Últimamente Isabel Díaz Ayuso está que lo peta con el partido popular, haciendo bolos televisivos como si de un tronista de Gran Hermano, se tratara diciendo que la extrema izquierda la acusa de fascista.

Bien, esa obsesión enfermiza de liberales versus izquierda de echar balones fuera y emplear a la ligera la terminología de fascista al rival político es para hacérselo mirar.

Ninguna candidatura que  vaya  a concurrir a los comicios electorales del 4 de mayo en la villa de Madrid. Tal y como dice así la funesta constitución es fascista por eso es erróneo emplearlo así.

Bien dicho esto. Sugiero que antes miren su definición etimológica. Al fin y al cabo, el fascismo es un socialismo nacional. Por eso cuando Díaz Ayuso en aras de su dignidad liberal, dijo en la red social del pajarraco rojo, Twiter: " socialismo o libertad"

Ella hace alusión al socialismo de la izquierda que es horizontal, amarillo y que invoca la lucha de clases no entrando a profundizar en sus palabras más allá de retweets de liberales terceros.

El socialismo nacional de estado se basa en un orden social, jerárquico que une dos cosas básicas y fundamentales, la nación con lo social, es decir que es en lo que se basa el fascismo.

Absurdo, me parece el comportamiento pueril de esa izquierda boba que diría. Alfonso Guerra sobre tal definición. Ayuso, Monasterio, aguado si entra tras la sangría en la que se encuentra   ciudadanos con sus dos últimas bajas que son. Fran Hervías que en busca de un futuro mejor para su bolsillo ha emigrado sin patera al partido popular.

Todo lo contrario a Toní Cantó actor y diputado.

Que hasta hace unos días se erigió como insurrecto contra Inés Arrimadas y su " patriotismo constitucional" que no existe otro concepto del fascismo, señorías concurrentes es que recoge un patriotismo social y orgánico contrario a la partidocracia de la que estaba en contra el pensador republicano. García Trevijano, si no por las mismas posiciones, el nuestro es de meter marcha la tercera posición.

Si algo ha quedado demostrado es que el liberalismo crea desigualdades invocando a la patria y que el marxismo es antisocial y ahora contrario a la clase obrera. Sin soberanía no hay patria, pan y justicia social que es la que abandera la izquierda.

Esa izquierda súper chachi progre multiculti, la derecha bien defendiendo el sionismo, usura y fondos buitres que da a lugar a las mafias de ocupación y al fin de la proyección personal del hombre hacia sus cosas.

El tablero político es ajedrez o poker en ambos juegos, juegas con las fichas y cartas del otro. Votar el día 4 de mayo con previa disolución de la asamblea de Madrid.

Citando al sabio refranero castellano. De cuando veas las barbas de tu vecino pelar, pon las tuyas a remojar. Eso es precisamente lo que ha aplicado. Díaz Ayuso, cesando a sus consejeros de ciudadanos que posiblemente acabe siendo primera fuerza extraparlamentaria, la primera de muchas ya que es lo que tiene ser o ir cual gallina sin cabeza.

Toni Cantó ha mostrado coherencia y altura de miras política ya que personalmente Cantó y Ayuso son dos versos libres que las siglas a las que representan no les hace justicia francamente.

El día 4 de mayo, la maquinaria de metacrilato se pondrá en marcha y entrará en funcionamiento a producir votos ya que como dijo iósif Stalin, el problema es quien cuenta los votos.

Curiosamente en España se vota pero no se bota ya que le auguro a Ayuso que conseguirá ser primera fuerza pero necesitará apoyo o mejor dicho refuerzo de Vox.

La musa cian que desprende belleza y sensualidad política ha disparado las alarmas y suscitado el interés de aliados, detractores y periodistas pero yerra en la definición del tweet viral famoso de socialismo o libertad.

No hay libertad sin un régimen establecido y si este está preestablecido se basa en conquistar el estado. El compatriota de a pie, españolito medio y currito que está hastiado y esquilmado es de expolios y mamandurrias políticas varias, no se trata tanto de decir que la sociedad está polarizada.

Sino de que hay un hartazgo social y como ya ocurrió en Cataluña me figuro que habrá mucha abstención ya que al final todos secundan el januka y los espectadores mediante ese invento denominado, la caja tonta idiotizante y manipuladora que lo mejor es apagarla ven que ni el circo chino es tan variopinto.

No sabe uno ya si llorar, reír cantar o bailar ya que el bochornoso espectáculo es continuo. Sin plantearse de que a lo mejor son parte del problema y no de la solución.

Ortega y Gasset, ya lo dijo.

Ser de derechas o de izquierdas es la forma más estúpida de ser imbécil

Antonio Machado: en España 9 de cada 10 cabezas embisten.

Isabel Díaz Ayuso, es temible para el partido popular de Pablo casado e ingobernable todo lo contrario a Iglesias que huye por el alcantarillado postulándose como candidato para los comicios en Madrid.

No soy fan incondicional de Ayuso, pero mi pregunta es la va a azotar hasta sangrar como ya quería hacer en sus sueños húmedos de onanista miliciano encrespado con la ex mujer de Carlos Herrera, la pamplonica Mariló Montero. Mucha mujer incluso para el macho alfa.

O como se dice en la terreta, Alicante  de donde nací y es mi forma de ser español. Mucho conejo, para tan poco arroz.

Isabel Díaz Ayuso , Cayetana  Álvarez de Toledo y Toni Cantó si tuviesen un velero, lo llamarían libertad surcarán los mares embravecidos y con tempestad, disfrutando como enanos como las demás naves se hunden y ellos salen a flote.

La actual situación política es similar a la película dirigida por John Mctiernan, la  caza del octubre rojo deserciones, estrategia y juego sucio que ni Mark Ramius ( Sean Connery) Jack Ryan (Alec Baldwin) podrían esquivar.

Isabel sigue derrochando titulares polémicos pero por favor revisa el matiz de socialismo o libertad.

El progreso de una nación se basa en un estado social, nacional, cristiano y de orden jerárquico.

Por eso muchos a los que considero camaradas y por consiguiente amigos y un humilde servidor humildemente nos consideramos fascistas, porque creemos en un patriotismo social y orgánico carente de partidocracias, siempre moviéndonos hacia el punto de partida.

Isabel Díaz Ayuso, derrocha tanta belleza como liberalismo a raudales.