La Comunidad de Madrid promueve un itinerario cultural para integrar y difundir los restos arqueológicos aparecidos durante las obras de remodelación de la Plaza de España y su entorno, lo que permitirá la conservación y puesta en valor de estos hallazgos.

La propuesta, que se ha desarrollado junto con el Ayuntamiento de la capital, cuenta con el informe favorable de la Comisión Local de Patrimonio Histórico de Madrid, y se basa en la creación de un itinerario arqueológico de la evolución de la ciudad en un lugar emblemático de Madrid: el espacio entre el Palacio Real y el Templo de Debod. Cada uno de los puntos de interés se vinculará con la evolución de la historia de Madrid.

La aparición de los primeros restos en agosto de 2019 supuso la paralización de las obras y el comienzo de un trabajo de coordinación entre el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid para proceder a la excavación, limpieza e interpretación de los restos encontrados con un equipo de arqueólogos al frente.

Como resultado de las excavaciones han aparecido restos de la demolición de tres edificios construidos por Sabatini en el siglo XVIII. En un primer momento (finales de agosto de 2019), aparecieron los restos del Palacio de los Secretarios de Estado (denominado Palacio de Godoy) y los restos de los contrafuertes de la calle Bailén.

Los hallazgos más importantes se corresponden con parte de la planta baja y un sótano del Palacio de Godoy. Los restos encontrados constituyen las partes del edificio que no se llegaron a demoler por quedar bajo la rasante de la ampliación de la calle Bailen, que se construyó y pavimentó sobre los rellenos de estos espacios no demolidos.

En el resto de la calle Bailén han aparecido una serie de muros de cimentación y alcantarillas entre los que destaca el muro con contrafuertes aparecido bajo los límites de los Jardines de Sabatini, que probablemente formaba parte de las estructuras que el arquitecto diseñó para regularizar la topografía y crear plataformas sobre las que construir los distintos edificios y acordar las pendientes de las calles y los espacios públicos del entorno del Palacio Real.

En un segundo momento -finales de 2020- aparecieron una serie de muros de planta semicircular conformados por arcos de medio punto que se corresponderían con parte del camino de ronda del Cuartel de San Gil. Este muro de contención, que apareció en la zona del túnel próximo a la calle Ferraz, fue construido para conformar la plataforma horizontal sobre la que Sabatini construyó el Cuartel de San Gil, que ocupaba el espacio de la actual Plaza de España y que fue completamente demolido en el año 1908.

Paseo de interpretación arqueológica

El nuevo espacio público proyectado a modo de recorrido cultural permitirá conocer mejor el gran valor patrimonial de Madrid. La propuesta integra los contrafuertes de la calle Bailén, la planta baja y sótanos del Palacio de los Secretarios de Estado y los restos del muro del camino de ronda del Cuartel de San Gil.

El tratamiento de los dos primeros se basa fundamentalmente en la limpieza, reconstrucción, integración paisajística e inclusión de elementos explicativos. Los restos del muro del camino de ronda del Cuartel de San Gil se trasladarán al paseo peatonal y serán accesibles para toda la ciudadanía. Junto a estos restos arqueológicos se incluirá en el pavimento un mapa en relieve que describa la situación original y que contextualice la estructura.

El itinerario cultural prevé asimismo un espacio, junto a los restos del Palacio de Godoy, para albergar un Centro de Interpretación que permitirá contextualizar los restos materiales y explicar las edificaciones de Sabatini.

En definitiva, se trata de un nuevo itinerario cultural corredor turístico cultural que permitirá aproximarse a la historia de la ciudad en este entorno y a las grandes operaciones urbanas que tuvieron lugar en el siglo XVIII.