La Comunidad de Madrid ha concluido esta semana la instalación de fibra óptica en el municipio de Madarcos, que con 51 habitantes es el más pequeño de la región, dentro de su plan para extender la red de wifi y fibra óptica en los 78 municipios de la región afectados por el despoblamiento rural, y cuya población es inferior a los 2.500 habitantes.

El consejero de Vivienda y Administración Local de la Comunidad de Madrid, David Pérez, ha visitado este municipio, junto con la alcaldesa de la localidad, Eva María Gallego, donde ha explicado que “aunque estaba previsto concluir con la instalación de la fibra óptica en todos los pueblos de la región en este mes de junio, esta pandemia ha hecho que se alteren los plazos”. A pesar de ello, ha añadido, “nos comprometemos a que este año se concluya este trabajo, que beneficiará a unos 70.000 madrileños, fundamentalmente ubicados en la Sierra Norte”.

“Se trata de un paso muy importante para una localidad pequeña como es Madarcos, pero con muchísimas posibilidades de futuro, y para eso tiene que contar con los recursos necesarios”, ha enfatizado Pérez, quien ha subrayado que por eso “la Comunidad de Madrid cuenta con un plan contra la despoblación que desarrolla medidas como ésta”, ha señalado el consejero.

David Pérez ha subrayado que la instalación de esta red permitirá una mayor velocidad de acceso a internet y un impulso en la digitalización y el desarrollo de los municipios. Se trata de uno de los objetivos fundamentales de la Estrategia del Gobierno de la Comunidad de Madrid para la revitalización de los municipios rurales, que marca entre sus principales objetivos el reequilibrio territorial y un impulso de servicios y equipamientos que den respuesta a las demandas y necesidades de la población.

Madarcos es una de las 10 localidades madrileñas con menos de 100 habitantes que el Gobierno regional se había marcado como para hacer llegar la fibra óptica a hogares y negocios durante este año 2020. El resto de municipios son La Acebeda, El Atazar, La Hiruela, Horcajuelo de la Sierra, Madarcos, La Puebla de la Sierra, Robledillo de la Jara, Robregordo, La Serna del Monte y Somosierra, todos ellos ubicados en la Sierra Norte.

La instalación de la fibra óptica a lo largo de toda la región es un desarrollo tecnológico que se lleva a cabo en el marco del Programa de Extensión de la Banda Ancha de Nueva Generación (PEBANG), que tiene como objetivo dotar de cobertura de alta velocidad a las zonas que no disponen de ella. Este Programa, cuenta con la cofinanciación de los Fondos Europeos al Desarrollo Regional (FEDER).

El proyecto de llevar la fibra óptica a todos y cada uno de los municipios madrileños forma parte de la Estrategia para Revitalizar los Municipios Rurales del Gobierno presidido por Isabel Díaz Ayuso y cuenta con un presupuesto inicial de 130 millones de euros. El objetivo es facilitar el arraigo de la población de los pequeños pueblos de la región, además de atraer nuevos vecinos de manera permanente a estas localidades.

En el desarrollo de las 100 medidas de las que consta la Estrategia están involucradas de manera transversal todas las consejerías del Ejecutivo regional y el Canal de Isabel II, y permitirá a los ciudadanos acceder a las nuevas tecnologías y a servicios públicos de calidad. Esta mejora de las condiciones facilitará la viabilidad de proyectos personales y familiares que contribuyan, a su vez, a un desarrollo socioeconómico sostenible que garantice el futuro del mundo rural madrileño.