La Comunidad de Madrid presenta la exposición Yo me bajo en la próxima. 150 años del primer tranvía en Madrid. Un recorrido de nuestra historia a través de más de 150 obras que en su mayoría pertenecen a las colecciones de la Biblioteca y del Archivo Regional de Madrid, entre otras entidades. Con esta muestra, se recuerda aquel 31 de mayo de 1871 en el que se inauguraba la primera línea de tranvía que circuló desde el barrio de Salamanca hasta el de Pozas, y podrá visitarse en la sala de exposiciones de la Biblioteca Regional de Madrid hasta el próximo 26 de septiembre.

Comisariada por Francisco Juez Juarros, tiene como objetivo mostrar al público la historia de sus diferentes modelos y los recorridos de las líneas por las calles de la ciudad a lo largo del tiempo, destacando su importancia dentro de la vida de Madrid, su relevancia como primer medio de transporte público en sus calles, su protagonismo en los momentos históricos y su presencia en las manifestaciones culturales madrileñas.

El recorrido de la muestra ha sido dividido en tres apartados principales. En el primer capítulo de la exposición se analizan sus orígenes y su desarrollo durante un siglo, mostrando los distintos tipos de tracción (animal, vapor, eléctrica), el desarrollo de las líneas y la historia de las distintas empresas, con documentos como guías, planos, documentos jurídicos, dictámenes, y fotografías.

En este apartado se informa sobre el primer medio de transporte colectivo en Madrid, el ómnibus, precedente inmediato del tranvía, y también se explican los primeros intentos, finalmente no materializados, de establecer en Madrid líneas de tracción animal.

Otro de los aspectos más interesantes que se pueden encontrar en esta muestra es el dedicado a la evolución urbana de la capital y su extensión territorial, donde el visitante descubrirá un hecho fundamental como es la construcción del tren-tranvía de circunvalación de la Ciudad Lineal de Arturo Soria, que rodeaba el perímetro de Madrid, junto con la urbanización de los aledaños por donde discurría la vía a ambos lados, así como la industrialización, colonización agrícola y repoblación, que constituía la idea global de Arturo Soria para su ciudad ideal.