La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha el primer autobús impulsado con hidrógeno en la región, que dará servicio a la línea urbana 4 que circula por Torrejón de Ardoz. El consejero de Transportes e Infraestructuras, David Pérez, ha realizado el primer viaje a bordo del vehículo propulsado por pila de combustible alimentada por este componente, cero emisiones, perteneciente a la empresa concesionaria del servicio Alsa. Cuenta con un piso bajo integral y accesible con espacio para una persona de movilidad reducida en silla de ruedas.

A diferencia de un vehículo de propulsión eléctrica que obtiene la energía directamente de una red de carga, este vehículo lo hace mediante una reacción química completamente limpia basada en el hidrógeno. Dispone de más autonomía que los eléctricos, unos 400 km como mínimo, se reposta en un tiempo aproximado de nueve minutos y posee cinco depósitos, ubicados en el techo, con una capacidad para 37kg.

Además, tiene la ventaja de contar con un motor completamente silencioso y materiales más ecológicos y no utiliza fluidos corrosivos, lo que supone una gran ventaja frente a las baterías. La tecnología LED está presente en el interior, exterior y emplea un sistema combinado de aire acondicionado y calefacción con convectores.

En cuanto a la seguridad, el autobús está equipado con sistemas de alerta acústica para vehículos y de detección y extinción de incendios, ayuda al arranque en pendiente, sensor de lluvia y luz automáticos, y 4 cámaras de videovigilancia.

Pérez ha destacado el compromiso que tiene la Comunidad de Madrid por la descarbonización y las energías limpias para mejorar la calidad del aire. Por este motivo, el Gobierno regional apuesta por impulsar el uso de combustibles menos contaminantes y cero emisiones en toda la flota de autobuses urbanos e interurbanos, en colaboración con las empresas concesionarias que ya llevan años avanzando en esta línea.

“El Plan de Modernización para las concesiones de transporte público regular interurbano de viajeros de la región ya estableció en 2019 que al menos el 20% de la flota de autobuses debía ser medioambientalmente sostenible, para lo que se han incorporado de forma continua vehículos de última generación en materia de emisiones en sustitución de modelos más contaminantes”, ha señalado el consejero. En este sentido, ha recordado que “el 55% de los 4.100 autobuses urbanos e interurbanos con los que cuenta la Comunidad de Madrid se mueve con energías limpias”.

El consejero de Transportes e Infraestructuras también ha visitado la hidrolinera instalada por la empresa Alsa en la campa de Torrejón de Ardoz, compuesta por unos 18 bloques formados por 28 botellas de 50 litros cada uno, lo que suma una capacidad total de 25.200 litros de hidrógeno en estado gaseoso.