestas patronales de San Lorenzo. Fernández-Lasquetty ha resaltado que este sector representa el 25% del PIB del municipio, y ha puesto de manifiesto que apagar sus negocios tan pronto no les ayudará a superar la crisis provocada por la guerra en Ucrania, además de interferir en competencias autonómicas.

 

“En la Comunidad de Madrid hay libertad de horarios comerciales, como en muchas zonas turísticas de España. ¿Les van a obligar a quitar las luces a las 22:00 horas aunque sigan abiertos?, se ha peguntado, para aconsejar posteriormente al Ejecutivo que, “en lugar de imponer sanciones, se centre en reducir el precio de la luz”.