Declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid en el acto organizado para protestar por este cambio legislativo

Es gravísimo. Una minoría resentida no puede poner en tela de juicio la seguridad de todos los españoles y deslegitimar la labor que realizan nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, a las que tanto debemos. Es la ley de la selva del fuerte contra el débil y si no estamos encima de esta reforma España va a involucionar, sobre todo, en libertad y seguridad.

Lo que intenta hacer el entorno del gobierno de Sánchez y sus socios es dejar amordazados precisamente a los agentes, los que nos ayudan a protegernos a todos los demás. Esta reforma de la Ley es un ataque directo al Estado de Derecho, a la libertad de todos los ciudadanos, pone en tela de juicio la labor de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que son de las mejores del mundo, de las más profesionales, más queridas, modernas y que nos ayudan precisamente para combatir la ley del más fuerte contra el débil.

Pretenden que queden impunes actos vandálicos en la calle, que los comercios vuelvan a ser vandalizados, como hemos visto en épocas anteriores desligitimando sus herramientas, ya no solo en labores de antidisturbios. El hecho de que no tengan que comunicar con tiempo suficiente manifestaciones o que se pueda grabar o difundir la identidad de policías que están ejerciendo su labor, por no hablar de los actos terroristas.

Si hay un cambio de gobierno va a empezar a haber muchísimas más manifestaciones. De hecho, todo lo que hemos vivido estos dos años, si hubiera tenido un gobierno del Partido Popular hubiera tenido una manifestación tras otra en la calle. Con esta reforma lo que consiguen es que se cometan muchos más actos vandálicos, que los radicales que se metan en estas manifestaciones y que nadie les ponga freno.

Que consigan al final trasladar a las calles de toda España lo que estamos viendo en otras dictaduras caribeñas, como estamos viendo en Venezuela o en Cuba, dónde hay fuerzas represoras contra el propio pueblo que se manifiestan libremente. Así que lo que queda claro es que si de aquí hacia adelante se suceden manifestaciones en España nadie va a poder ayudar ni a los comerciantes y a la gente que se manifiestan pacíficamente.

Lo que hacen es señalar a las Fuerzas y Cuerpos como violentas o como abusivas cuando es exactamente lo contrario. Es una institución muy querida por todos los españoles y los necesitamos porque gracias a ellos hoy en España se respetan a las minorías, se respeta a la mujer, se respeta la infancia y esto no ocurre en todos los lugares del mundo. No todas las policías del mundo son como las españolas.