La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, aseguró ayer que el proyecto de Madrid “defiende un modo de encarar la vida que comparte la mayoría de los españoles”. “Estamos abiertos a todo el que quiera sumarse y sumar. Somos un proyecto de mayorías cuyos ejes son España y la Libertad, que trata a los ciudadanos como adultos”, ha señalado durante su participación en el evento informativo Encuentro Madrid, organizado por la agencia Europa Press.

La presidenta durante su intervención en el encuentro

Foto cedida por la Comunidad de Madrid 

 

Y lo hace, según ha continuado, “desde el convencimiento y no el arrastre” porque “no hay nada más personal y por tanto liberal, que las ganas”. “Las ganas no se pueden imponer ni inventar. Por eso no vamos a intentar fabricar un país diferente, sino a defender el que tenemos. Desde esta casa de todos”, ha indicado la presidenta, para remarcar que las ganas emanan de la persona, desde la convicción y la voluntad de cada uno, y que desde el esfuerzo individual “queremos llegar a toda la sociedad madrileña, y que sienta las mismas ganas que tenemos nosotros”.

En este punto, Díaz Ayuso ha advertido de que la izquierda española “ha perdido el sentido de la realidad” y que sus prioridades políticas “están ajenas a las de la mayoría de los españoles”. “Ni siquiera quienes antaño confiaban en ella entienden lo que la izquierda propone hoy para España. Por eso, se va empequeñeciendo cada día”, ha considerado.

“Agenda liberticida de la izquierda" 

A su parecer, “detrás de debates frívolos, se esconde una incapacidad absoluta para defender una sola medida buena puesta en marcha para ayudar a las clases vulnerables y a clase media española”, que “está perdiendo la calidad de vida de la generación anterior”. “Detrás de lo que nos proponen los políticos de la izquierda hoy sólo subyace una agenda liberticida, un proyecto que persigue imponer a la fuerza un modo de vida prefabricado donde la mayoría de los españoles no se reconocen. Y así, de paso, suprimir cualquier tipo de disidencia política”, ha apuntado.

En este sentido, Díaz Ayuso ha destacado que “no hay día que no pongan en tela de juicio la división de poderes, que no ofendan al español medio con gestos hacia sus socios golpistas y proetarras, que no le solivianten quitándole su patrimonio y su derecho a conocer y participar en el rumbo de su país en política internacional o que no pongan en el punto de mira al sector agroalimentario, al turístico o al automovilístico, que son las principales industrias del país”.
Pero, además, ha proseguido la presidenta madrileña, “están poniendo en riesgo el futuro de la juventud española con un modelo educativo aberrante sin exigencia ni esfuerzo y por tanto, sin calidad ni preparación para un mundo competitivo, difícil y exigente”.

“El camino a deshacer es enorme, el daño causado a España durante estos años es difícil de calcular… Pero en Madrid nos comprometemos a reconducirlo y funcionar como un stent” hasta que haya un cambio de Gobierno en el país, ha asegurado Díaz Ayuso, quien ha recalcado que, como representantes del Estado, “estamos comprometidos a trabajar cada día para ser un contrapeso”.

“Queremos representar a la sociedad española que vive con ganas, que se resiste a contemplar cómo cambian su país por la puerta de atrás, a verle perder competitividad en el exterior y fortaleza desde el interior”, ha sentenciado la presidenta.