La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, defendió ayer el papel de la empresa familiar a la hora de generar “prosperidad” en España. “La economía es compatible con las aspiraciones y con un tejido que nos hemos dado entre todos, pero lo que no podemos hacer desde las administraciones es ni cambiar las reglas del juego a la mitad, ni imponer el patrimonio de los demás o hacer ingeniería”, ha señalado la presidenta en una recepción, en la Real Casa de Correos, con los presidentes de las asociaciones territoriales vinculadas al Instituto de Empresa Familiar.

 

“Nosotros creemos que la prosperidad en nuestro país se la debemos precisamente a los millones de personas como vosotros, que trabajan, que invierten y que ahorran”, ha señalado Díaz Ayuso, quien ha reconocido el “peligro y riesgo” al que las empresas se enfrentan a diario. “Somos conscientes de que os necesitamos”, ha añadido, para remarcar, que, por eso, las administraciones lo que tienen que hacer es proponer las mejores condiciones para que los empresarios puedan desarrollar libremente su actividad.

En este sentido, ha destacado que el Gobierno madrileño cuenta, para ello, con medidas como la Ley de Mercado Abierto, ha suprimido los impuestos propios, ha aprobado recientemente una rebaja histórica del IRPF de medio punto en todos los tramos y cuenta con la Línea Abierta contra la Hiperregulación para la supresión de trabas burocráticas. El 89% de las empresas españolas son familiares, suponen el 57% del Producto Interior Bruto y el 67% del empleo privado nacional. En Madrid, representan el 60% del tejido empresarial y el 65% del empleo.