El Ministerio de Sanidad informará esta misma tarde que las comunidades que pidieron avanzar en la desescalada y pasar a la fase 3 lo podrán hacer. Será así para todas aquellas que se encuentran en la fase 2 desde el 25 de mayo: Galicia, Cantabria, País Vasco, Navarra, Extremadura, Murcia, Melilla, parte de Castilla-La Mancha (Cuenca y Guadalajara) y Andalucía. En Cataluña, pasan a la fase 3 Camp de Tarragona, Terres de l’Ebre y Alt Pirineu i Aran.

Estas comunidades podrán disfrutar a partir del 8 de junio “del consumo en la barra del bar siempre que se garantice el mantenimiento de la distancia de seguridad” y podrán hacer reuniones de hasta 20 personas.

Además, estos territorios terminan la cogobernanza con Sanidad para convertirse en los gestores directos del control de la pandemia. De esta manera, podrán decidir cuándo pasar a la llamada “nueva normalidad”.

Barcelona, su área metropolitana y Lérida —que quedó atrás por un rebrote— pasarán a la fase 2 a partir del lunes. Estas compartirán fase 2 con Girona y Cataluña Central, además de las áreas de gestión asistencial del Penedès y el Garraf.

Madrid avanza al mismo ritmo que la capital catalana. Sin embargo, esta comunidad alberga más dudas sobre su desarrollo para lograrlo.