El Ayuntamiento de Madrid está comprometido con el impulso de la movilidad ciclista en la ciudad como un medio para contribuir a incrementar la sostenibilidad medioambiental, mejorar y diversificar la oferta de transportes y reducir el impacto en las emisiones contaminantes de la atmósfera asociado al tráfico rodado.

El número de bicicletas de pedaleo asistido que podrán desplegarse por todo el municipio ascenderá a 4.800 y estarán repartidas por los dos ámbitos diferenciados que se han configurado: el interior de la M-30 (con un máximo de 2.000 vehículos) y su exterior (2.800). Así, el número de bicis disponibles totales para los madrileños, incluyendo las de BiciMAD, dotado en estos momentos de 2.496 vehículos, será tres veces superior a las que existían sólo con el sistema público de bicicletas al término de 2019.

Esta medida se adopta en paralelo al desarrollo de la mayor ampliación que se ha llevado a cabo en BiciMAD desde que comenzó a funcionar en verano de 2014. La llegada de las nuevas bicicletas de operadores privados a lo largo de este verano coincidirá con la inauguración de las primeras 50 nuevas estaciones que se implantarán este año en 13 distritos, cinco de ellos nuevos (Carabanchel, Usera, Moratalaz, Latina y Ciudad-Lineal). BiciMAD contará en 2020 con un total de 258 estaciones y 2.964 bicicletas en 15 distritos. La inversión realizada ascenderá a 2,15 millones de euros (sin IVA).

En definitiva, en 2020 podrá haber en la ciudad hasta 7.764 bicicletas eléctricas a disposición de los madrileños.

El límite máximo de bicicletas autorizadas para empresas viene determinado en el artículo 85 de la actual Ordenanza de Movilidad Sostenible (OMS), que establece que las bicicletas y vehículos de movilidad urbana (VMU) ligados a una actividad de explotación económica no podrán ocupar más del 50 % de las plazas existentes en una reserva de estacionamiento. Madrid dispone de un total de 9.600 plazas.