El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, acompañado del delegado del Área de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, visitaron en la mañana de ayer a los conductores de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) en el área intermodal de la avenida Felipe II para agradecerles personalmente su trabajo durante la pandemia por COVID-19. 

Desde el 10 de marzo, cuando se aprobó el protocolo de seguridad para garantizar la salud de los trabajadores de la empresa municipal, se han desinfectado y limpiado los autobuses diariamente; se han retirado de la circulación 198 vehículos sin mampara; se ha reducido a un 75 % el aforo máximo permitido para garantizar la distancia de seguridad y evitar las aglomeraciones y se ha prohibido el pago en efectivo. La última medida que se ha llevado a cabo en la EMT para proteger a la población más vulnerable frente a la crisis sanitaria ha sido la exoneración del servicio a los trabajadores mayores de 60 años y de todo el personal con patologías de riesgo.

El organismo público también está colaborando con el SAMUR y la UME cediendo autobuses y ha puesto en marcha servicios especiales como la línea Atocha-IFEMA y los cuatro recorridos que unen hospitales y hoteles medicalizados para facilitar la labor al personal sanitario.