Con Donald Trump asistimos a la irrupción del llamado "escenario teleonómico" (en contraposición al "escenario teleológico" actualmente vigente), que vendrá marcado por dosis extremas de volatilidad y que tendría su plasmación en el ascenso meteórico de la nueva estrella del firmamento neoliberal español, Isabel Díaz Ayuso. Así, Ayuso se habría convertido en el vivo reflejo de la incongruencia trumpiana y con la ayuda inestimable de su asesor, Miguel Ángel Rodríguez, Ayuso habría conseguido suplir las deficiencias en su gestión pública así como el desconocimiento de su programa electoral por parte de los electores con el impacto mediático de sus intervenciones públicas y se habría convertido en una "rara avis" que consigue desarbolar cualquier estrategia opositora que sea mínimamente racional.

Populismo de Ayuso

El ideario de Ayuso incluiría los puntos esenciales del ideario populista: Maniqueísmo (Comunismo o libertad), culto al líder y finiquito de lo "políticamente correcto". Así, el pensamiento de Ayuso sería rígido e incorregible: no tiene en cuenta las razones contrarias, sólo recoge datos o signos que le confirmen el prejuicio para convertirlo en convicción y sufre de un delirio de grandeza que provoca que "el individuo se crea dotado de un talento y un poder extraordinarios debido a que las deidades le han elegido para una alta misión"(Derrotar al Socialismo).Asimismo poseería un ADN dotado de la triple enzima trumpista (autocracia, instauración del paraíso neoliberal y retorno al "pensamiento único heteropatriarcal") y perseguiría la instauración de un sistema autocrático, forma de gobierno ejercida por una sola persona, para lo que necesita una mayoría absoluta. La autocracia seria una especie de parásito endógeno de otros sistemas de gobierno (incluida la llamada democracia formal) que partiendo de la crisálida de una propuesta partidista elegida mediante elecciones libres, llegado al poder se metamorfosea en líder Presidencialista con claros tintes totalitarios (centralista, heteropatriarcal e inflexible), por lo que Ayuso sería la heredera natural del legado trumpista

La propaganda de Ayuso estará dirigida no al sujeto individual sino al Grupo en el que la personalidad del individuo unidimensional se diluye y queda envuelta en retazos de falsas expectativas creadas y anhelos comunes que lo sustenta, doctrina condensada en un lema maniqueísta (Comunismo o libertad) y en un ideario que incluirá los puntos esenciales del populismo: culto al líder y finiquito de lo "políticamente correcto". Asimismo, su estrategia electoral se basará en la defensa del paraíso neoliberal madrileño, como último reducto de las libertades individuales frente al "Estado Totalitario Socialista" en la creencia de que el electorado madrileño primará el "panem et circenses" ayusiano frente al vértigo del "Régimen totalitario propugnado por Pablo Iglesias".

¿Será el coronavirus el cisne negro de Ayuso?

La teoría del Cisne Negro fue desarrollada por Nicholas Taleb en su libro "El Cisne Negro (2010) en el que intenta explicar "los sesgos psicológicos que hacen a las personas individual y colectivamente ciegas a la incertidumbre e inconscientes al rol masivo del suceso extraño en los asuntos históricos". En efecto, nuestra mente es capaz de secuenciar únicamente fragmentos de la secuencia total del inmenso genoma del caos, con lo que inevitablemente recurrimos al término "efecto mariposa" para intentar explicar la vertiginosa conjunción de fuerzas centrípetas y centrífugas que terminarán por configurar el puzzle inconexo del caos ordenado que se está gestando y del que Ayuso sería deudor.

La presentación por PSOE y Cs de una moción de censura contra el Presidente de Murcia, el popular López Miras, le habría obligado a revisar su actual estrategia e incorporar a su bagaje político la llamada inteligencia maquiavélica, consistente el "uso de comportamiento cooperativos o combativos que le puedan reportar mayores posibilidades de adaptación en función de una situación concreta" y que tendría su plasmación en la convocatoria de Elecciones anticipadas en la Comunidad de Madrid para el mes de Mayo. Asimismo, la inteligencia mediática se distingue por "una extraordinaria capacidad para encontrar las debilidades ajenas y utilizarlas en beneficio propio así como de realizar acciones complejas que pueden no ser entendidas en un principio por sus votantes pues sus metas se proyectan hacia un futuro mediato(Presidenta del PP) y cuyo primer paso sería lograr la mayoría absoluta en las próximas elecciones madrileñas para seguir apostando por la economía en detrimento de la salud a la espera de realizar su sueño secreto: vencer a Pedro Sánchez en las próximas Elecciones Generales del 2023.

Sin embargo, la frivolización del coronavirus por parte de Ayuso así como su dilación en la adopción de medidas quirúrgicas en los principales focos de transmisión del coronavirus derivará en una cuarta ola en Madrid que podría ser una auténtica pesadilla con sus consiguientes efectos colaterales en forma de reguero de muertos, colapso de los servicios médicos y posterior estancamiento económico tras el confinamiento estricto a que se verá abocada la comunidad madrileña, lo que podría significar el principio del ocaso de Ayuso.