El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, participó en la tarde de ayer en el ciclo de conferencias ‘Agendas Cruzadas Madrid-Barcelona’ organizado por el Círculo Ecuestre de Barcelona, donde ha defendido que “entre Madrid y Barcelona tiene que haber un diálogo competitivo” y ambas ciudades deben de “cooperar para buscar lo mejor, para crear sinergias conjuntas y unir dos mundos: el Mediterráneo, del que Barcelona es la capital, y el Latinoamericano, del que Madrid es la capital en Europa”. Almeida ha explicado que “las relaciones entre ambas ciudades no se tienen que traducir en suma cero, porque lo que es bueno para una, también lo es para la otra”.

Asimismo, el alcalde ha subrayado que “Madrid es una ciudad enfebrecida desde el punto de vista positivo, con ganas de recuperar lo que nos ha arrancado la pandemia y con ganas de comerse el futuro” y ha recordado épocas similares para Barcelona, “lo mismo ocurría en Barcelona 92, una ciudad que ejemplificaba las ganas de trasladarnos desde una dictadura hacia una democracia y ansiaba conquistar la modernidad”. Ahora, ha asegurado Almeida, “Madrid ha cogido ese relevo; si hay una ciudad que se identifica en España con la modernidad, una visión cosmopolita, el dinamismo y la atracción de talento e innovación, esa es Madrid”.

Todo ello, ha señalado, gracias al marco de seguridad jurídica que ofrece la capital y “el mantenimiento del orden público que es fundamental para generar una imagen de ciudad fiable”, porque, ha advertido Almeida, “se empieza por los problemas de convivencia, pero se acaba con problemas de orden público; se empieza por tolerar determinados comportamientos y se acaba con comportamientos que generan delitos y faltas”