La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha avanzado que en el primer semestre de 2023 comenzará la instalación de una nueva planta de tratamiento de residuos en Madrid Nuevo Norte cuyo objetivo será poder recuperar el 92% de lo que se genere durante las obras para reutilizarlos como materiales de construcción de este gran proyecto.

Así lo ha explicado la jefa del Gobierno regional durante la firma del convenio que pone fin a la fase del planeamiento urbanístico del plan y supone el inicio de la gestión del mismo. Ha contado con la presidenta, el alcalde del Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez Almeida, la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, y el presidente del Distrito Castellana Norte (DCN), Álvaro Aresti. Al acto ha asistido también la consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura, Paloma Martín; y el consejero de Transportes e Infraestructuras, David Pérez.

La nueva planta de tratamiento será una infraestructura temporal y móvil, desarrollada con Distrito Castellana Norte, que ocupará una extensión de 38.000 metros cuadrados. Estará activa sólo de manera exclusiva mientras que duren las obras de este gran proyecto de urbanismo sostenible. El objetivo es dar una segunda vida a los residuos derivados de las obras de construcción de las infraestructuras claves del proyecto para que puedan ser luego reutilizados para usos menores, lo que permitirá la reducción de la huella de carbono en la gestión de los residuos.

Esta planta puntera acogerá diferentes tipos de residuos como hormigón, ladrillos, materiales cerámicos y metálicos, mezclas bituminosas, plásticos, maderas, tierras y piedras, así como todo tipo de restos de Residuos de Construcción y Demoliciones (RCD). Estos serán reconvertidos de acuerdo a la filosofía del modelo de economía circular que promueve el Gobierno de la Comunidad de Madrid.