Madrid es la región con mayor despliegue de fibra óptica de España, alcanzando el 98% de los hogares, frente al 80,5% de media en el resto de España. La Comunidad trabaja para facilitar que los madrileños puedan trabajar online en la compra y venta de productos y servicios. Así, la llegada de la fibra óptica a los municipios más despoblados de la región se ha convertido en una solución para muchas empresas que necesiten por razones estratégicas localizarse en entornos rurales.

Este desarrollo tecnológico que se ha llevado a cabo en el marco del Programa de Extensión de la Banda Ancha de Nueva Generación (PEBANG), tiene como objetivo dotar de cobertura de alta velocidad a las zonas sin cobertura actual, ni prevista por ningún operador. El Programa, cuenta con la cofinanciación de los Fondos Europeos al Desarrollo Regional (FEDER).

En el desarrollo de las 100 medidas de las que consta la Estrategia están involucradas de manera transversal todas las consejerías del Ejecutivo regional y el Canal de Isabel II. Permitirá a los ciudadanos acceder a las nuevas tecnologías y a servicios públicos de calidad. Esta mejora de las condiciones facilitará la viabilidad de proyectos personales y familiares que contribuyan, a su vez, a un desarrollo socioeconómico sostenible que garantice el futuro del mundo rural madrileño.

A lo largo del último año, y especialmente propiciado por la pandemia ocasionada por la COVID-19, los madrileños han cambiado sus hábitos con respecto a sus lugares de residencia, lo que ha supuesto, en ese sentido, un efecto positivo que ha contribuido a reactivar a los municipios más despoblados de la región. Durante el 2020, un total de 69 de los 78 núcleos urbanos de menos de 2.500 habitantes han incrementado su población en una media de 100 habitantes más, lo que supone que más de 5.200 madrileños han cambiado su lugar de residencia durante el último año apostando por enclaves rurales.

78 municipios conectados por la fibra

Los municipios de la región con menos de 2.500 habitantes que se están beneficiando de la llegada de la fibra óptica son en la zona norte Alameda del Valle, Berzosa del Lozoya, Braojos, Buitrago del Lozoya, Bustarviejo, Cabanillas de la Sierra, Canencia, Cervera de Buitrago, El Berrueco, El Vellon, Garganta de los Montes, Gargantilla de Lozoya, Gascones, Horcajo de la Sierra, Lozoya, Lozoyuela, Montejo de la Sierra, Navalafuente, Navarredonda, Patones, Pinilla del Valle, Piñuecar, Prádena del Rincón, Puentes Viejas, Rascafria, Redueña, Robledillo de la Jara, Torremocha del Jarama, Valdemanco, Venturada y Villavieja del Lozoya.

Con menos de 100 habitantes están La Acebeda, El Atazar, La Hiruela, Horcajuelo de la Sierra, Madarcos, La Puebla de la Sierra, Robledillo de la Jara, Robregordo, La Serna del Monte y Somosierra, todos ellos ubicados en la Sierra Norte.

En la zona este los municipios son Ambite, Anchuelo, Belmonte del Tajo, Brea del Tajo, Carabaña, Corpa, Estremera, Fresno del Torote, Fuentidueña del Tajo, Los Santos de la Humosa, Olmeda de las Fuentes, Orusco de Tajuña, Pezuela de las Torres, Pozuelo del Rey, Ribatejada, Santorcaz, Titulcia, Valdaracete, Valdeavero, Valdelaguna, Valdepiélagos, Valverde de Alcala, Villamanrique de Tajo y Villar del Olmo.

En la parte oeste destacan Batres, Cenicientos, Chapinería, Colmenar del Arroyo, Fresnedillas de la Oliva, Navalagamella, Pelayos de la Presa, Rozas de Puerto Real, Santa María de la Alameda, Valdemaqueda, Villamanta, Villamantilla, Villanueva de Perales y Zarzalejo.