Declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid en el desayuno sobre Economía de la Longevidad organizado por 65yMás

Ahora estamos viendo, por ejemplo, una última ocurrencia, para mí lo es, como la del Ministerio de Cultura. Normalmente son anuncios que se hacen, tiran la piedra, esconden la mano, pero generan un agravio, abren un debate estéril para luego no avanzar en nada. Pero esta última ocurrencia, que es, por ejemplo, la de que los Museos Nacionales se vayan de Madrid. Esto es como si el Museo Nacional de Arte Romano o el Museo Nacional del Teatro no estuvieran respectivamente en Mérida o en Almagro.

Madrid es la capital de España después de cinco siglos, y precisamente fue elegida capital porque no era de nadie, era de todos, no tenía una identidad propia. Son cinco siglos de unidad, de hermandad, de ciudadanos de todos los rincones del mundo y muy especialmente de España, que venían aquí a hacer lo mejor, mirar hacia delante, construir y mirar hacia el futuro.

Esta capitalidad, como la de todos los países del mundo, hace que evidentemente concentre grandes museos, pero no quita para que los haya en otras partes del país. Creo que no se le ocurriría a nadie a estas alturas romper el Museo del Greco, en Toledo, para esparcirlo por toda Castilla la Mancha. Y no harían lo propio con el Museo Nacional de Arte, situado actualmente en Barcelona.

Por supuesto, para todo esto no hay respuesta, es solamente la intención de descentralización, descapitalización, volver a dividirnos, agraviar, que son sentimientos que siempre van en esa misma dirección. Porque creo que la sociedad cuando está dividida es mucho más débil y, por supuesto, es mucho más frágil ante las tiranías. Y solo consiguen de esta manera: discordias, sospechas, sentimientos artificiales, y distraer de las cosas que sí que ocurren para hablar de las que no ocurren y se fabrican artificialmente.